Columnas

4 de enero de 2016

Casen 2015 trae nuevas preguntas sobre dependencia y cuidados, el entorno y redes y uso de energía

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Berta Teitelboim

berta telteibom

Una de las novedades del sondeo es que tendrá representatividad comunal, lo que permitirá una mejor caracterización de los hogares, no solo de la variable pobreza.

El cuestionario de la encuesta de Caracterización Económica y Social, Casen 2015, incorpora una serie de preguntas cuyo propósito es capturar en forma más detallada la situación de los hogares en ámbitos como dependencia y discapacidad, entorno y redes, participación en organizaciones sociales y el tipo de energía utilizado para fines de calefacción, agua caliente y cocina.

Una mejor información permitirá mejorar las políticas públicas, señala Heidi Berner, subsecretaria de Evaluación Social. El levantamiento de la Casen 2015 está a cargo del Centro de Microdatos del Departamento de Economía de la Universidad de Chile que dirige Jaime Ruiz-Tagle. Se inició el 2 de noviembre, se extenderá hasta el 31 de enero y contempla a más de 82 mil viviendas del país.

Como una de las novedades, Berner destaca que se tendrá representatividad comunal, lo que no ocurrió con las dos versiones anteriores. De las 345 comunas, se tendrá presencia en 324 que están en el marco muestral de viviendas, ya que las demás están en áreas de difícil acceso.

En la actualidad es posible tener datos de pobreza por ingresos a nivel comunal utilizando la información de la Casen más una estimación (Small Area Estimation, SAE). Pero solo es posible sacar esa información, no de ámbitos como el educacional, salud u otros.

La encuesta también perfecciona preguntas que tienen que ver con los análisis de dependencia y discapacidad, con el objeto de capturar de mejor forma información sobre personas que tienen dependencia de larga duración o problemas físicos o mentales.

Esto es consistente con la segunda Encuesta Nacional de Discapacidad (Endis), que hoy está en su etapa final, y en esta misma lógica, explica Berner, el ministerio está trabajando en generar y diseñar un subsistema nacional de cuidados. Para este efecto se requiere tener mejores preguntas tanto de discapacidad y dependencia como también de los cuidadores, de familiares -remunerados o no- que cuidan a las personas con dificultades de salud, discapacidad o dependencia.

“Chile tiene un gran desafío, somos una población que va envejeciendo. Para los adultos mayores de 75 años este es un tema que va en aumento y se requiere contar con un subsistema que actúe de manera más coordinada con todos los programas y ofertas programáticas existentes para apoyar el cuidado de las personas”, dice.

El entorno

Otro ámbito de las preguntas tiene que ver con el entorno en que habitan los hogares. Una comisión que convocó el ex Presidente Piñera para ver el tema de pobreza sugirió incorporar la dimensión de entorno y redes, lo que no fue posible abordar en la Casen 2013. Se convocó a un panel externo 2015 que coordina Rodrigo Jordán (Fundación para la Superación de la Pobreza) e integran, entre otros, Osvaldo Larrañaga (PNUD), Berta Teitelboim (UDP), Francisco Gallego (UC), Gloria Icaza (Asociación Nacional de Estadísticos), Julio Guzmán (UAI) y Claudia Sanhueza (UDP).

De ese trabajo surgieron preguntas ligadas a la medición de la pobreza multidimensional, como el entorno en que habitan, lo que tiene que ver con el equipamiento de los barrios, seguridad pública, temas medioambientales (si hay sitios eriazos y basura) y tiempos de traslado al trabajo.

En redes sociales se incorporaron consultas en torno a las redes de apoyo en caso de sufrir una emergencia.

Se pregunta a la gente si hay alguien en el hogar o si conoce a alguien personalmente que pueda ayudar con temas como cuidado en caso de enfermedad, cuidado de niños, facilitar dinero o vehículo, trámites legales o financieros. “Es decir, se pregunta por temas relacionados con lo que se podría llamar vulnerabilidad social”, especifica Ruiz-Tagle.

También se pregunta si la persona ha sido víctima de discriminación y por identidad de género, para recabar información más precisa sobre problemáticas sociales hoy en Chile.

Otra de las consultas apunta a la participación de la gente en diversas organizaciones sociales para determinar su vínculo con otras personas y sus redes de contacto, agrega el académico.

Entre las nuevas preguntas, en lo que dice relación con el estado civil, se incluye la convivencia civil o el acuerdo de unión civil, que ya es una ley. Asimismo, se perfecciona una pregunta para capturar mejor la carrera que la persona está estudiando en educación superior para ajustarla mejor a la forma en que hay que reportar a la OCDE, determinando si se trata de educación universitaria o técnico-profesional.

En lo dice relación con las políticas públicas para la eficiencia energética, se incluyen preguntas sobre el tipo de combustible y fuente de energía que se utiliza en el hogar.

Ruiz-Tagle hace notar que Casen ha sido y seguirá siendo base referencial para la mayoría de otras encuestas, ya que si bien los marcos muestrales generales se alimentan inicialmente del Censo, luego se nutren con información socioeconómica de Casen, lo que permite diseñar mejores encuestas en áreas tan diversas como seguridad ciudadana, márketing, localización de malls y tiendas, decisiones inmobiliarias, de telefonía e internet local.

Ver artículo aquí

En Portada

cerrar