Columnas

18 de marzo de 2016

ME-O el incombustible: suma otro escándalo oscuro y sigue como político sin que se le mueva una cana

Por Mauricio Morales
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

El fundador del Partido Progresista tiene de la que le pregunten. En su historial pasan las boletas falsas y el financiamiento de SQM. Antes también tuvo problemas con las firmas que le permitieron ir a las presidenciales, pero terminaron como militantes del partido. Ahora usó el jet privado de empresa condenada por corrupción en Brasil y dice que es un ataque de los grupos que le tienen miedo.

Marco Enríquez-Ominami, fundador del Partido Progresista, ha logrado evitar una formalización en el caso SQM a pesar de que su nombre es continuamente nombrado en la causa, sobre todo por los vínculos que el exsenador Carlos Ominami, su padre, tuvo con parte de la empresa y que finalmente lo tiene como imputado por delitos tributarios.

A pesar que el expresidenciable intenta mantener una imagen pulcra, las filtraciones de la carpeta investigativa lo siguen manchando. La última, lo lleva a un caso de corrupción, pura y dura. Se trata del reportaje publicado por La Tercera, que detalla cómo es que el exdiputado viajó por todo el país, en época de campaña, a bordo de un jet privado, proporcionado por la empresa brasileña OAS; la misma investigada por corrupción en el país de Dilma Rousseff.

Cada vuelo tiene un valor superior a los US$ 3.000, considerando tripulación, combustible y otros. La nave fue sobreocupada y  pudo haber estado en el aire siempre si no fuera por el descanso que necesitaban lo operarios.

La revelación que ya se considera como otro acto de corrupción del excandidato, pone en duda su campaña, considerando que recibir aportes desde el extranjero, está prohibido según la ley electoral.

Su partido lo defendió, acusando que es una cortina de humo que intenta nublar su carrera presidencial, mientras que en redes sociales, el mismo Ominami deja en claro que todos los gastos fueron aprobados por el Servel y que “mientras más me disparan, más fuerzas gana el progresismo”.

El cabezazo

El mundo político no quedó indiferente y desde distintos sectores llamaron al marido de Karen Doggenweiler a dar explicaciones claras. Uno de ellos fue el presidente de la Democracia Cristiana, senador Jorge Pizarro, quien afirmó que “la credibilidad de él está sumamente afectada” con este escándalo.

Marco Enríquez-Ominami respondió por medio de Twitter:

Mis gastos de campaña fueron rendidos y aceptados por Servel. Pizarro se pegó en la cabeza en mundial de Rugby.

Para el diputado de RN, José Manuel Edwards este último antecedente termina por derrumbar las pretensiones presidenciales de ME-O, al ser un hecho imposible de ocultar a la ciudadanía.

Ante la defensa del líder del Pro, considera que “lo que defiende es una ridiculez. Él en su campaña usó plata de una empresa extranjera condenada por corrupción, la misma que tiene en vilo al gobierno de Brasil. Por lo tanto, cuando todos sabemos que las platas extranjeras son ilegales en las campañas, lo que hizo Marco Enriquez-Ominami es de una oscuridad total”.

No es el primer escándalo del ex diputado. Ya conocimos las boletas falsas de su asesor que habrían financiado su campaña, además de los nexos con SQM, empresa del exyerno de Pinochet, Julio Ponce Lerou. A pesar de todo, se mantiene en las encuestas y pareciera ser un incombustible de la política.

Para Edwards esta puede ser la gota que colmó el vaso y apela a que “la gente tiene un aguante (…) Con eso su discurso quedó varado y eso, evidentemente, no le queda ninguna posibilidad de ser candidato presidencial. Esto demuestra el cinismo y el doble estándar de su discurso. Es tan grande que no puede pasar desapercibido”.

ME-O, el incombustible

El experto electoral de la UDP, Mauricio Morales, difiere de esta visión y apunta que la figura de ME-O, por ahora, parece ser incombustible, aunque advirtió que este puede ser un golpe que afecte considerablemente su popularidad en las encuestas.

“Él representa a un sector que le es muy fiel. Tiene dos elecciones en el cuerpo y si bien hay algunos votantes que no querrán saber más de ME-O, otros sí lo harán (…) Hasta ahora, parece resistir el embate que ha tenido las críticas respecto al manejo de recursos en su campaña, pero no es descartable que este asunto que es más comprensible para la gente, sí vaya a producir una caída importante”.

“Necesita otro golpe más fuerte, pero éste podría ser significativo por el hecho que un candidato ande en jet es más fácil de entender. A la gente le cuesta comprender la idea de las boletas falsas”

Ver artículo aquí

 

En Portada

cerrar