Columnas

14 de mayo de 2015

Claudio Fuentes por rol de Insunza en empresa de lobby: “En este contexto hubiera pensado dos veces ese nombramiento”

Por Entrevista a Claudio Fuentes
Claudio Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Política UDP.

Claudio Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Política UDP.

Para el miembro de la entidad, que en sus propuestas incluyó mayor regulación al lobby –especialmente tomando en cuenta la puerta giratoria entre profesionales que pasan de la gestión de intereses privados al mundo público–, la designación del ex diputado en la Segpres, que entre sus funciones tendrá justamente la de impulsar la Agenda para la Transparencia y la Probidad en Negocios y Política, no fue la más deseable, dado el actual clima generado por la relación impropia entre el dinero y la política.

La llegada del ex diputado Jorge Insunza (PPD) a la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), ha generado alerta entre algunos sectores debido a que  encarna la criticada puerta giratoria entre el mundo privado, vinculado al lobby, y el sector público.

De hecho, tras asumir como titular de la Segpres –que tiene a su cargo hacer de enlace entre La Moneda y el Congreso durante la tramitación de las leyes–, Insunza tuvo que referirse al eventual conflicto que enfrentará en sus nuevas funciones a causa de su trabajo en una de las empresas más relevantes de la industria del lobby: Imaginaccion, del ex ministro Enrique Correa.

Las explicaciones del secretario de Estado fueron para aclarar que su trabajo en Imaginacción -donde fue enrolado en 2011 como gerente de Comunicación Estratégica, papel que mantuvo hasta mediados de 2013, cuando inició su candidatura al Parlamento– no fue hacer lobby a favor de SQM, que era parte de la cartera de clientes de la consultora, sino que desarrollaba asesorías de comunicación, una de las áreas que tiene la compañía.

“No digo que a partir de eso no buscáramos obviamente construir una influencia, pero eso es también un ejercicio de legítima influencia que se basaba en el resguardo de identidades corporativas”, dijo el martes a CNN Chile.

Entre las tareas que deberá asumir Insunza está impulsar la agenda para la Transparencia y la Probidad en Negocios y Política presentada por Michelle Bachelet el lunes y derivada del trabajo de la Comisión Engel, que entre los puntos que analizó incluyó justamente el lobby.

“Creo que en un ambiente político tan sensible a los temas del vínculo de dinero y política generar este tipo de situaciones, sin que se aclare muy bien el rol que cumplió en distintos momentos, generará problemas más que favorecerlo. Por eso requiere clarificar muy bien cuál fue su rol, de modo de no empañar cualquier duda de lo que hizo respecto a sus funciones cuando estuvo en el sector privado”.

Según explica el director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, Claudio Fuentes, que fue miembro de dicha Comisión, “propusimos dos cosas: una, que se regulara de modo estricto el hecho de que lobbistas o gente que ha participado en temas vinculados al lobby ejerza cargos públicos con inhabilidad de un año –en el caso de Insunza si esto se regulara así, no cabría esa inhabilidad porque lleva de diputado más tiempo–; la segunda dimensión tiene que ver con la evaluación y revisión de la ley”.

“Un problema que existe hoy es que la definición de lo que es unlobbista es muy amplia, y se define como un gestor de intereses, por lo que un abogado podría caber en ella”, agrega Fuentes.

En su opinión, “se requiere una definición más acotada y específica de quién es el lobbista. Hoy solo por el registro llegas a la conclusión de quién gestiona intereses. Al definir si un ministro u otros son lobbistas, es una definición muy laxa”.

Por eso –y añade que su visión es personal y no desde su papel en la Comisión Engel– cuando Insunza “dice que no estaba a cargo de hacer lobby sino de comunicación estratégica, lo que plantea es que hay una ambigüedad respecto de qué es el lobby en Chile. Y eso es un gran problema”.

