Columnas

1 de julio de 2015

El ocaso de ME-O: escándalo del líder del PRO aniquiló las pretensiones presidenciales del “eterno candidato”, según expertos

Por Entrevista a Mauricio Morales
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Era el político que daba cátedra sobre probidad. La careta cayó y quedó expuesta la relación que sostuvo con SQM para financiar su campaña. Según expertos, el exsocialista pasó a convertirse en uno más del montón y con riesgo de caer en la “invisibilidad”.

Una y otra vez la carrera política de Marco Enríquez-Ominami se ve truncada por los escándalos. Primero abandonando la Concertación en demanda de una primaria interna que terminó por la división de la misma y sus acusaciones contra la Nueva Mayoría por falta de probidad. Ahora la mano se da vuelta y lo abofetea con la filtración de correos en que se acredita que su última campaña presidencial supuestamente recibió financiamiento de Soquimich, la empresa del exyerno de Pinochet.

ME-O negó todo vínculo con esos fondos, alegando que fueron acuerdos que hizo su exmano derecha, Cristián Warner, con el exgerente general de Soquimich, Patricio Contesse, hoy investigado por el caso de recursos desviados ilegalmente a la política. Los detalles del pago de 250 mil dólares, se alcanzaron con la secretaria del gerente, Katherine Bischof. En esos mensajes se deja claro que es Marco quien definió las cuotas de los pagos.

Ver nota en Cambio 21
El escándalo es mayúsculo y el “eterno candidato” lo sabe. Éste pone en jaque sus pretensiones de poder entrar a la Nueva Mayoría e impulsar una candidatura en 2018. Con eso en mente emitió un comunicado en redes sociales. Ahí acusó que “hay gente que quiere empañar nuestro proyecto político a toda costa”.

Crónica de una muerte anunciada

Hay dos caminos que tienen a ME-O en la última jugada de un complejo partido de ajedrez. Solo un camino lo puede salvar políticamente. La clave sería reconocer el error y disminuir los daños. Según el cientista político de la UDP, Mauricio Morales, el escenario es crítico para el líder del Partido Progresista (PRO), aunque no tan catastrófico como el de Andrés Velasco. Ambos siendo “outsiders” – sin un conglomerado político detrás- criticaban abiertamente a los círculos partidarios.

“ME-O entra al barro al igual que la gran mayoría de políticos destacados en Chile. Pasó a ser uno más y no la excepción. Lo que juegan estos candidatos outsiders es ser excepción. Al ser parte de la regla se hace invisible y eso le puede costar la candidatura presidencial”, explicó Morales.

“Cualquier clase de irregularidad, cualquier daño de imagen es decisivo a la hora del apoyo electoral. Algo similar le pasó a Parisi cuando Matthei le sacó en cara no haber pagado las contribuciones a un colegio”, recordó el experto, ejemplificando el daño del escándalo.

“A Velasco y a Parisi les pasó. A ME-O también le pasará. Si todo esto se llega a confirmar, va a bajar en las encuestas y eso le podría costar su entrada a la Nueva Mayoría, él quiere hacerlo para participar de la primarias, pero si ven que está muy afectado en las encuestas no lo harían, puesto que se convierte en un costo y no en un beneficio”.

La revancha de la derecha

Mientras, la oposición le devuelve la mano al líder del PRO, recordando las veces que los fustigó por sus propios escándalos. Al igual que los dirigentes de la Nueva Mayoría, estos exigen explicaciones, reconociendo el momento de debilidad.

“Nosotros -continuó- le pedimos que explique qué es lo que significan esos 250 mil dólares que Soquimich le habría entregado. Él tiene que asumir la responsabilidad de ese financiamiento y no puede hacerle cargar a su asesor, a su mano derecha, con todo lo ilegal o irregular de esa campaña”, advirtió el diputado de Renovación Nacional José Manuel Edwards.

Por su parte, el parlamentario UDI, JoséAntonio Kast, recordó que “Marco Enríquez-Ominami ha estado por bastante tiempo en la prensa dando cátedra sobre lo que hay que hacer o no hay que hacer. Y en el momento en que a él se le hacen consultas precisas respecto de sus recursos de campaña, él contesta vía Facebook. Eso no es aceptable”.

Es igual que el resto

A visión del decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central, Marco Moreno, los pronosticos para el líder del PRO no son prometedores. La principal dificultad es el largo periodo restante hasta la próxima elección presidencial.

“Le va a resultar difícil sostener el discurso que lo había caracterizado de criticar las malas prácticas que habían desarrollado los otros candidatos y los partidos de la Nueva Mayoría. Parte de su discurso de outsider se le cae y lo deja en una situación compleja para sostener durante un año y medio su candidatura, porque está expuesto a las críticas de los medios y los actores”, explicó.

“Si la contundencia de los antecedentes es tal y como ha sido en los otros casos, en que quedó en evidencia la vinculación, va a ser difícil que él pueda limpiar su imagen cona relación al tema. Evidentemente, en la medida que se conozcan nuevos antecedentes, se va a erosionar su capital en términos de confianza que podía darle a los electores al ser distinto. Resulta ser igual al resto”, concluyó.

En Portada

cerrar