El día después de La Haya

Publicado por Sébastien Dubé el Lunes, 27 de enero de 2014 en Columnas.


 

 

 

 

 

Sebastién Dubé

Publicada el 14 de enero de 2014 en Diario Estrategia

Estamos a menos de dos semanas del esperado fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el diferendo marítimo entre Chile y Perú. ¿Sabrán ambos países mejorar sus relaciones después del 27 de enero? ¿Qué nos dice la historia reciente sobre la capacidad de los gobernantes de dar vuelta a la página?

Desde 1950, la CIJ tuvo que resolver 14 contenciosos involucrando a países latinoamericanos, nueve de ellos ligados a límites territoriales. Además de haber evitado conflictos armados, sus resoluciones, en general, han contribuido a mejorar las relaciones bilaterales, aunque a veces con la ayuda del tiempo. Latinoamérica, que puede ser la región del mundo la más violenta en homicidios y delincuencia, es sin embargo excepcionalmente pacífica en materia internacional.

Aun cuando no se interpela a la CIJ, las relaciones bilaterales pueden pasar drásticamente del conflicto a la cooperación. Los casos Argentina-Brasil, Argentina-Chile y también Perú-Ecuador lo demuestran. Hasta la firma de un tratado de paz entre Perú y Ecuador en 1998, nadie hubiera sospechado que ambos países serían capaces de desarrollar relaciones tan cordiales.

En cuanto a Chile y Perú, el comercio y sus ambiciones dentro de la Alianza del Pacífico bastan para recordar que sus líderes están más en sintonía que en conflicto. Sin embargo, el desarrollo y la consolidación de relaciones armoniosas requieren de un liderazgo político fuerte desde ambas partes.

En un artículo reciente, la profesora del INAP (U. de Chile), Lorena Oyarzún, sostuvo que Chile ha basado gran parte de su crecimiento en una política exterior muy orientada a lo comercial, lo que ha tenido como costo una despreocupación por lo político. Así, es necesario que independiente del fallo, el futuro gobierno redefina la política exterior más allá de su dimensión comercial y se cuestione el protagonismo que puede/debería jugar a nivel regional.

Esto ha ocurrido en ocasiones. Se puede citar el protagonismo en Haití, el liderazgo de Bachelet para facilitar una solución pacífica a un conflicto interno en Bolivia en 2008 y la actual asistencia al proceso de paz en Colombia.

El día siguiente al fallo se celebrará el primer año de la firma del TLC entre Chile, Colombia, México y Perú. Un mes y medio después, asumirá el nuevo Gobierno. La mesa está puesta para aprovechar la coyuntura y disminuir los alcances del fallo, dando rápidamente lugar a una mayor inserción de Chile en los asuntos políticos regionales. Chile necesita a Sudamérica, la que a su vez, necesita a un Chile protagónico también.

Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.