Analistas proyectan una estrecha segunda vuelta: “Será una definición a penales”

Publicado por Cristóbal Rovira en La Nación el Viernes, 1 de diciembre de 2017 en Columnas.
Cristóbal Rovira, académico de la Escuela de Ciencia Política UDP

Cristóbal Rovira, académico de la Escuela de Ciencia Política UDP

Tres importantes expertos y académicos universitarios profundizan con La Nación las opciones que Alejandro Guillier y Sebastián Piñera tienen para ganar las elecciones del 17 de diciembre.

Debido al desprestigio de las encuestas por los pronósticos errados sobre los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, es muy difícil que alguien se atreva a dar nuevas predicciones para el balotaje, aunque algunas consultoras insistan en dar números.

Pero hay dos cosas que los analistas políticos tienen muy claro para esta segunda vuelta: votarán menos personas que las que lo hicieron el 19 de noviembre y ladiferencia entre Alejandro Guillier y Sebastián Piñera será muy estrecha.

Octavio Avendaño, doctor en Ciencia Política y académico de la Universidad de Chile, declaró a La Nación que tiene la convicción de que la elección será “muy estrecha, podemos decir que esto va a ser como una definición a penales, va a ser voto a voto la pelea. Lo más probable es que la votación sea un 51% y un 49%, incluso la diferencia podría ser menor”.

Para el analista, esta será “una de las elecciones más importantes que se hayan realizado en Chile desde 1990, por varias razones. Por primera vez se confrontan dos proyectos bastante distintos desde el punto de vista de cómo concebir el rol del Estado, el rol de las instituciones privadas y sobre todo respecto de la proyección de las reformas estructurales que se llevaron o se intentaron llevar a cabo durante este gobierno”.

Otra arista alertada por Avendaño es que un eventual apoyo del Frente Amplio a Guillier no le va a afectar en nada a su capital político recién ganado en las parlamentarias, “porque si tomamos en cuenta la trayectoria de muchos de sus dirigentes y el actuar de muchos de ellos en el último tiempo, encontramos que tomaron decisiones trascendentales apoyando al oficialismo”.

Según el analista, “el resultado es incierto. Creo que más que girar hacia el centro o hacia la izquierda, lo más importante para cualquiera de los dos candidatos es movilizar a una parte de ese electorado que no votó”.

Explicó que “estadísticamente podríamos decir que Fuerza de la Mayoría tiene mucho más ventajas al respecto, porque en los últimos años perdió más de un millón de votos, que se desafectó no solo de la Nueva Mayoría, sino que también del sistema político en general. Por ahí podría estar la apuesta en el caso de Guillier”.

“En el caso de Piñera, la clave es apelar a un discurso completamente antipartidista y antipolítico para poder atraer al electorado que no participó. Es muy difícil, pero va a depender de la intensidad y el nivel de competencia que se desarrolle en estos días. Si la competencia es intensa, lo más probable es que el porcentaje de votación al menos se mantenga”, cerró.

“NO VEO POR DÓNDE PUEDA CRECER PIÑERA”

“Me parece que el que la tiene más complicada es Sebastián Piñera”, afirmó el también doctor en Ciencia Política y director del Magíster en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Santiago, René Jara.

El analista añadió que “no se ve por dónde puede crecer” la votación del candidato de Chile Vamos. “Le ha hecho todos los gestos, a mi punto de ver de manera apresurada, a Felipe Kast y Manuel José Ossandón, decayó el tema con Ciudadanos. Esto se traduce en una cierta falencia de crecimiento. Entonces, creo que en lo que se va a dedicar a hacer ahora es a consolidar sus electorados y a jugársela porque haya una gran participación de su sector”, señaló.

