Columnas

17 de diciembre de 2014

Proyecto para financiar campañas políticas genera divergencias entre parlamentarios

Por Entrevista a Claudio Fuentes

claudio fuentes

 

 

 

 

 

 

Claudio Fuentes

Luego de que la ministra de la Segpres, Ximena Rincón, presentara los lineamientos del proyecto para financiar campañas políticas, surgido a raíz del caso Penta, algunos parlamentarios manifestaron sus reparos a la viabilidad de reducir el gasto electoral a la mitad.

Según los críticos, esto podría chocar con el futuro sistema electoral que reemplazará al binominal, el cual implica aumentar el tamaño de distritos y circunscripciones, lo que incrementará el costo de las campañas.

Para el senador de RN Alberto Espina, el planteamiento no es realista y puede abrir la puerta a financiamientos irregulares, lo que es compartido por el jefe de comité socialista Fulvio Rossi.

“Más bien es un incentivo a aumentar los gastos de campaña. Un diputado que representaba a una o dos comunas y hoy representa seis o siete, por razones de lógica va a gastar más, por lo tanto hay que hacer una legislación coherente y que de alguna manera al final del día no sea letra muerta, que no estimule maletines negros”, dijo el parlamentario.

No obstante, su par de la DC, Jorge Pizarro, defendió la rebaja de gastos, asegurando que es indispensable la fiscalización y penas efectivas para que el proyecto no sea letra muerta.

“Creo que es imprescindible reducir el gasto electoral, pero lo más importante es tener capacidad de fiscalización y control, porque el riesgo de financiamiento paralelo siempre existe, independiente del monto. Lo importante es que el Servel tenga la facultad de fiscalizar, controlar y además sancionar”, afirmó el senador de la Falange.

subir Rincón considera que el proyecto es aplicable
En tanto, la ministra Ximena Rincón aseguró que el proyecto es aplicable, pues se hizo en base a los montos declarados en la pasada elección, explicando que al aumentar los tamaños de circunscripciones y distritos se incrementa el monto y es sobre esta cifra que se pretende establecer un tope.

“Cuando tú amplias los territorios, amplías el monto máximo a gastar, y cuando reducimos este tope lo que estamos haciendo es revisarlo con los datos oficiales de lo que estaba permitido gastar y de lo que efectivamente se gastó y lo que efectivamente se gastó es la mitad de lo que en su minuto estaba autorizado”, dijo la secretaria de Estado.

Esta visión es apoyada por los expertos, como el director de la Escuela de Ciencias Políticas de la U. Diego Portales, Claudio Fuentes.

“Yo creo que los límites actuales son siderales y lo otro a considerar es que los distritos se van a ampliar y por lo tanto va a aumentar el costo de la campaña, pero el límite en ese distrito en específico también va a aumentar porque es en relación al número de electores, por lo tanto es un poco mentiroso decir que el límite va reducirse significativamente porque aumenta la cantidad de electores”, dijo el cientista político.

En tanto, el presidente del consejo directivo del Servel, Patricio Santamaría, aseguró que el tope de gasto tiene que ver con la voluntad política, pero además advirtió que esto debe ir acompañado con sanciones y con facultades para fiscalizar.

“Junto con establecer determinado límite de gastos, si junto con ellos no se establecen las respectivas sanciones, obviamente va a ser letra muerta, multas que son bastante bajas, lo que hacen más bien es prácticamente incentivar el incumplimiento de las normas”, dijo el directivo.

“También hay que darle facultades a alguien, que en este caso podría ser el Servel, para que fiscalice el cumplimiento con sanciones ejemplarizadoras”, añadió Santamaría.

El próximo 17 de diciembre ingresará el proyecto que establece un financiamiento estatal para las campañas y se hará por la comisión de Constitución de la Cámara.

Revisa la nota original en Cooperativa 

En Portada

cerrar