Columnas

1 de marzo de 2017

Mauricio Morales y candidatura de Lagos: “Su problema es que el 5% que marca es el piso y el techo a la vez”

Por Mauricio Morales
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Según el cientista político, este es el “peor escenario para Lagos” porque le impide crecer, demostrando que “tiene un pequeño grupo de fieles que intentan conquistar a otras personas, pero no lo logran”. Además, está el factor PPD, que todavía no logra cumplir con el refichaje, de modo que la candidatura del ex Presidente podría ser, incluso, inviable. “Si Lagos no llegara a inscribirse, la primaria de la Nueva Mayoría va a ser entre Guillier y Goic; en el pacto hay claridad de que la única forma de derrotar al candidato del Partido Radical es a dos bandas, no a tres”.

El viernes en la tarde, el secretario general del PPD, Germán Pino, descartó que exista “incertidumbre” al interior del partido por el refichaje, asegurando que sí sí llegarán a la papeleta. Pero el escenario es difícil –sostiene el cientista político, Mauricio Morales– porque el partido de Ricardo Lagos “está pagando el precio por haberse desarrollado como uno de los partidos más personalistas de la democracia”.

Según su análisis, la complicada situación que vive el partido fundado por Ricardo Lagos, en relación al refichaje, tiene que ver con su baja densidad organizativa y, sobre todo, con que “su política se basa, fundamentalmente, en caudillos locales, regiones y nacionales, y cuando falla el caudillo (como ha pasado con Lagos), falla el partido”.

-¿Se equivocó Lagos al buscar refugio en el PPD?

-En realidad, más que un error, era el único camino que tenía el ex Presidente para ser nominado, dado que recibió un violento portazo por parte del Partido Socialista y, en especial, por parte del Comité Central de ese partido. Lagos se desesperó por ser proclamado tempranamente, con el fin de entrar de lleno a la carrera presidencial; y ante la evidencia de que la DC no lo quería apoyar y quería llevar su candidato propio; ante la evidencia de que el PR tenía como carta presidencial a Guillier; y también ante la evidencia de que el PS nunca tuvo una postura definida por él; entonces, claramente, se trató de cobijar bajo el paraguas del PPD y hoy, si el PPD no llegara a constituirse como partido, entonces la candidatura de Lagos desaparecería del mapa y no llegaría a la papeleta de 2017.

-Pero el PPD no fue la primera opción del ex Presidente…

– El PPD fue la segunda opción de Lagos. La primera opción era ser proclamado por el PS y por el PPD; la segunda opción era ser proclamado por el PS, que tiene un grado de organización partidaria muy superior; y la tercera opción estaba la prioridad de ser proclamado por el PPD y hoy estamos frente a esta situación que implicaría dejarlo fuera de carrera tempranamente.

-¿El PPD está más complicado que el resto de los partidos tradicionales?

-Sí, el PPD está en el peor de los mundos, porque es un partido con baja densidad organizativa, y con un candidato presidencial impopular. Si es que el PPD tuviera un candidato presidencial popular, entonces le costaría mucho menos el tema del refichaje; pero como tiene a Lagos, que solamente marca un 5%, se genera escaso entusiasmo por parte de los ciudadanos para refichar o para constituirse como nuevos militantes del partido, que es lo que, te insisto, pasa con estos partidos que son poco densos organizativamente. Su política, además, se basa, fundamentalmente, en caudillos locales y regiones y nacionales; cuando falla el caudillo, falla el partido, porque son partidos con altos niveles de personalización y bajísimos niveles de institucionalización.

-El problema de la personalización es algo que, por ejemplo, ha tratado de evitar el Frente Amplio.

-Eso es lo que quieren evitar , pero el gran ejemplo de cómo traspasar el eje de la personalización a la institucionalización es la UDI: ellos sobrevivieron a la muerte de Jaime Guzmán, el líder fundacional del partido, y logró institucionalizarse como tal, sin perjuicio de que hoy represente, de acuerdo a las cifras de La Tercera, problemas similares en cuanto a refichaje; pero todo indica que el partido igual va a llegar a constituirse como tal, nadie se imagina a una derecha sin la UDi, pero en el caso del PPD está la peor combinación de todas: tiene personalismos a la baja; de hecho, cuesta encontrar en la lista de políticos mejor evaluados por el CEP a algún PPD que esté metido en la zona superior del ranking; en los noventa había varios liderazgos dando vueltas, el de Lagos y Girardi, y hoy están a la baja. El PPD está bajando el precio por haberse desarrollado como uno de los partidos más personalistas de la democracia.

-¿Comparte la tesis de Alberto Mayol, sobre la muerte de la elite chilena?

-Eso es absolutamente falso, la elite política no ha muerto y es cosa de mirar las cifras: si las miras te das cuenta que los partidos tradicionales siguen monopolizando la representación política, de hecho, en la Cámara y en el Senado el 95% de los representantes pertenecen a las dos coaliciones históricas de Chile; a esa elite. En el caso de los alcaldes, la cifra bordea el 80%; en el casos de los concejales, el 93%; y en el caso de los cores, el 90%. Si es que en promedio, la elite de las dos grandes coaliciones posee el 90% de la representación, existen pocos argumentos para declarar muerta a esa elite, porque los datos te dicen que esa elite mantiene el monopolio de la representación; lo que está en crisis en Chile no es una crisis de representación como la entiende la ciencia política, porque para la ciencia política una crisis de representación supone dos cosas: primero, que los partidos tradicionales se desfonden, caigan mucho electoralmente, y a la par que emerjan partidos nuevos que logren capitalizar ese descontento, y en Chile no se cumplen ninguna de las dos condiciones.

