Columnas

1 de octubre de 2018

La Haya, ¿los nuevos 33? El saldo a favor que le queda a Piñera

Por Claudio Fuentes

En La Moneda no disimularon los festejos: a poco de las palabras del gobernante aparecieron y se multiplicaron las banderas chilenas en los patios de Palacio. “Es como ganar la Copa América”, subraya el gerente de Asuntos Públicos de Cadem, Roberto Izikson. Casi da lo mismo que, en paralelo, el agente ante La Haya, Claudio Grossman, dijera que “tomamos esta decisión con sobriedad”.

Fue para tanto que llegó a levantar su puño izquierdo celebrando, al bajar al entrepatio de La Moneda a hacer la vocería en el momento del triunfo junto -esos detallitos- a su esposa, Cecilia Morel y el canciller Roberto Ampuero. Frases como “la Corte Internacional de Justicia ha hecho justicia y ha puesto las cosas en su lugar estableciendo, en forma clara y categórica, que Chile nunca ha tenido, tampoco tiene y nunca ha incumplido ninguna obligación en materia de derecho internacional ni en sus relaciones con Bolivia”, o que “el Presidente Evo Morales ha creado falsas expectativas a su propio pueblo, ha creado grandes frustraciones a su propio pueblo y nos ha hecho perder cinco años de negociaciones”, sellaron la intervención del Presidente Sebastián Piñera, uno de los que se perfila como los  ganadores de la jornada de hoy.

Pero que, está por verse, si logrará hacer durar ese rédito y (sobre todo) si no se irá a sobregirar con la vuelta olímpica.

En La Moneda no disimularon los festejos y se tomaron la victoria como propia: a poco de las palabras del gobernante aparecieron y se multiplicaron las banderas chilenas en los patios de Palacio. “Es como ganar la Copa América”, subraya el gerente de Asuntos Públicos de Cadem, Roberto Izikson. Casi da lo mismo que, en paralelo, el agente ante La Haya, Claudio Grossman, dijera que “tomamos esta decisión con sobriedad”.

Así que, puesto el marcador en 12 a 3 la duda ahora es.: ¿quién es el principal ganador de este fallo? ¿Es asimilable al efecto que tuvo en la popularidad presidencial el caso de los 33 mineros? ¿Es legítimo que lo reclame para sí?

A los hechos: Piñera, a diferencia de la administración Bachelet, concentró en sus manos el manejo del boxeo con La Paz. Desde el 11 de marzo, el manejo de las relaciones exteriores -particularmente con Bolivia- se trasladó desde Teatinos 120 al Palacio de La Moneda. Bachelet había dejado ese trato en manos del ex canciller Heraldo Muñoz, quien fue particularmente duro en su relación con Evo Morales. Los intercambios verbales pasaron a ser entre el presidente boliviano y el jefe de la diplomacia chilena, y no entre mandatarios: Muñoz hasta hizo apuestas públicas pidiéndole a Evo que callara por unos días.

Piñera tomó la posta en marzo, una apuesta arriesgada ya que entonces se temía un fallo adverso en la diplomacia chilena. Ahora, con una gestión que venía a tropezones en las encuestas desde el cambio de gabinete de julio último, la oportunidad de revertir la curva debiese ser la consecuencia lógica, dicen los expertos.

“Piñera tiene suerte”

“El Presidente Piñera tiene suerte, le tocó esto. Pero, obviamente, acá hay un trabajo de muchos años y de muchos gobiernos. Obviamente lo va a beneficiar a él, es legítimo, pero al igual que en el caso de los mineros, tiene que tener cuidado en no sobrepasarse, tener cuidado en no repetir el tema del papelito con los mineros. El hecho mismo ya es suficiente y se va a reflejar inmediatamente en las encuestas, y si se exagera se podrá leer de otra manera”, observa el ex presidente de Gfk Adimark, Roberto Méndez.

Eso sí, subraya que “el fallo rompió las expectativas y creo que resultó mucho mejor de lo que nadie esperaba. Tengo la impresión de que incluso sorprendió al gobierno y se está leyendo correctamente como un gran triunfo para el país, despierta actitudes positivias para el gobierno y el Presidente Piñera, y eso es perfectamente legítimo”.

Pero ante la duda, ataja advirtiendo que “no, no es de la dimensión de los mineros, de ninguna manera. Las encuestas muestran que la gente no percibía un gran conflicto o un gran temor, no había una expectativa tan grande”.

Izikson tampoco sabe “si será tanto como los mineros, pero es un triunfo para el gobierno. Esto es como ganar la Copa América: por la contundencia del fallo y lo poco acostumbrados que estamos a ganar, esto va a tener un impacto muy positivo para el Presidente Piñera: fortalece su posición de liderazgo, de atributos como la autoridad, y sí, esperaría una mejora en la aprobación de Piñera esta semana”.

“Habrá que ver si es estable”

¿Cuánto? “Debería ponerlo por sobre el promedio que veíamos en torno al 45% o 44%, no sería raro pensar que se pudiera poner sobre el 50%”, se la juega Izikson. Y advierte que “eso sí, es algo coyuntural y habrá que ver si logra convertirse en algo estable o permanente. Estos casos siempre son complejos para los presidentes, siempre hay un riesgo de perder, pero con un fallo tan favorable él va a ser visto como uno de los ganadores de la jornada”.

Izikson también espera “que el Presidente haya aprendido de lecciones del pasado y que se tome con moderación este triunfo en La Haya, evitando enrostrarlo, porque los ganadores se agrandan. Hay que seguir manteniendo una política de Estado y no sacar beneficios políticos en el corto plazo”.

¿Gana Ampuero también?

¿Gana alguien más? “Claro que también va a tener un impacto en otros jugadores”, agrega. Y apuesta: “En el caso de Roberto Ampuero, en un gabinete donde las figuras presidenciales están ausentes y se ubican fuera de él, y donde no hay todavía cartas claras, Ampuero podría construir un perfil que le permite ponerse en esa misma línea. A los ministros de RREE, por lo general les cuesta sostener esa imagen, pero el nivel de visibilidad que le da Ampuero le permitirá, si él quiere, proyectar su capital políticio más allá del ministerio”.

Claudio Fuentes, profesor de ciencia política UDP, a su vez observa que “en el corto plazo puede tener una ganancia en los niveles de aprobación; pero dudo que sea un tema que sea muy decisivo pues en general existe mucho consenso transversal sobre el tema. No es un factor que discrimine en la política doméstica”

Aldo Casinelli, director ejecutivo del Instituto Libertad, subraya que Piñera “tal como lo hizo antes Ricardo Lagos, tomó la decisión de aglutinar a su sector para tener una voz común frente a este tema. Eso a Bachelet le resultaba más difícil por la posición de sectores como el PC, que están a favor de Bolivia. Es un tema que le viene mucho mejor a los presidentes de derecha. Por eso aparece como un triunfo más contundente para La Moneda”.

¿Y qué dice el anterior canciller, Alfredo Moreno? “Es un trabajo extraordinario de una administración a otra, con los equipos legales, pero también hay una decisión política que estuvo en el origen, de haber puesto los términos de las conversaciones y de los encuentros con Bolivia en el marco de lo que tenían que ser: la soberanía de Chile no se transa, no se negocia, no se cede y eso está en los antecedentes de por qué Bolivia y el presidente Morales, profundamente equivocado, tomó este camino”.

Leer en La Tercera

En Portada

cerrar