Jorge Insunza, se ha mantenido en una puerta giratoria entre cargos públicos y privados dedicados al lobby, ¿cuál es la señal que se transmite con que alguien en esa condición sea el encargado de impulsar la agenda para la transparencia y la probidad derivada del trabajo de la Comisión Engel?
-Creo que en un ambiente político tan sensible a los temas del vínculo entre dinero y política generar este tipo de situaciones, sin que se aclare muy bien el rol que cumplió en distintos momentos, generará problemas más que favorecer esa agenda. Por eso requiere clarificar muy bien cuál fue su rol, de modo de no empañar cualquier duda de lo que hizo respecto a sus funciones cuando estuvo en el sector privado.

Por ejemplo, si comparas la situación de Insunza con Marcelo Díaz, en este último caso, él ha sido cercano a Correa, trabajó con este en la Segegob en los 90. ¿Es eso un vínculo poderoso para pensar algo si ni siquiera era creada Imaginaccion? Creo que esa vinculación es demasiado débil para decir que es un hombre de Correa. Hay que ser muy cuidadoso. Me preocupa eso de englobar todo en un paquete cuando efectivamente hay uno que sí trabajó, en este caso, Insunza.

-¿Lo sorprendió su designación en ese cargo por encarnar el tema del lobby
-En el contexto político y social que vivimos, particularmente por la agenda de probidad que estamos viviendo y sensibilidad social, hubiera pensado dos veces ese nombramiento.

Por otra parte, las asesorías prestadas por Insunza a clientes mientras estaba en Imaginaccion no son públicas –salvo las mencionadas en algunas entrevistas–, ya que la cartera de clientes de la consultora es secreta. En la práctica, ¿considera que esto deja flancos abiertos a la hora en que el ministro impulse la agenda legislativa de reformas?
-En la legislación actual no se puede saber. En este caso hay contratos de confidencialidad y está bien que funcione así. El problema es que la actividad está mal regulada. Efectivamente se pueden plantear dudas respecto a su gestión en el Gobierno, pero no hay resolución jurídica de lo que significa hacer lobby, porque la ley es muy ambigua en ese sentido. Con una normativa distinta, que obligara a las empresas de lobby a generar un registro, establecer cartera de clientes, etcétera, sería distinto. La única posibilidad es generar inhabilidades para que quien hizo lobby ejerza cargos públicos. Lo razonable es uno o dos años.

-¿Por qué provoca conflicto que alguien que ha trabajado como lobbista luego ocupe un influyente cargo público?
-Podría hipotéticamente mantener algún tipo de vinculación con las empresas en que se hizo ese tipo de trabajo. La actividad del lobby en otros contextos y países es súper legítima, no debiese ser recriminada socialmente. Creo que es muy bueno que se explicite, el problema es que en Chile eso no está sucediendo.

El espíritu del consejo asesor es generar inhabilidades porque se genera un potencial conflicto de interés por alguien que trabajó en ese ámbito específico, generando recomendaciones para una empresa o haciendo gestiones a nivel privado, que después llega a un cargo público. Es necesario regular con mayor claridad la definición del lobby.

-Por otra parte, en la declaración de intereses así como de patrimonio de Insunza en la Cámara Baja no incluyó su trabajo en Imaginaccion, ni los clientes que tuvo ni tampoco sociedades a las que estuvo ligado, por ejemplo, Sistema Consultores Limitada, que hoy lleva su esposa. Entiendo que esto no es ilegal, ¿pero cuál es el parámetro mínimo que se espera de quien impulsará la agenda para la transparencia?
-Es necesario que aparezca, así como qué funciones específicas cumplió dentro de la empresa. Lo que pasa es que uno de los problemas que vimos en la Comisión es que la declaración no incluía, por ejemplo, a su entorno familiar inmediato. No debería ser solo del sujeto. En este nuevo cargo el ministro deberá hacer una declaración más extendida por las nuevas exigencias administrativas que el Gobierno impulsó.

En Portada

cerrar