Los partidos tradicionales mantienen el monopolio de la representación, bajo cualquier sistema electoral, esto no es producto del sistema binominal. En cuanto a alcaldes es un sistema uninominal, en concejales es un sistema proporcional, y en todos los sistemas, los partidos tradicionales mantienen el monopolio de la representación.

-¿Le quita el peso a la fuerza de los partidos emergentes?

-Si bien han tenido ciertos espasmos de éxito, como en el caso de Valparaíso, no es una tendencia nacional, por ende, si estas dos condiciones no se cumplen, no hay una elite muerta, tampoco una crisis de representación, pero sí hay una crisis de participación y de confianza. La crisis de representación es como el cáncer, la crisis de participación y de confianza son gripes que pueden confundirse, pero no es un antecedente para la muerte. Yo sé que esta opinión puede parecer muy conservadora, pero te la estoy fundamentado en datos y no discursivamente.

-¿Qué le parece que el PPD exija a sus candidatos un mínimo de militantes?

-Es una medida que me parece sumamente razonable, es de hecho lo que tiene que hacer un partido político cuando se encuentra en un proceso de reinscripción: hay que ponerle metas a los diputados y a los senadores, ellos fueron electos gracias a los partidos, algunos te dirán que fueron electos a pesar del partido, pero fueron electos dentro del partido, y tienen responsabilidad para lograr la meta de los 18 mil militantes; no lo encuentro nada de malo y es la tarea que tienen que tener los partidos para organizarse… Los diputados y senadores también debiesen estar sujetos por parte de metas de parte de la directiva, no puede ser que un diputado se preocupe solamente de su elección y deje botada la elección local; fíjate que en la UDI es el partido donde uno puede observar mayor relación entre la votación de diputados y la votación de concejales, por qué, porque los diputados hacen la pega. En otros partidos se observa menos. Los partidos más personalistas, donde menos relación hay entre la votación de diputados y la votación local, por qué, porque el diputado se preocupa por sí mismo y nada más, no pesca las bases territoriales de los partidos… En la UDi el diputado trabaja por la lista de concejales, en los otros partidos es solo el caudillo.

-Con la renuncia de la vicepresidenta del PPD, ¿se puede hablar de un quiebre interno?

-Yo creo que hay una desesperación importante, es un partido que ve muy cerca, a dos meses casi, la posibilidad de no constituirse como tal; da la impresión de que sí lo van a lograr, pero son medidas de desesperación; va a haber conflicto interno, cuando las familias están en crisis se produce la separación, y en este caso ha habido más fugas que llegada de nueva gente. Además, el PPD no ha tenido buena prensa en este último tiempo: hay que recordar que el senador Quintana fue el guaripola de la retroexcavadora, y por lo tanto se le sindica a él como uno de los principales gestores de la crisis de este gobierno, y por otro lado han habido una serie de acusaciones de mala utilización de recursos públicos para ejercicios privados y de mal uso de recursos para campañas políticas, por lo tanto en el PPD no solo está el conflicto por el refichaje sino también está el conflicto justamente por el actuar de los caudillos.

Es cosa de recordar cuando Pepe Auth salió, diciendo que el PPD era una sociedad con algunos controladores, con eso se refería a Girardi, y al que más le conviene que el PPD no se constituya como tal es al PS, ¿dónde van a ir esos votos?, a la DC, al PR, no, la mayoría al PS, entonces claro, el PS es el más interesado en que el PPD no se constituya. En cambio, fíjate lo chistoso, para la DC lo más importante es que el PPD sí se constituya, porque de lo contrario el PS pasaría a ser el partido más grande del pacto; entonces toda esta cuestión tiene segundas y terceras derivadas, no solo está lo de Lagos, sino que también está lo del PS… Si tú piensas que ¾ de la votación del PPD pasa el PS, sería el partido más grande del país, ojo con eso.

-¿Cuál es la principal consecuencia política, si la candidatura de Lagos termina siendo inviable?

-Si Lagos no llegara a inscribirse como candidato presidencial, lo más probable es que la primaria de la Nueva Mayoría va a ser entre Guillier y Goic; va a ser una primaria a dos bandas, porque en la Nueva Mayoría hay claridad de que la única forma de derrotar a Guillier es a dos y no a tres bandas; si es que llega a competir Guillier, Lagos y Goic, mejor que le entreguen la banda presidencial de inmediato a Guillier, porque no hay posibilidad de ganarle; la única forma que tienen los partidos institucionalizados de la Nuenva Mayoría para derrotar a un presunto outsider como Guillier es poniéndose detrás de una sola candidatura, que no es Lagos, por ahora, y es probable que si lo sea Goic, si prende su campaña.

-¿Cómo definiría el “problema de Lagos?”

-El problema es que no marca más de 5%, lo que significa que ese 5% es el piso y el techo a la vez; y es el peor escenario para un candidato, porque no baja y tampoco sube, lo que significa que tiene un pequeño grupo de fieles que salen a tratar de conquistar a otros fieles y no logran, tiene cero éxito. En el caso de Goic, hay que esperar. Hubo un error grande de la DC al no proclamarla en enero o en diciembre, pero la debieron haber proclamado antes, porque qué va a pasar: tú vas a tener el 12 de marzo la junta y los candidatos a la primaria se inscriben a comienzos de mayo, entonces el calendario es estrecho, vas a tener 2 meses para hacer campaña y tratar de competir, pero si Lagos estuviera fuera del camino y apoyara a Goic, ahí podría pasar a algo, pero hoy el candidato más fuerte es Guillier, sin duda.

Leer El Mostrador

En Portada

cerrar