Columnas

23 de agosto de 2016

“Chile es reconocido como un país de buena convivencia”

Por Carlos Aguirre - Cátedra Norbert Lechner

En conversación con Emol, el historiador de la Universidad de Oregon Carlos Aguirre, aseguró que el panorama delictivo de nuestro país no se asemeja a otros como Venezuela y México, donde estos hechos “no sorprenden para nada”.

La sensación de inseguridad y los hechos de violencia son comunes en América Latina. Esto quedó demostrado en el estudio de LatinBarómetro, que reveló que el 44% de la región confirmó haber sido víctima de delincuencia el año 2015.

Así ha quedado demostrado en varios lados: La escasez de alimentos junto al polémico referéndum que se está discutiendo en Venezuela o la presencia de los poderosos carteles de drogas y muertes de civiles por parte de la policía federal de México e incluso la presencia de un “escuadrón de la muerte” en Perú son ejemplos que han llevado a que la inseguridad en la ciudadanía de América Latina sea cada vez mayor.

Y es ahí donde México y Venezuela encabezan tristemente este listado como los países con mayor índice de delincuencia de la región, con diversos casos de narcotráfico, corrupción política y falta de institucionalidad.

No obstante, pese a estos resultados, hay países como Guatemala e incluso Chile (con el 36%) en los que los índices de delincuencia están muy por debajo del promedio.

De paso por Santiago con motivo de una cátedra que dictó esta semana en la Universidad Diego Portales, el historiador mexicano de la Universidad de Oregon y experto en temas de delincuencia Carlos Aguirre, aseguró a Emol que, pese a que sí existen hechos violentos, “Chile es una sociedad articulada, homogénea e institucionalizada (…) No tiene agudos problemas de pobreza, marginalización, inmigración forzada y violencia política”.

“Sin llegar a idealizar la situación creo que aquí hay un cierto nivel de convivencia que no se percibe en las otras ciudades y el gobierno funciona un poco mejor”, indicó Aguirre.

El académico agregó que la inestabilidad institucional en gran parte de la región ha gatillado que el panorama sea bastante diferente en países como Venezuela y México, ya que tienen una tasa de victimización del 89% y el 58% respectivamente.

Los casos de Venezuela y México

Así como los índices de delincuencia en Chile son bajos en comparación con el resto de la región, hay países donde la situación es crítica, como Venezuela, donde la crisis institucional, política y económica que la rodea inciden mucho en la falta de seguridad que impera ahí.

Así lo afirma Aguirre, para quien “es lamentable que una sociedad con tantos recursos haya ido cayendo en este espiral de violencia que hace que la escasez y la violencia conformen una especie de estructura que hace del país una sociedad a punto de explotar”.

Otro caso que preocupa es el de México, donde el narcotráfico juega un rol determinante. Los carteles de drogas han demostrado tanto en este país como en el resto de la región que son invulnerables y tanto el Estado mexicano como otros gobiernos han sido incapaces de lugar contra estos grupos criminales.

“El narcotráfico corrompe los poderes del Estado, le dan enriquecimiento rápido a funcionarios del Estado y además penetra en los sectores más necesitados (…) La policía de México está totalmente carcomida por la corrupción desde el policía que cuida una calle hasta el grandes oficiales de la institución”, enfatizó el historiador mexicano.

Sin ir más lejos, ayer la Comisión Nacional de Derechos Humanos denunció en México que la policía federal del país había ejecutado a 22 personas de manera arbitraria en Michocán en mayo del año pasado. Aguirre indicó que esta denuncia “no me sorprende para nada. Hay ajustes de cuentas, crímenes impunes como la desaparición de los 43 estudiantes. Tampoco creo que vaya a ser la última denuncia de este tipo”.

Ver entrevista en Emol

En Portada

cerrar