Columnas

14 de diciembre de 2017

Estudio confirma a Chile entre los países que percibe la realidad de manera más distorcionada

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Cristián Doña

Cristian DonaQué responderías si te preguntan cuántos extranjeros hay en un grupo de 100 presidiarios en cárceles chilenas o si de un grupo de 100 mujeres entre 15 y 19 años, cuántas están embarazadas. Estas simples interrogantes fueron parte de la Encuesta Internacional Ipsos Mori Perills of Perception 2017, la cual reveló la distorsionada percepción de la realidad que tiene la población en Chile.

Según el estudio, que entrevistó a 29.133 personas en 38 países, Chile ocupa la posición número 13 del ranking mundial, lo que ubica al país entre los que más brecha tiene entre percepción y realidad.

Por ejemplo, respondiendo a las preguntas planteadas al comienzo de esta nota, los chilenos aseguraron que en un grupo de 100 presos 21 eran extranjeros, cuando la cifra real es 3,4. Asimismo, sobre cuántas mujeres de entre 15 y 19 años están embarazadas en un grupo de 100, afirmaron que 35 cuando la respuesta tanto sólo 4,8.

También se consultó sobre de cada 100, cuántas personas de entre 20 y 79 años tienen diabetes. Ante la incógnita los chilenos aseguraron que la cifra asciende a 43 cuando la real es 10.

A pesar de las reveladoras cifras, son otros países de América Latina los que superan a Chile en “imprecisión”. Brasil, ocupa el segundo lugar del ranking, Perú se ubica en la cuarta posición, Colombia el séptimo y México el octavo.

Respecto a esta situación, el antropólogo y psicólogo social de Universidad de SantiagoSergio González, aseguró a La Tercera que la percepción es un aspecto multivariado, la cual es construida según lo que percibe directamente. “Por eso, personas que han sufrido episodios de delincuencia tienden a sobrevalorar la prevalencia del fenómeno”, detalló.

Por su parte, el sociólogo del Instituto de Investigación en Ciencias Sociales de la Universidad Diego PortalesCristián Doña, indicó a los medios de comunicación y a los grupos de pares como influencias en el desarrollo de percepciones. “Es más fácil creerle a una mamá cuyo hijo desarrolló una enfermedad grave después de vacunarse, que a un científico que desarrolla una investigación y que demuestra científicamente que no hay relación entre ambas. La mamá es mucho más cercana”, comento Doña a La Tercera.

Sobre la alta percepción de delincuencia e inseguridad en el país, la coordinadora de proyectos del Programa de Estudios Sociales del Delito de la UCCatalina Ortúzar, afirmó al mismo medio que “si bien no hay sólo una respuesta que pueda explicar por qué las personas sienten que aumenta la delincuencia, cuando no es así, es importante considerar que efectivamente la inseguridad responde a una sensación y no a un hecho en sí mismo”.

Ortúzar aseguró que para disminuir la brecha entre percepción y realidad, la clave está en “buscar información verídica y validada y no quedarse con lo que dicen los medios, las demás personas o lo que me gustaría creer a mí”.

Leer en Diario Concepción

En Portada

cerrar