Columnas

30 de julio de 2018

El sentido original del feminismo

Por Ana María Stuven

Señor Director:

Agradezco la carta del profesor Orrego, porque me permite aclarar algunos puntos de mi columna. Mi intención fue marcar una diferencia entre lo que es el feminismo radical e ideológico, que hemos visto expresado en las tomas y en los petitorios que han marcado las protestas universitarias, y su sentido y uso históricos para recuperar un concepto necesario, no confrontacional, y dotado de potencial explicativo. Mi columna iba precisamente orientada a recuperar el sentido original del feminismo, aquello que representó durante más de un siglo, para quienes lideraron las reivindicaciones por los derechos de la mujer, muchas de ellas aún pendientes. Para mí no es una diferencia trivial ni una “definición vacía”.

Coincido en que la violencia y la vociferación no contribuyen a resolver el problema, e incluso hacen daño a la causa por la cual muchas mujeres y hombres se jugaron a lo largo de nuestra historia: la justa reivindicación de los derechos de las mujeres en nuestra sociedad.

Ana María Stuven
Académica UDP

Leer en El Mercurio

En Portada

cerrar