Columnas

11 de mayo de 2015

Bachelet presenta su nuevo gabinete en un intento de superar la crisis política

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Entrevista a Mauricio Morales y Patricio Navia
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

La presidenta chilena Michelle Bachelet concretó este lunes su anunciado cambio de ministros, removiendo, entre otros, a su jefe de gabinete y al titular de Hacienda. La socialista espera así aplacar la crisis de confianza que enfrenta su gobierno – y la clase política chilena en general – tras la revelación de una serie de escándalos de corrupción.

“Hoy es tiempo de dar un nuevo impulso a la tarea de gobierno y para esta nueva fase se necesitan renovadas energías y rostros nuevos.” Así se justificó este lunes la presidenta socialista Michelle Bachelet al hacer público los cambios en su gabinete.Tras el sorpresivo anuncio de la semana pasada y en un intento de superar la crisis de popularidad que enfrenta, Bachelet cambió a nueve de sus 23 ministros de Estado, cinco de los cuales dejan definitivamente el gobierno.

Patricio Navia, Académico de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales.

Patricio Navia, Académico de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales.

Entre los removidos se encuentra el ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, de 41 años, uno de los más estrechos colaboradores de la mandataria al punto que era considerado como su “hijo político”. Peñailillo paga principalmente su mala gestión de la crisis que enfrentó el gobierno al destaparse el millonario negocio de especulación inmobiliaria que realizó el hijo de Bachelet, Sebastián Dávalos, y su nuera. El que era considerado un símbolo de la renovación política en Chile cayó en desgracia también al aparecer vinculado a un sonado caso de financiación irregular de la actividad política.

En su remplazo fue nombrado el que era ministro de Defensa, el democráta cristiano Jorge Burgos, considerado como parte de la “vieja guardia” de la coalición de gobierno que va desde el centro hasta los comunistas.

Inédito cambio de ministro de Hacienda

Por otra parte, la presidenta chilena anunció el relevo de su ministro de Hacienda, Alberto Arenas. Un hecho inédito desde el retorno de la democracia en 1990. El ex ministro Arenas logró sacar adelante una importante reforma tributaria para financiar la reforma educacional, demanda del fuerte movimiento estudiantil, pero se enfrentó a importantes resistencias del sector empresarial.

Lo remplaza a la cabeza de Hacienda el ex presidente del Banco Estado, Rodrigo Valdés. De 58 años, el ingeniero comercial con especialización en economía trabajó en el Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 2009 y 2012, por lo que se podría tratar de un guiño a los mercados.

Bachelet resolvió además remover a su portavoz oficial, Alvaro Elizalde, quien será reemplazado por el exembajador de Chile en Argentina, Marcelo Díaz, además de retirar de sus cargos a la ministra de Cultura y la de Desarrollo Social.

Un cambio político hacia más moderación

Otros ministros por su parte cambian de roles. La ex ministra secretaria general de la Presidencia, Ximena Rincón, pasa a encabezar el ministerio del Trabajo. La ex ministra del Trabajo, Javiera Blanco, toma la cartera de Justicia y José Antonio Gómez, exministro de Justicia, el ministerio de Defensa.

La Cultura cae en manos del independiente Ernesto Ottone y, al tomar las riendas del ministerio de Desarrollo social, Marcos Barraza se convierte en el segundo ministro comunista del actual gabinete.

“No es un cambio cosmético sino uno político y va implicar una reevaluación en el proceso reformista”, dijo a la AFP Mauricio Morales, politólogo de la Universidad Diego Portales en Santiago.

La prensa de derecha chilena destaca este lunes el aumento del número de ministros DC en detrimento de los PS. Por su parte, el politólogo Mauricio Morales evaluaba el paso de Burgos a Hacienda como “un golpe en el mentón a la izquierda más recalcitrante, a esa izquierda refundacional que quería cambiarlo todo.” “Burgos buscará acuerdos y va a promover una agenda moderada”, agregó el politólogo.

Este nuevo gabinete da “una señal de moderación”, opina también el analista político Patricio Navia, “pero la presidenta logró mantener un equipo que sigue siendo leal a ella.”

Entre los que se quedan, destaca el caso del ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, quien encabeza una de los principales reformas sociales prometidas por la mandataria para instaurar educación pública, gratuita y de calidad, y el canciller Heraldo Muñoz quien fue confirmado ya la semana pasada.

 

Ver entrevista en rfi.com

En Portada

cerrar