Columnas

16 de noviembre de 2018

Financiamiento de las FF.AA

Por Claudio Fuentes

Señor Director:

La diputada Núñez justifica los “pisos mínimos” para las Fuerzas Armadas para resguardar sus capacidades estratégicas. Cita como ejemplos los casos de Perú, Bolivia y Argentina. Quisiera precisar que en estos países no se usan pisos mínimos, sino que “fondos” para la compra de armas. Los pisos mínimos aluden a establecer un límite mínimo de recursos a gastar en el presupuesto o en un fondo especial. No conozco casos en el mundo que hayan establecido esta fórmula, porque debilita la función propia del Congreso para definir presupuestos y porque resulta contradictorio con una planificación estratégica.

Al establecer dos pisos mínimos se está señalando que el Estado deberá gastar como mínimo lo que hizo en 1989 (para gasto general) y el promedio de lo gastado entre 2010-2017 (para compra de armas). ¿Por qué esos y no otros años? Si es tan importante para la estrategia, ¿por qué no aplicar el mismo criterio para el gasto en Obras Públicas, que es esencial para la Defensa? Aún no hemos escuchado una adecuada justificación de esta peculiar y exclusiva fórmula de pisos.

La diputada indica que se proponen nuevos mecanismos de control civil. El problema está en la modalidad del control. Citaré un ejemplo. En la norma aprobada por el Senado se establece un “órgano técnico” a cargo de este nuevo fondo de adquisiciones. Pese a llamarse “técnico”, es en realidad político, al ser de exclusiva confianza de actores políticos; no pasa por el estándar de la Alta Dirección Pública; tampoco se indica un perfil de cargo, y menos se asocia dicho órgano a ninguna instancia del aparato público.

Finalmente, sostiene la diputada que fueron los diputados los que aprobaron la existencia de pisos mínimos en 2012. Curiosa interpretación, pues no puede darse por aprobada una norma sino hasta terminar el trámite legislativo. Perfectamente, la Cámara Alta podría modificar el criterio definido por la Cámara Baja, pues, afortunadamente, nada en el proceso legislativo está grabado en piedra.

Claudio Fuentes S.
Cientista político

Universidad Diego Portales
Leer en El Mercurio

En Portada

cerrar