Columnas

3 de septiembre de 2015

Expertos advierten que única salida de Bachelet es cambiar el rumbo

Por Mauricio Morales
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mandataria dijo que las reformas seguirán adelante; mientras que ministro Burgos asume como “una mala radiografía” los resultados del sondeo.

“Citando a Einstein: para obtener resultados distintos, hay que hacer cosas distintas”. Esa es la conclusión del analista de la UAI, Max Colodro, ante los magros resultados arrojados por la encuesta GFK Adimark de agosto dada a conocer ayer, y que arrojó 24% de apoyo a la gestión de la mandataria y 72% de desaprobación. Según la encuestadora estas cifras son las más bajas de la línea histórica obtenidas por un presidente desde el inicio de esta evaluación en 2006.

Diversas son las causas que, según analistas consultados por DF, explican la sostenida caída de la adhesión ciudadana de la mandataria y que se ha observado con tono creciente desde el estallido del caso Caval en febrero de este año. Exceso de expectativas, incertidumbre, indefinición, inconsistencia y un mal manejo del actual vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, son algunos de los factores que explican estas malas cifras para La Moneda.

¿Posibilidad de repunte? Sólo si de forma certera y convincente la mandataria logra cambiar el rumbo de las reformas y acercarse a las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos.

La caída

“El problema de Bachelet y de este gobierno se basa en una política y estrategia de la indefinición, de la inconsistencia. Frente a las grandes reformas y problemas estructurales de larga data, la receta de la Moneda y de la Presidenta no es coherente, clara, convencida y convincente”, señala el director del magíster en Comunicación Estratégica de la UAI, Juan Cristóbal Portales. Agrega que la sostenida caída presenta, entre otros factores, la desilusión que existe en los sectores de estratos más bajos de la población: “Durante el primer año de gobierno de Bachelet (abril a diciembre de 2014, supuestamente su gran mes), su aprobación bajó de 53 a 40%. La desaprobación subió de un 32 a un 53%. Luego, durante este año su aprobación ha ido cayendo persistentemente de un 39% al 24% actual. Quienes más castigan a Bachelet son los segmentos más vulnerables”.

Colodro apunta en este sentido a que existe una “desafección” con la ciudadanía dada por el exceso de expectativas que hubo ante las reformas: “El gobierno está viviendo una crisis de expectativas muy profundas. Hay aquí una desafección y un escepticismo, una caída en la confianza que tiene que ver con las expectativas que se generaron con las reformas que el gobierno planteó durante la campaña y que de algún modo no se han visto cumplidas en la medida en que las mismas reformas han generado muchas incertidumbre”. El analista cree que el factor económico se está transformando en algo central ante una “caída de la inversión el empleo y una creciente inflación”.

Los expertos coinciden en que una de las salidas para mejorar esta situación es que la Presidenta simplemente se dé cuenta de la realidad y cambie el rumbo. “Parte de ese apoyo y cariño es posible de recuperar si y solo si, la Presidenta abandona de manera definitiva la tesis refundacional que la ha tenido en un pedestal en comparación a lo que hizo en su primer gobierno, donde su estrategia era muy de calle y de contacto directo con la ciudadanía”, sostiene el académico de la UDP, Mauricio Morales. Portales agrega que la única salvación es que comience a “diseñar reformas en clave de responsabilidad, no de slogan, asumiendo y explicando a la ciudadanía el carácter gradual y pertinente de las transformaciones”.

¿Problemas de vocero?

Morales agrega que hay un responsable con nombre y apellido que ayuda a este mal momento: el vocero de gobierno, Marcelo Díaz. “Tenemos un vocero que no es capaz de transmitir de manera correcta lo que está haciendo el gobierno. Elizade lo que hacía era comunicar, quizás no defender como lo hace un mowat, o como lo hace un pánzer, pero por lo menos comunicaba, no defendía. En el caso de Díaz pareciera que siempre anda volando en las nubes en lugar de defender y comunicar no hace bien ni lo uno ni lo otro”.

Portales, en tanto, cree que Díaz es preso de las “indefiniciones del gobierno”, pues “es quien está expuesto a la balas y visibiliza la precariedad del liderazgo bacheletista y de su plan reformista”.

La preocupación de Burgos y la convicción de Bachelet

La Presidenta sin aludir directamente a la encuesta señaló ayer que el camino de las reformas no tiene freno: “En la vida hay que seguir adelante, sin importar los cálculos mezquinos de unos pocos”, agregando que el programa continuará -y en especial la reforma educacional- sin importar las “trampas en el camino”, ni los “rumores infundados”.

Mientras que el ministro del Interior, Jorge Burgos, encendió las alarmas ante las magras cifras: “Es una mala fotografía, sin duda, y no hay que echarle la culpa al cartero. En consecuencia, es un desafío permanente de que la próxima encuesta sea mejor”.

Ver artículo aquí

En Portada

cerrar