Columnas

23 de mayo de 2016

El dilema de Tohá

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Mauricio Morales
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Cuando se trata de transparencia, no basta con declarar inocencia a través de los medios de comunicación. Es legítimo preguntarse si hay alguna relación entre el financiamiento de SQM al PPD y el alto volumen de aportes reservados hacia la candidatura de Tohá en 2012. Sería bueno aclararlo. La alcaldesa tiene la palabra.

Carolina Tohá debe decidir si repostular o no a la alcaldía de Santiago. Tal decisión está cruzada por las denuncias en torno al financiamiento sistemático que el PPD recibió de SQM. Versiones de prensa indican que, en realidad, Tohá sí se reunía con Patricio Contesse, por lo que la entonces presidenta del PPD estaba al tanto de los movimientos financieros del partido. La otra versión -de la propia alcaldesa- es que ella no sabía absolutamente nada respecto al financiamiento de SQM hacia el partido y que, por tanto, sólo le cabría reconocer su responsabilidad política en el suceso. En caso de que se llegara a comprobar que Tohá sí mantenía vínculos con Contesse, entonces habría mentido en su declaración original, razones más que suficientes para bajar su candidatura a la reelección por Santiago.

Si se observan los datos de gasto en campaña que reporta el Servel para los comicios de 2012, no deja de sorprender el alto volumen de recursos con que contó la entonces candidata. Mientras Zalaquett reportó un gasto de 193 millones 60 mil pesos, Tohá no se quedó tan atrás, declarando un gasto de 170 millones 334 mil 151 pesos. Al observar la composición de los recursos que recibió cada candidato para hacer su campaña, el volumen de aportes reservados que declaró Zalaquett equivale al 100% del total de sus ingresos, mientras que en el caso de Tohá es de 84,3% (147 millones de pesos). Por otro lado, y dado que Tohá obtuvo 42 mil 520 votos, cada voto- en función del gasto declarado- le habría costado casi cuatro mil pesos. Tales datos contrastan con el gasto declarado por Tohá en la elección de diputados de 2005. El ingreso total para su campaña fue de 39 millones 958 mil 259 pesos. De ese dinero, sólo dos millones 320 pesos correspondieron a aportes reservados. Es decir, el 5% del total de sus ingresos. Su compañero de lista, Ricardo Hormazábal, gastó poco más de nueve millones de pesos.

Estos datos, más allá del volumen, llevan a pensar en el mecanismo que utilizó la candidata no sólo para aumentar rápidamente su caudal económico en el financiamiento de sus campañas, sino que también la magnitud de los aportes reservados, que de una elección a otra aumentaron del 5% al 84,3% en función del total de los ingresos. Si en 2005 gastó alrededor 2.400 Unidades de Fomento, en 2012 ese gastó se empinó a casi 7.600. Por cierto, estos valores están determinados por el tipo de elección. El gasto no tiene el mismo efecto en un sistema electoral de mayoría relativa en comparación con otro de representación proporcional. Para la elección de diputados de 2005 Tohá era amplia favorita, lo que en parte explica su bajo volumen de gasto aunque cuadruplicando el de su compañero de lista. En 2012, y desafiando a un incumbente de la UDI, Tohá no tuvo más opción que empujar su nivel de gasto.

Si Tohá realmente estuviera dispuesta a dar señales de transparencia y hacer creíble su afirmación respecto a que desconocía el mecanismo de financiamiento de SQM al PPD, entonces debiese dar información respecto del alto volumen de recursos que recibió por concepto de aportes reservados en la elección de alcaldes 2012. Ya no sirve argumentar que tal información no existe, o que ella nunca supo quién entregó esos aportes para su campaña. Marco Enríquez-Ominami, por ejemplo, ha desafiado a los otros candidatos presidenciales de 2013 a abrir sus cuentas electorales a fin de despejar definitivamente este asunto. Dada la difícil situación de Tohá, ella debiese hacer lo propio sin necesidad de llamar a los otros candidatos a tomar idéntica decisión. Cuando se trata de transparencia, no basta con declarar inocencia a través de los medios de comunicación. Tohá fue presidenta del PPD entre agosto de 2010 y junio de 2012, casi encima de la declaración de candidaturas municipales para octubre de ese año. ¿Habrá alguna relación entre el financiamiento de SQM al PPD y el alto volumen de aportes reservados hacia la candidatura de Tohá? Sería bueno aclararlo. La alcaldesa tiene la palabra.

Ver columna aquí

En Portada

cerrar