Columnas

25 de noviembre de 2014

Claudio Fuentes y dichos de Matthei: “El debate es de buen nivel, pero se está degradando”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Para el cientista político de la UDP, "a la opinión pública no le gustan las actitudes confrontacionales dirigidas a una autoridad respetada"

Por Claudio Fuentes

claudio fuentes

 

 

 

 

 

 

Claudio Fuentes

“No recuerdo precedentes recientes de juicios tan fuertes y personalizados a la figura presidencial. En Chile, en general los actores políticos se cuidan mucho de no afectar directamente a la principal autoridad del país”, señala Claudio Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, ante los duros cuestionamientos de Evelyn Matthei a la Presidenta Bachelet, a quien acusó de que “no saber nada de nada” y de ordenar “estupideces” a sus ministros de Hacienda y Educación, entre otros polémicos dichos.

-¿Cómo se explica desde un punto de vista analítico esta filípica de Evelyn Matthei contra la Presidenta?

-En los últimos cuatro o cinco años ha habido una degradación del tipo de debate público en el país que está reflejando una personalización de la política, con caudillos que critican a los actores políticos desde fuera de la política o tratan de ganar cuñas noticiosas a partir de este tipo de debates. En general esto se daba entre parlamentarios, pero no tanto con la figura del Presidente.

Esto se debe, por un lado, a que en general los partidos han perdido protagonismo desde el punto de vista de las grandes ideas, lo que ha ido acompañado del surgimiento de nuevos actores en la escena política que basan su posibilidad de mantenerse en el poder en su capacidad de acceder a los medios de comunicación, exagerando situaciones y usando los escándalos. También cambios institucionales, como el acortamiento del período presidencial, presionan para que en dos o tres años haya que tener un candidato presidencial, lo que genera un fuerte incentivo para tratar de figurar a toda costa.

-¿Rinden políticamente estos duros enjuiciamientos a la Presidenta?

-En general no se sacan réditos políticos al criticar de esa forma a ningún Presidente, porque a la opinión pública no le gustan las reacciones confrontacionales y menos dirigidas a una autoridad que en general la gente respeta. Ahora, estamos acostumbrados a una Evelyn Matthei diciendo cosas fuertes, que incluso ha dicho garabatos en la Sala del Congreso.

-Más allá de este episodio, ¿cómo evalúa el debate político chileno?

-Comparado con otros países de América Latina, en general el debate político en Chile es de buen nivel, con altas capacidades técnicas, un debate bastante programático. En estos ocho meses de gobierno ha predominado un debate de programa, eso no es común en América Latina, donde en general la oposición es muy débil y los partidos y los Presidentes basan su gestión política no en el programa, sino en las acciones que toman tras haber ganado la elección. Chile, Uruguay y Costa Rica aparecen como sistemas políticos muy programáticos. Sin embargo, en los últimos años ello ha convivido con una lógica más clientelar y caudillista que está emergiendo y degradando ese debate.

-¿Los fuertes juicios de Matthei debilitan la institución presidencial?

-No, por el contrario, crean una reacción de solidaridad con la Presidenta y la figura presidencial, porque en general esas opiniones negativas personalizadas tienden a ser rechazadas por la población. Por el momento se trata de algo anecdótico (pero) hay que ver en las próximas semanas si esto toma vuelo y se convierte en una práctica más habitual. Esperemos que no, porque si vamos a tener una política basada en el juzgamiento personal, no vamos por buen camino.

Revisa la nota original en La Segunda

En Portada

cerrar