Por el lado de Guillier, “hasta ahora lo que ha hecho en términos de conseguir apoyos ha sido bastante ordenado. Lo primero fue asegurar la relación con la DC, porque son los socios estratégicos y así reunifica a la centro-izquierda, que era el primer objetivo fundamental; lo segundo es hacer los gestos al Frente Amplio. Creo que en ese equilibrio, él se ha movido bastante bien hasta ahora, primero asegurando el campo y después tratando de conquistar a alguien que parece más lejano”.

Al ser consultado cuánto del 20% conseguido por el Frente Amplio puede ser endosado a Guillier, Jara dijo que “no me atrevo a hacer una proyección. Lo que sí sé es que necesita dos tercios de los votos del Frente Amplio, sumado a una votación muy disciplinada de los votantes de MEO y de Carolina Goic”.

Agregó que el candidato oficialista “más que los votantes de Goic, a lo que está apostando es al votante DC de las parlamentarias. Si se suman a los casi 23% que consiguió Guillier el 10% que la DC obtuvo en las parlamentarias, ya está en un cómodo 33%, lo que significa que la distancia es mucho más corta y hace menos necesario el apoyo total del Frente Amplio”.

El académico de la USACH concordó con que “la elección va a estar muy estrecha, creo que habrá una diferencia entre 100 mil a 200 mil votos. Ahora, si es más estrecho, veo probable que haya muchos contenciosos y que se pidan muchos reconteos de mesa. Es posible que este escenario de gran estrechez, pueda dar paso a este tipo de hechos”, cerró.

“50% DE VOTOS DEL FA ES FÁCIL DE ENDOSAR A GUILLIER”

Cristóbal Rovira, doctor en Ciencia Política y director del doctorado de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, también indicó que “hacer predicciones hoy en día es bastante difícil y creo que el resultado, independiente de quien salga, será milimétrico, nadie va a ganar por una mayoría absoluta. El tema va a estar con los no votantes, porque sabemos que en las segundas vueltas presidenciales tienden a votar menos gente”.

Sobre si es posible que los que no votaron en primera vuelta, lo realicen en la segunda, el experto respondió que “es muy poco probable. Puede que ocurra, pero el segmento es muy chico. Los estudios muestran que el perfil del ‘no votante’ es bastante claro, en general son personas de estrato socioeconómico medio a medio-bajo y tienden a ser más jóvenes”.

Respecto a qué debe hacer Piñera para ganar más sufragios, destacó el haber sumado a Manuel José Ossandón en su campaña. “Como notaron que en Puente Alto hubo una votación muy grande por Beatriz Sánchez, en el comando se preguntan qué va a pasar con esos votantes, cuán fieles son al Frente Amplio o si son movilizables algunos de ellos. Porque estamos hablando que 10 mil o 15 mil votos pueden hacer la diferencia, sobre todo con baja participación electoral”, aclaró.

Creo que el 50% del total de votos que logró el Frente Amplio es fácil de endosar a Guillier, es gente que se identifica como de centro-izquierda, que tiene un malestar con el sistema, pero que, de alguna manera, el día de las elecciones va a decir ‘yo igual prefiero votar por Guillier’. El otro 50% es el que se empieza a poner difícil y ahí va a depender en gran medida de cómo el Frente Amplio se moviliza, eventualmente, de una manera directa o indirecta con Guillier y hasta qué punto el candidato adapta su agenda programática para tratar de capturar ese otro 50%”, afirmó el académico de la UDP.

A su vez, “la estrategia de Piñera de incorporar a Ciudadanos, donde muchas de esas personas son ex DC, del ala más de centro-derecha de la DC, es claramente un guiño para ese lado. No se pudo conseguir a Andrés Velasco, pero sí se consiguió a algunos integrantes del partido. Obviamente, eso también le da cabida para tratar de movilizar a esos votantes”, dijo Rovira, pero agregando que el desafío para el abanderado de Chile Vamos es tratar de convencer “a votantes muy de derecha. Por ejemplo, si llegara a decir que hay que expandir la ley del aborto, por inventar algo, será algo que no le va a gustar a muchos de los votantes de José Antonio Kast”.

Leer en La Nación

Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.