Columnas

1 de marzo de 2017

Luksic, poderoso tuitero

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Fernando García
Fernando García Naddaf, Director del Magíster en Política y Gobierno UDP.

Fernando García Naddaf, Director del Magíster en Política y Gobierno UDP.

Desde fines de enero, Twitter es el nuevo espacio utilizado por uno de los empresarios más poderosos del país. Mientras Chile ardía, el vicepresidente de Quiñenco y Banco de Chile, se unió a una de las aplicaciones más usadas en el mundo para difundir mensajes cortos. Mientras algunos expertos en redes sociales aplauden la iniciativa, otros señalan que es claro el objetivo: mejorar su imagen. Este es el análisis sobre Andrónico Luksic versión 140 caracteres.

Sigue 70 cuentas –en las que lideran medios de comunicación–. Tiene más de 19 mil seguidores. Sus tuits han apuntado mayoritariamente a la reciente tragedia en Chile. Sin embargo, también ha hecho comentarios que van desde defender a Twitter como “un espacio de opiniones transversales y mucha diversidad”, hasta criticar el Transantiago, calificándolo como “indigno para Chile”.

El miércoles, su última opinión apuntó al sistema de transporte.10 años del Transtgo. Indigno para Chile. Son varios los gobiernos y poco se ha hecho. Espero q candidatos estén pensando en mejor solución” (sic), escribió. Recibió todo tipo de respuestas, entre ellas, que nunca había usado el sistema y él respondió: “Sí, me he subido. Y tengo mi tarjeta Bip”.

Después de ser aplaudido, vilipendiado y hasta parodiado por utilizar YouTube para apelar a la gente, el poderoso empresario –en el vórtice del vendaval de las redes sociales por casos como Alto Maipo, Caval, la querella contra el diputado Gaspar Rivas  y la demanda contra Rodrigo Ferrari por suplantarlo en Twitter– llegó a la red en enero, con el objetivo de hablar en 140 caracteres.

Gonzalo Sánchez, experto en redes sociales de la agencia GS Comunicaciones, afirma que Luksic “intenta arreglar su imagen optando a una red social donde puede tener mayor exposición y decidir a quién responder y a quién no”. Sánchez agrega que Luksic es un “empresario muy distante de la ciudadanía y esto sirve para darse a conocer de forma más humana”.

Eduardo Arriagada, decano de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, expresa que esta decisión es “lógica, razonable y contemporánea”. Manifiesta que Luksic fue definido como el representante de todos los empresarios de Chile en la campaña presidencial de Franco Parisi, “quien fue el que inició el concepto de que Luksic era un empresario abusador. Él no hizo nada respecto de eso, dejó que Parisi avanzara con ese discurso y le terminó costando muy caro, porque cada vez que hay un problema, algunos directamente relacionados con sus empresas, sale metido en el baile”.

Sánchez sostiene que, como empresario, “no tendría por qué tener una cercanía con la gente, pero está preocupado de que él tanto como su familia estén bien situados en la sociedad. Logra, por ejemplo, que para cuando done 5 mil millones de pesos en una próxima Teletón, no lo vuelvan a pisar”.

Arriagada se suma a Sánchez en cuanto a la preocupación del vicepresidente de Banco de Chile y afirma que “reaccionó de manera más inteligente que otras veces, el camino más lógico para defender su nombre es formar parte de la conversación social”.

Los expertos concuerdan en que en Chile los empresarios han sido lentos en integrarse a las redes sociales. Gonzalo Sánchez dice que no “me extrañaría que Angelini, Paulmann u otros también lo hagan. Es lo mismo que hizo Farkas, a quien le ha resultado de manera espectacular, a un punto que las personas hablan de él como posible candidato presidencial”.

Fernando García Naddaf, académico UDP y doctor en Comunicaciones, cree que el objetivo de Luksic está relacionado “evidentemente con lo que promete Twitter, la nueva forma de comunicar, y lo que surge a través de eso: empatizar con la gente”.

García señala que existen resultados favorables y en contra al utilizar esta herramienta. “Primero, cuando un tipo es poderoso y tiene algún tipo de visibilidad fuera de las redes, sus publicaciones son replicadas en medios de comunicación, por lo tanto, se amplifica su mensaje sin filtro por parte de los medios. Dice lo que él quiere y la prensa está obligada a publicarlo, ya que tiene un valor noticioso, logra llegar a mucha gente”, explica.

Sin embargo, el académico cita a Byung-Chul Han, y habla de los “enjambres que se le vienen de vuelta, que son personas con pocos seguidores, totalmente anónimos y muchas veces adolescentes que le van a pegar pequeños lancetazos”. En tal sentido, García plantea que, si Luksic “es lo suficientemente frío para no responder y no amplificarlo, esto significa una buena opción estratégica”.

Leer en El Mostrador

En Portada

cerrar