Columnas

28 de mayo de 2015

Baja aprobación presidencial:¿un fenómeno que llegó para quedarse?

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Entrevista a Alfredo Joignant
Alfredo Joignant, Doctor en Ciencia Politica  Universidad Diego Portales

Alfredo Joignant, Doctor en Ciencia Política Universidad Diego Portales

Sí, dicen los expertos: las sociedades educadas aplauden menos y Chile esta cada vez más educado.

Tenemos las actitudes y hábitos de una clase media más escolarizada y universitaria, y eso se manifiesta a través de la critica y el escepticismo. Actitudes que quedan plasmadas en las encuestas de aprobación o rechazo a la labor presidencial. Lo supo Sebastián Piñera, y ahora Michelle Bachelet, cuyas cifras de popularidad, en ambos casos bajaron al 30%. Los entendidos dicen, ademas, que los presidentes que vendrán también conocerán el vértigo del descenso. Alfredo Joinant, Sociólogo y profesor de la escuela de Ciencia Política UDP, sostiene que :” En las aprobaciones de los presidentes intervienen varias variables., entre ellas, el desempeño económico y que los mandatos generados por la vía del sufragio universal son cada vez más condicionales. Los presidentes de hoy- a diferencia de los de hace 20 o 30 años-, ya no tienen un mandato a prueba de todo., y las encuestas de opinión, en la practica, están cuestionando su mandato.

Todos los pueblos, y Chile lo está experimentando aceleradamente, son cada vez más educados y, por tanto, cada vez más exigentes, menos fieles con partidos, gobiernos y coaliciones.Los pueblos más chúcaros , porque las personas mas educadas  son más autónomas. Son una masa quién no actúa como masa. Mas individualista. Y nos tenemos que acostumbrar que la aprobación de lo que hacen los gobernantes se de en contextos cada vez más exigentes. La carta blanca ya no existe.

Hay un cambio, hay una sociedad más inquisidora, que entiende más, que tiende a percibir que pasan más cosas de las que ve, y sospecha, aunque no necesariamente tenga razón. Paralelamente, los presidentes de hoy tienen menos poder que los de ayer: los países están más interconectados y lo que se quiere hacer depende mucho depende mucho menos de la voluntad política de un gobernante de un gobernante que de condiciones que vienen de algún lugar chico en China, que impactó en Japón y que rebotó acá. Eso produce vértigo y resta eficacia.

Brasil, Chile, Argentina son naciones que están experimentando procesos de modernización acelerada, pero al mismo tiempo, y sobre todo, su población se está transformando dramáticamente: cada vez más educada, cada vez más vieja”.

Ver entrevista en lasegunda.cl

En Portada

cerrar