Columnas

3 de abril de 2018

Elección a dedo de mesas prelegislativas “tiene corta vida”

Por Claudio Fuentes

La instancia de negociación en materia de infancia debutará esta tarde en La Moneda con parlamentarios de la oposición seleccionados por la actual administración, lo que generó rechazo del FA y la ex NM.

Claudio Fuentes:

“Perjudica la posibilidad de consenso”

“Una negociación implica dar la capacidad al otro de proponer nombres, de empoderar a la oposición y creo que no se está haciendo a ravés de este mecanismo”, opina el académico de la UDP. Añade que “el éxito de cualquier mecanismo prelegislativo depende de una buena negociación de quien se va a sentar en la mesa. Y al convocar a dedo a algunos representantes de la oposición, creo que se está perjudicando la posibilidad de llegar a un consenso nacional”.

Marco Moreno:

“Le resta viabilidad política”

“Si el gobierno busca un acuerdo institucional, con actores como los partidos políticos, no puede pretender seleccionar a dedo a quienes van a representar a esos partidos. Eso le resta viabilidad política a esa instancia de trabajo”, dice el decano de la facultad de Gobierno de la Universidad Central. “En la medida en que el gobierno quiera imponer los nombres y las modalidades de trabajo va a ser difícil arribar a entendimientos. Por la tanto, estas mesas tendrían una vida muy corta”, añade.

Alejandro Olivares:

“Estrategia arriesgada”

“Las ‘comisiones a dedo’ son una estrategia arriesgada del gobierno. Sirven para dar la impresión de que se está dialogando y eso puede ser bueno ante parte de la opinión pública, pero al dejar fuera a actores clave, puede que los acuerdos de esas comisiones no se transformen nunca en leyes y puede que el efecto se convierta en algo negativo. El beneficio para el gobierno es marginal”, advierte el académico de
Flacso Ecuador.

Mireya Dávila:

“No fue una estrategia feliz’

“Estos intentos del Gobierno hay que mirarlos más con una lógica política, pensando en un relación Gobierno-oposición, más que la real buena fe de sacar los proyectos”, analiza la académica del Inap de la U. de Chile. “Yo tendería a pensar que no van a resultar (las instancias prelegislativas en busca de acuerdos). Sobre todo en la medida en que la oposición se arme y de que el Gobierno trate de imponer su lógica”, dice. “Es una estrategia que generó ruido y si generó ruido en la oposición, no fue feliz”, opina sobre la designación a dedo.

Bárbara Briceño:

“Lo óptimo era convocar abiertamente”

Para la cientista política, las invitaciones nominativas a los representantes de la oposición para integrar las comisiones no son adecuadas: “Lo más óptimo es que se convocara abiertamente y que fuera cada conglomerado el que decidiera a sus representantes”, cree. Y añade que también pudieron ser llamadas “las personas, que por la naturaleza de sus cargos o representaciones, tuvieran que ver con el tema”. Briceño piensa, sin embargo, que “para el Gobierno hay personas que son más sencillas para trabajar y llegar a acuerdo”.

Leer en La Segunda

En Portada

cerrar