Columnas

26 de septiembre de 2018

“La derecha está aceptando la multicultaralidad y ese giro el Presidente Piñera no lo está recogiendo”

Por Claudio Fuentes

Una oposición dividida y piso político parlamentario para avanzar más en reconocimiento constitucional de los pueblos indígenas. Esos son los principales resultados del estudio realizado por el Laboratorio Constitucional de la Universidad Diego Portales donde encuestaron a congresistas sobre este tema. “El estudio forma parte de un proyecto Fondecyt donde estamos estudiando las percepciones del Congreso en distintas reformas institucionales para conocer hasta qué punto “hay agua en la piscina” para hacer estas transformaciones significativas”, explica el académico y cientista político, Claudio Fuentes, quien encabeza la investigación.

-¿Qué resultados le llamaron la atención? El apoyo, por ejemplo, de la izquierda a la entrega de territorio era esperable ¿no?

-Era esperable la división ideológica; es decir, mientras más de izquierda eres, más favorable se es a darle autonomía y al reconocimiento constitucional vía la plurinacionalidad. O sea, reconocer a los pueblos indígenas como naciones distintas del Estado chileno. Y en ese sentido era un resultado bastante esperable.

-La devolución de tierras es más transversal.

-Llama la atención que haya un consenso muy amplio respecto de la devolución de tierras. Entre las políticas que se van a implementar está el reconocimiento del patrimonio cultural, que todos lo aceptan como algo necesario y segundo, la devolución de tierras como política de Estado. Y desde Renovación Nacional hasta el Frente Amplio mayoritariamente apoyan una política de devolución de tierras. Esto es muy transversal, salvo en la UDI.

-El estudio muestra un apoyo significativo a la multiculturalidad de un 48% respecto de un 34% a la plurinacionalidad.

-Sí. El Congreso está dividido entre los que apoyan, digamos, un reconocimiento algo más light o moderado sobre la multiculturalidad, que los que apoyan la plurinacionalidad y que piensan en el pueblo mapuche como una nación. Lo interesante de este resultado es que si lo miras por coalición, la mayor parte de lo que fue la NM también apoya la plurinacionalidad y ahí los votos claves son el PPD y el PDC. Y el PPD es uno de los partidos más divididos internamente entre multiculturalidad y plurinacionalidad. Es decir, si el Gobierno propusiere una reforma constitucional que reconoce la multiculturalidad seguramente sería aprobado. Pero si la oposición asume una actitud más firme respecto de la plurinacionalidad dividiría a la ex NM. O sea, es un tema que divide a la oposición y por lo tanto, esa va ser la tensión que habrá en las propuestas del gobierno.

-¿Habría piso político para una propuesta de reconocimiento multicultural?

-El punto es que el Gobierno, en la propuesta que ayer anunció, sólo hace un reconocimiento genérico a los pueblos indígenas. O sea, el reconocimiento que hace el Gobierno es mucho más moderado; ni siquiera habla de multiculturalidad. De hecho Chile Vamos en el 2005 sí hablaba de multiculturalidad. Por eso, como estrategia el Gobierno debiese fomentarla porque tendría apoyo en el Congreso y no quedarse en un reconocimiento tan genérico como el que anunció en La Araucanía.

-De acuerdo a los resultados del estudio la propuesta de La Moneda en La Araucanía es demasiado tibia?

-Sí. El Gobierno debería avanzar en un reconocimiento más sustantivo desde el punto de vista institucional y aplicar políticas más agresivas, por ejemplo, de devolución de tierras. Más que todo el eje de la propuesta se ha centrado en permitir el arrendamiento de tierras. Por eso si el Gobierno enviara un proyecto para modificar la ley indígena en ese contexto, no pasaría. Creo que la derecha parlamentaria ha cambiado y evolucionado desde el año 2000. Nosotros en otro estudio vimos las propuestas programáticas de la derecha yJoaquín Lavín, como candidato, fue el primero en poner el tema de la multiculturalidad, incluso más allá de la entonces Concertación. Entonces en la derecha sí ha habido un movimiento hacia la aceptación de la multicultaralidad y ese movimiento el Presidente Piñera no lo está recogiendo y debería hacerlo.

-El senador Francisco Huenchumilla, del PDC, valoró que un gobierno de derecha esté avanzando en el tema mapuche más que los de centroizquierda.

-Desde el punto de vista político uno efectivamente ve, tomando en cuenta la cantidad de veces que el Presidente ha ido a la zona de La Araucanía, y lo mismo el ministro de Desarrollo Social, y la voluntad política por colocar el tema, muestra un cambio muy significativo en relación al gobierno anterior. De eso no cabe duda. Mi preocupación tiene que ver con la dirección de las propuestas y si bien hay propuestas, no tienen un piso político en el Congreso para aprobar los proyectos que está anunciando. La flexibilización de las tierras no pasaría y su propuesta es muy conservadora en términos del reconocimiento constitucional. La propuesta tiende a tener el foco en el tema del desarrollo y muy poco en el ámbito político que tiene que ver con los derechos políticos de los pueblos indígenas.

-Que fue la crítica de la oposición…

-El problema de La Araucanía y del debate sobre los pueblos indígenas no es inyectar recursos. Por muchos recursos que se le entreguen no va a llegar la paz. No es que resolviendo los problemas de pobreza se van a resolver los problemas de violencia. Pero La Moneda opta por una visión desarrollista, es decir, desarrollemos esta región y vamos a resolver los conflictos. Y como el conflicto es político, de autonomía, de demandas por territorio, de demandas ancestrales, que es lo que le falta a esta propuesta, se va a quedar corta respecto de las demandas.

-El Gobierno subió en la última Ad imark a raíz de la identidad de género. ¿El tema mapuche puede ser también un plus en materia de sondeos y que sea una agenda valórica progresista la que lo ayude a mantenerse sobre la línea de flotación?

-Sí, eventualmente podría subir, pero va a depender del resultado que tenga porque se trata de propuestas que requieren consultas a los pueblos indígenas, tramitación legislativa. Son propuestas demorosas respecto, por ejemplo, a subir el sueldo mínimo. Si aumentan los atentados en La Araucanía la gente va a decir se hizo toda esta inversión y no pasó nada. El alza no está garantizada.

Leer entrevista aquí

En Portada

cerrar