Columnas

21 de junio de 2016

Baja participación abre debate en partidos para establecer primarias obligatorias

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Claudio Fuentes

claudio-fuentes-2De un total de cinco millones de electores habilitados para votar en las primarias municipales legales, que debutaron ayer, sólo asistieron a sufragar 279.600. Partidos apuestan por flexibilizar las campañas y hay quienes apuntan a mala difusión.

Pocas comunas con primarias y debilidades en la campaña de difusión fueron algunos de los factores que explicaron la baja participación en el debut de estas elecciones de manera legal, efectuadas ayer para elegir candidatos a alcaldes.

Durante la jornada, por primera vez la ciudadanía pudo elegir al candidato que representará a su coalición en las próximas elecciones municipales. Sin embargo, el proceso estuvo marcado por una lenta constitución de las mesas y la baja participación ciudadana.

Recién a las 12:00 del día, el Servicio Electoral (Servel), informó de la constitución del 97,8% de las mesas, mientras las últimas cifras del organismo mostraban, al cierre de esta edición, una participación de 279.600 votantes.

Según el padrón electoral, el universo de electores que podía participar era de 5.067.812  votantes.

A medida que se conocían los resultados, tanto dentro de Chile Vamos como en la Nueva Mayoría volvió a surgir el debate por el voto obligatorio, aunque no fue la única medida que expertos y partidos políticos analizan implementar.

“Yo no sé por qué la gente estaba esperando mayor participación, cuando la elección representa a menos del 30% de las comunas”, aseguró el director de la escuela de Ciencias Políticas de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes.

A su juicio, las pocas comunas donde se disputó un cupo y que ellas, además, no fueran emblemáticas, fue uno de los desincentivos para que no hubiera una mayor participación. En este sentido, para el analista, más allá del voto obligatorio, “lo que uno podría discutir es si es pertinente establecer primarias obligatorias, donde todas las comunas deban elegir a sus candidatos a alcalde”.

En la misma línea, el presidente del PPD, y alcalde de Lo Prado, Gonzalo Navarrete, explicó que “la idea de una primaria obligatoria hace que los partidos tengan que colocar más comunas con elecciones de definiciones a través de las primarias y creo que ayudaría que las próximas elecciones sean obligatorias, para que la gente tenga más incentivo a votar”.

En la jornada de ayer, fueron 93 las comunas donde se utilizó el proceso de primarias, 40 de Chile Vamos y 50 de la Nueva Mayoría, mientras que en tres municipios compitieron ambas coaliciones.

Flexibilizar campañas. Otra realidad que complicó la participación, reconocen en los partidos, es la nueva legislación en materia de campañas la que califican de  “restrictiva”.

“Las nuevas reglas de campaña han hecho un mal debut, en parte, responsables de la baja participación. A eso se suma el malestar ciudadano con la política y las elecciones son una forma de expresarlo, en este caso, con la abstención”, sostuvo el experto electoral de la UDI, Gonzalo Müller.

A su vez, el secretario general del PS, Pablo Velozo, afirmó que “la propaganda quedó súper estricta y yo no sé si hay ánimo en el país para revisar estas reglas. Vamos a tener que acostumbrarnos a ellas, porque la publicidad está súper restringida y hay sólo algunos lugares que tienen que ser señalados por los municipios”.

Los ganadores. Al cierre de esta edición, entre las comunas más grandes, la DC se quedaba por un estrecho margen con Arica, además conseguía ganar Viña del Mar y en Coquimbo vencía el candidato independiente apoyado por el partido.

En cambio, el PS ganaba comunas como Antofagasta, Estación Central y Valdivia.

A su vez, el Partido Comunista ganaba La Florida y el PPD Valparaíso, con el cantante Leopoldo Méndez, conocido como DJ Méndez.

En el caso de Ñuñoa, una de las comunas más reñidas, la ex ministra de Salud, Helia Molina (PPD), vencía por un estrecho margen a la candidata del PS, Paula Mendoza.

En el caso de Chile Vamos, la UDI conseguía quedarse con las tres capitales regionales que estaban en juego en el bloque: Arica, Iquique y Concepción.

Ver artículo aquí

 

En Portada

cerrar