Columnas

4 de mayo de 2015

Chile: Volver a ser

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Carta de Claudio Fuentes
Claudio Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Política UDP.

Claudio Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Política UDP.

 

Señor Director:

Cristián Warnken sostiene (jueves 30) una visión decadentista de nuestra historia. Indica que lo que estaría pasando en Chile es la pérdida de una supuesta “reserva moral y política”. Las élites políticas estarían hoy traicionando valores muy acendrados en todas las clases sociales tales como la austeridad y la probidad. Nuestra élite dirigente habría caído presa de la usura y la desmesura producto de la holgura económica de décadas recientes.

El argumento parece poco convincente. Bastaría con revisar trabajos como los de Samuel y Arturo Valenzuela para darse cuenta que tanto en el siglo XIX como en el XX las élites políticas solían echar mano a técnicas ni austeras ni probas para acceder y mantenerse en el poder. El clientelismo, la compra de votos, el acarreo y el fraude fueron parte de la escena cotidiana de la vida republicana. Otros historiadores han documentado convincentemente sobre la forma en que el empresariado acumuló riquezas en el norte, centro y sur del país sin demasiada consideración ética. La historia desmiente la veracidad de la tesis de la decadencia. Más bien lo que hace es confirmar que nuestro presente no es muy distinto de nuestro pasado.

Terry Karl, en un excelente trabajo (The Paradox of Plenty), intentó explicar por qué algunas naciones enfrentadas a un momento de abundancia eran capaces de crear instrumentos para mantenerla y redistribuirla (Noruega, por ejemplo), mientras otras fracasaban (Venezuela). Su explicación, lejos de asociarse con la “cultura” de un país se vincula más bien con la configuración virtuosa de instituciones y actores políticos capaces de tomar acertadas decisiones en momentos críticos. Seguramente aquello es lo que enfrentamos hoy: un momento crítico que requiere de decisiones correctas.

Claudio Fuentes S.
Universidad Diego Portales

En Portada

cerrar