Columnas

30 de diciembre de 2014

Análisis: con Ossandón por los palos, Piñera no tiene segura su candidatura

Si bien en el actual escenario los expertos aseguran que la derecha sólo podría ser aglutinada por Piñera de cara a la próxima elección presidencial, el senador por Santiago Oriente inició el despegue y Allamand aún aparece rezagado.

Por Claudio Fuentes

claudio fuentes

 

 

 

 

 

 

Claudio Fuentes

El daño que ha tenido la UDI por el caso Penta ha beneficiado a sus socios de coalición. Hasta ahora, de las 3 figuras más potentes que se perfilan en la derecha como potenciales candidatos a la Presidencia, 2 son de Renovación Nacional (Andrés Allamand y Manuel José Ossandón), y el tercero (Sebastián Piñera) tiene su corazón en ese partido pero su militancia está suspendida en forma indefinida. Y en carrera hay un cuarto (Alberto Espina), que ha declarado su intención de competir en primarias, aun cuando su posicionamiento público está lejos de sus rivales.

Piñera partió aplicando una “estrategia del silencio”, se mantuvo al margen del debate público hasta que fue superado por Ossandón en la CEP. Recién en diciembre optó por salir de su refugio (la Fundación Avanza Chile) y activó una intensa agenda mediática para reponerse en escena.

En sus entrevistas, atacó al Gobierno sin contemplaciones, admitió sin tapujos que echa de menos La Moneda, pero sigue dejando en suspenso si será candidato en 2017. “Claramente quiere volver al poder”, asegura el académico de la UDP, Claudio Fuentes, al comentar la organización de su cónclave en Lago Ranco y sus intervenciones de crítica al Gobierno.

El plus del ex Mandatario –comenta- es haber ejercido la primera magistratura del país, el mayor grado de conocimiento en la sociedad, tiene más políticas de centro moderadas y es el único que logra unificar a la UDI con RN.

Según el académico de la Universidad del Pacífico, Patricio Gajardo, si “hoy se hiciera la primaria Piñera sería el candidato más viable” y recalca que en esa expectativa influye mucho cómo le vaya económicamente a la Presidenta. “Si no repunta el crecimiento, Piñera se va a ir fortaleciendo solamente por comparación”, asegura. Sin embargo, el ex dueño de LAN y Chilevisión debe entender en esta pasada que “no sólo se requiere crecimiento para tener el apoyo de la gente”.

La figura de Piñera se ha visto fortalecida en otras encuestas. El gerente de Asuntos Públicos de Cadem, Roberto Izikson, muestra el último sondeo de Plaza Pública, donde el ex Presidente aparece en el primer lugar entre las cartas de su sector. “No cabe duda que es el principal líder de la centroderecha”, dice.

Sin embargo, el problema de Piñera es otro, asegura: “Con la centroderecha le alcanza para ser candidato, pero no para ser Presidente de la República, así que tiene que ir a recuperar el centro que fue lo que lo hizo ganar en 2009. Ahí es donde Ossandón y Allamand no sólo lo empatan sino lo superan. Y ese es su desafío para el 2015”.

LAS CARTAS SENATORIALES

Manuel José Ossandón y Andrés Allamand se han tratado con guante blanco, pero las diferencias entre ambos se notan.
Para Patricio Gajardo, el ex alcalde de Puente Alto “es el MEO de la derecha sin ninguna duda, es el líder que obstruye, que cuestiona el liderazgo de Piñera. De hecho, ha sido mucho más crítico de él que del liderazgo de Michelle Bachelet. Es un liderazgo outsider también, que tiende a romper esquemas y tiene llegada a sectores que muchas veces la derecha no tiene”.

Su mayor déficit es no ser conocido a nivel nacional, lo que puede ser aprovechado por su camarada, Andrés Allamand, que “puede tener el respaldo del partido porque ahí se mueve de mejor manera que Ossandón”.

Izikson tiene la visión de que para Allamand, el 2014 fue un “buen año” porque logró posicionarse en el tema educacional”. Sin embargo, tiene déficits que le pueden pasar la cuenta: “No ha sido buen candidato, creo que es más un intelectual de la política y le falta esa sintonía fina con el elector”, añade Gajardo.

Claudio Fuentes añade otro elemento: “El problema de Allamand es que todavía está muy aferrado a lo que es un discurso tradicional de la derecha criticando mucho a la Nueva Mayoría y ese tipo de discurso nunca logra ayudar a los candidatos eventuales de derecha. Por eso entre los dos, Ossandón es más probable”.

A su juicio, Ossandón “está haciendo un discurso inteligente de distanciarse de lo que ha sido una tradicional derecha y eso lo podría poner en una posición expectante respecto de la presidenciable. Lo que tiene que hacer es posicionarse como un actor de centro abierto a posiciones moderadas y en este momento lo está cumpliendo”.

Revisa el artículo original en La Nación

En Portada

cerrar