Columnas

14 de octubre de 2014

La efectividad del gasto electoral: los votos más “caros”

Un análisis de la relación entre el gasto de campaña declarado por los parlamentarios electos y los votos obtenidos revela cuánto le cuesta a un candidato el sufragio de un adherente.

Por Claudio Fuentes

claudio fuentes

 

 

 

 

 

 

 Claudio Fuentes

Entre $ 700 y casi $ 10 mil es la brecha que existe en el costo de un voto a un parlamentario -diputado o senador-, en relación con el total del gasto que declaró ante el Servel y los sufragios que recibió para resultar electo.

El diputado Pepe Auth (PPD) elaboró un nuevo informe -basado en las cifras del Servel-, en el que identifica los 25 votos más caros, tanto de diputados y senadores electos, en la última campaña electoral de 2013. Además, desglosó a los candidatos a quienes son entregados los aportes privilegiados por sus respectivos partidos, a la hora de distribuir fondos durante la batalla electoral (ver tablas).

El documento viene a complementar el debate desatado en las últimas semanas, respecto del financiamiento de las campañas políticas y la ofensiva de algunos sectores por modificar los límites del gasto electoral.

Según el informe de las 25 campañas parlamentarias más caras, 18 pertenecen a la Alianza: 15 de la UDI, dos de Amplitud y una de Evópoli. Cuatro son de la Nueva Mayoría -tres de la DC y un PS- y en el listado figura un independiente.

El análisis, además, permite advertir que el diputado por Santiago Centro Felipe Kast (Evópoli) fue el personero que pagó más caro por cada voto obtenido en la campaña de 2013, en relación con el gasto que declaró y los sufragios que le permitieron la elección. Por cada voto, Kast terminó realizando una inversión de $ 9.816.

Lo sigue la senadora Ena von Baer (UDI), con un gasto por voto de $ 9 mil 700 pesos.

“He llegado a la conclusión de que superado cierto umbral básico de inversión de campaña, el resto es completamente inútil”, señala Auth. Agrega que “en las campañas hay una escalada de gasto que es producto de la desesperación, de la falta de tranquilidad, de temor a la competencia y que no tiene racionalidad”.

Si bien el Ejecutivo está elaborando una reforma al sistema de financiamiento de la política, aún no se ha tocado el tema de los límites del gasto.

“El límite es altísimo en relación a lo gastado. Chile, en general, tiene límites de gasto muy altos y, por lo tanto, no tiene mucho efecto respecto de su control”, comenta el académico UDP Claudio Fuentes. En esa línea, el presidente del directorio del Servel, Patricio Santamaría, propone que se podrían agregar facultades a su entidad para fiscalizar antes, durante y después la declaración de gasto de cada candidato.

Más de $ 62 millones recibió para su campaña el senador por Santiago Oriente, Carlos Montes (PS), lo que lo convierte en el parlamentario que más recibió de su colectividad. En el PPD, la lista está encabezada por Felipe Harboe, con $ 34 millones, y en RN por Andrés Allamand, con $ 32 millones.

Ver artículo original en La Tercera

En Portada

cerrar