Columnas

14 de octubre de 2014

Desvío de dinero en campañas electorales en Chile

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

El Servicio de Impuestos Internos reveló la relación entre empresarios y políticos, que aventajaron sus propagandas

Por Claudio Fuentes

claudio fuentes

 

 

 

 

 

 

Claudio Fuentes

Una investigación del Servicio de Impuestos Internos (SII) sobre un eventual desvío de dineros a campañas electorales por parte del grupo financiero Penta, estremece el escenario político chileno.

Se trata de la pecaminosa relación política-dinero, es decir entre el poder e intereses de los empresarios y la actividad de políticos, legisladores, “servidores públicos”, de acuerdo al conocido principio de que “quien pone el dinero pone la música”.

El hecho denunciado respecto a que los propietarios del grupo financiero Penta, Carlos Alberto “Choclo” Delano y Carlos Eugenio Lavín, desviaban fondos a campañas electorales de la derechista Unión Demócrata Independiendo (UDI) abrió la caja de Pandora.

Aunque como lo han señalado comentaristas lo develado es algo que se daba por sabido era callado en el mundo político local.

El mecanismo utilizado era, según el SII y la Fiscalía Oriente de Delitos de Alta Complejidad, que aportaban fondos a candidatos a legisladores de la derecha política, mediante el recurso de boletas falsas, por servicios de terceros nunca prestados.

Lo que hacían estos documentos fraudulentos era ocultar, encubrir, camuflar cuantiosos aportes, fuera de la ley, a candidatos de su interés, para eludir los controles de Impuestos Internos y no dejar huellas tributarias.

Uno de los máximos ejecutivos del grupo Penta, que ocupa el lugar 17 entre los conglomerados económicos, Carlos Alberto “Choclo” Délano, es además amigo intimo del ex presidente de la República, Sebastián Piñera, otro de los top ten de la elite económica chilena.

El cientista político chileno Claudio Fuentes señaló aquí que “los aportes particulares a las campañas electorales están permitidos en la legislación chilena.

Estos se pueden hacer a través aportes privados que pueden ser anónimos, reservados o públicos, o aportes estatales que se otorgan en dependencia de los votos obtenidos, indicó Fuentes, director de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales.

El escándalo provocado por las denuncias, y sobre todo por la sospecha fundada de que la corrupción ronda en este tipo de operaciones financiero-políticas, han puesto el tema en la agenda política.

Una voz en la derecha, la senadora Lily Pérez, que tras dejar al partido centroderechista, Renovación Nacional se integró al movimiento Amplitud, dijo que “muchos políticos bailan al compás de los empresarios”.

Y planteó que se produce una legítima duda :“Qué hay detrás de esto (las donanciones reservadas), qué intereses representan, como votan después esos legisladores o legisladoras?”.

El presidente de la máxima organización empresarial chilena, la Confederación de la Producción y del Comercio, Andrés Santa Cruz, fue explícito: “Hay un desfile de políticos por las empresas para que les donen dinero”.

“Todos los actores saben quiénes van en los desfiles (…) Lo que he dicho es algo que todos conocemos, lo saben ustedes, lo saben todos”, dijo.

Y agregó que “yo lo que he hecho es decir las cosas en castellano, como corresponde. He dado mi opinión personal en orden a que, a mi juicio, las empresas no deben estar en el financiamiento de la política” agregó.

La discusión política y ética está planteada y según el gobierno y muchos actores políticas debe terminar en legislación mas estricta que regule el tema del financiamiento de la política, establecer una nítida transparencia al respecto.

En Portada

cerrar