Columnas

15 de julio de 2014

Fortalezas, flancos y estrategias: ME-O y Velasco con miras al 2017

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

El líder del PRO ha intensificado sus contactos con el PS y el PPD, mientras el ex ministro de Hacienda ha hecho lo propio con la DC.

Por Mauricio Morales

Publicado el 11 de julio de 2014  por La Segunda 

Esta semana, Marco Enríquez-Ominami se reunió con parlamentarios del PPD, con quienes acordó trabajar en un documento sobre la asamblea constituyente.

Por su parte, hace algunos días, en un restaurante del sector oriente de Santiago, Andrés Velasco almorzó con la ex senadora DC, Soledad Alvear, esposa del ex presidente decé y referente de esa tienda, Gutenberg Martínez.

Esos encuentros son vistos en el oficialismo como parte de los contactos de ambos ex candidatos presidenciales con miras a las presidenciales de 2017.

Así, la lucha por no salir de la agenda abrió ya un foco de tensión entre ambos. Hace una semana, el líder del Partido Progresista criticó a Velasco por alinearse con el timonel DC, Ignacio Walker y lo acusó de “bloquear” las reformas impulsadas por el gobierno. Como respuesta, Juan José Santa Cruz -director del movimiento de Velasco, Fuerza Pública-, respondió que no tenían interés en participar en una primaria con la actual Nueva Mayoría, “ni menos con ME-O”.

Dicho debate puso sobre la mesa la discusión sobre las estrategias de ambos. De Velasco, por ejemplo, sus acercamientos con la DC y su rechazo a las posiciones más cercanas a la “retroexcavadora” del timonel PPD Jaime Quintana. Por su parte, la apuesta de ME-O de alinearse con el objetivo de las reformas de Bachelet -fin al lucro, educación gratuita, alza de impuestos- y tender puentes con el PS, partido de la Mandataria.

Así, Velasco está trabajando desde Fuerza Pública y su think tank Plural con figuras concertacionistas como Mariana Aylwin (DC) y los PPD José Joaquín Brunner y Pilar Armanet. También tiene cercanos en el Gobierno, como el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes o el gerente de Enap, Marcelo Tokman. Y ha despertado la simpatía en un sector de la DC: el ex ministro Enrique Krauss dijo hace algunos días que “Velasco es una alternativa para el país”. En la falange se sienten en desventaja en cuanto a presidenciables ante, por ejemplo, el PPD, donde se menciona a Tohá, Lagos Weber, Harboe, Peñailillo y Eyzaguirre.

ME-O, en tanto, ha abierto diálogo con personeros como Ricardo Solari (PS) y los PPD Sergio Bitar y Quintana. Y aunque también ha conversado con el timonel socialista Osvaldo Andrade, en el partido advierten que la «desconfianza» persiste tras los enfrentamientos generados en las dos presidenciales pasadas. Eso, además de las miradas que algunos dan al regreso de José Miguel Insulza el próximo año desde la OEA y a que Bachelet no ha acogido sus intentos iniciales por recibirlo en La Moneda.

A continuación, cuatro analistas revisan las estrategias, fortalezas y debilidades de ambos.

Dificultades para conseguir lazos políticos
La DC será un camino “largo, muy complejo”, concluyen los cuatro analistas respecto a los respaldos que busca Velasco en la falange. Feres advierte que tendrá que convencer a las “elites del partido” y Müller dice que “la DC tiene una opción por la coalición que no le sirve a Velasco. Y son los díscolos DC quienes lo apoyan, porque el costo es estar fuera de la NM”.

“El perdón de Bachelet será muy difícil”, dice Müller. “Haber competido con ella en las presidenciales le costará caro. Todos los políticos fueron invitados a La Moneda menos él”. De igual forma, Morales augura que “la DC jamás apoyará una candidatura de ME-O y será un escollo en la NM”, además de que Feres dice que “el PPD tiene candidatos”.

Recursos económicos
“Velasco no tiene ni tendrá problemas de plata”, sentencia Feres, pensando en recursos para cubrir una nueva campaña. Esto, porque a su juicio “es el principal defensor de la agenda del «establishment económico». “Tiene buena llegada con parte importante del PIB”, dice Müller, aunque Guzmán advierte que “más que plata, necesita recursos humanos”.

En el caso de ME-O, Feres asegura que “tiene bastante avanzado en el campo de los aportes internacionales” y recuerda que como ya cuenta con un partido político (PRO), podrá gozar de financiamiento público. Por su parte, Müller opina que “siempre ha sido autosuficiente. Es un candidato muy mediático y no requiere de una inversión tan grande”.

Despliegue territorial
“Fuerza Pública no tiene despliegue territorial”, considera Morales. Dice que “sigue recorriendo universidades donde el voto ya está cautivo. Necesita un plan territorial rural y regional”. Aunque Guzmán recuerda que en la elección de primarias “tuvo un despliegue interesante”, coincide en que se hace “urgente” que recorra el país. Y Feres destaca que “su presencia es más mediática que física”.

Todos los analistas coinciden en que el despliegue de ME-O ha sido intenso y fructífero. Müller considera que “es de los pocos políticos que ha recorrido todo Chile diez veces”. En esto, Guzmán menciona como «plus» sus “dos elecciones presidenciales en el cuerpo” y Morales destaca que haya logrado tender redes de alcaldes y concejales en distintas ciudades.

Coherencia en el mensaje
Camilo Feres dice que será permanente el conflicto del “economista” versus el “político”. “En su rol de economista sustentó la privatización de Codelco, cosa que jamás dijo como ministro o candidato”. En contraste, Eugenio Guzmán asegura que el ex ministro “ha sido coherente en mantener la defensa de políticas económicas moderadas de la Concertación”.

Müller adelanta que lo más complejo será explicar sus acercamientos con la Nueva Mayoría: “Será muy difícil explicar su apoyo a Bachelet y su regreso a la NM, porque construyó su mundo a partir de una crítica durísima a la Concertación”. Por su parte, Feres recuerda que con el tiempo, el líder del PRO “radicalizó” sus posturas en derechos sexuales.

En Portada

cerrar