Columnas

22 de agosto de 2016

DeCEPcionante

Por Mauricio Morales
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

En la encuesta CEP de agosto de 2012 -año de elecciones municipales-, cerca del 80% marcó preferencia por alguno de los aspirantes presidenciales. En esa encuesta Bachelet obtuvo un 50%. Hoy, la situación es muy distinta. La reciente encuesta CEP muestra que sólo el 38% se inclina por algún nombre. Es cierto que la presidencial todavía no está en el radar de los electores y que tampoco existe una figura que deslumbre, pero no deja de ser llamativa una carrera presidencial tan abierta. Esto expande el número de potenciales candidatos, generando incertidumbre, especialmente en la centroizquierda.

En el caso de Chile Vamos, el panorama es algo más claro. Piñera sigue liderando. Es el más “presidenciable” de la centroderecha. Y a pesar de todos los cargos o cuestionamientos en su contra, mantiene una posición expectante. Si Piñera sigue comandando las encuestas de su sector, disminuirá la probabilidad de primarias, buscando así una proclamación directa. Por el lado de la Nueva Mayoría, en tanto, Lagos aparece estancado, con sólo el 5% de adhesión en la pregunta sobre “quién le gustaría que fuera el próximo presidente”.

En cuanto a evaluación, Lagos obtiene casi idéntico puntaje de aprobación y rechazo en comparación con Jackson y Boric. Así, los líderes jóvenes que, se supone, venían a oxigenar la política, están justamente entre Lagos y Piñera en el ranking de evaluación. Una decepción para ellos, un respiro para los liderazgos más tradicionales. La renovación, simplemente y desde el lado de los ex dirigentes estudiantiles, no ha sido tal.

Lo de Guillier sí puede ser leído como un síntoma de renovación. Aunque como senador “le han pasado goles”, los ciudadanos lo ven como un agente ligado más a las comunicaciones que a la política. Por eso mismo existe una enorme brecha entre quienes lo valoran y quienes lo ven como presidente. Guillier debe decidir entre militar en el PR o seguir como independiente. Si se la juega por el PR, entonces deberá ayudar a mejorar la representación del partido, que tiene 13 alcaldes y 126 concejales.

Desde el PS-PPD las otras dos figuras son Insulza y Allende. Ellos se animarán en la medida en que vean a un Lagos debilitado. De lo contrario, le abrirán paso sin grandes complejos. En el PDC, en tanto, emerge la figura de Carolina Goic. A pesar de presidir uno de los partidos más desprestigiados y con mayor retroceso electoral, aparece dentro de los top ten. El principal obstáculo de Goic será su propio partido.

Tanto así que el mismo Orrego -que figura arriba en el ranking político T13-Cadem- no ha sido levantado por sus camaradas como opción presidencial.
Si bien el panorama es decepcionante en la carrera por La Moneda, dado el alto volumen de personas que no marca preferencia, la incertidumbre estimulará la competencia. Si la Nueva Mayoría procesa correctamente sus liderazgos internos y coloca a todos en carrera, podría mejorar sus resultados en la municipal y, por qué no, pelear voto a voto la presidencial con Piñera.

Ver columna en La Tercera

En Portada

cerrar