Columnas

25 de junio de 2018

“Sí, las personas están más contestatarias”

Por Claudio Fuentes

“Sin crisis no hay cambios”, dice la socióloga Gabriela Azócar, investigadora del Núcleo Milenio Modelos de Crisis de la U. Adolfo Ibáñez. En TV, dice, ha visto el cambio en las relaciones entre carabineros y la ciudadanía. “Sí, las personas están más contestatarias hacia las autoridades y viceversa. El respeto entre todos no puede perderse”, reflexiona, la también profesora del Departamento de Trabajo Social de la U. Alberto Hurtado.

¿Por qué estamos tan reacios a los controles?

Es una reacción que viene dándose hace varios años por la desconfianza hacia las instituciones. Las personas quieren que les resuelvan los problemas, pero la forma en que estas instituciones tienden a responder corresponde a una forma homogeneizadora de la sociedad.

¿O sea no ven que para los problemas puede haber varias soluciones?

Exacto: las instituciones no están respondiendo a las demandas de las personas porque no son capaces de ver la diversidad de problemas. Y eso se traduce en rabia y una actitud reaccionaria de las personas. -¿Ha pasado antes? -Sí, es parte de la evolución. También puede entenderse como una crisis. Es un paso necesario para que los sistemas se transformen en pro de las necesidades. Eso implica aceptar la diversidad.

¿Cómo definimos una crisis?

Es un momento en que la sociedad y las instituciones nos damos cuenta de que hemos respondido de la misma manera en que lo hicimos en el pasado. Y si bien esas respuestas fueron exitosas y eficientes en épocas anteriores, cuando ya no son efectivas significa que no están entendiendo que la sociedad va cambiando. La crisis estalla cuando empiezan las manifestaciones de rabia, las protestas, las movilizaciones, las faltas de respeto hacia la autoridad y viceversa.

La palabra crisis tiene una connotación negativa.

Pero es un momento necesario; de lo contrario no evolucionaríamos y tampoco las instituciones podrían generar reformas.

¿Cómo evitamos una crisis?

Siendo reflexivos para hacer cambios.

¿Carabineros, por ejemplo, debería reflexionar más?

Sí, pero ellos no actúan solos. Operan coordinados con el sistema legislativo. No podríamos decir que solo ellos tienen que estar atentos a los cambios. El control preventivo de identidad, por ejemplo, es una ley y no puedes negarte. No puedes faltarle el respeto a un carabinero porque la ley no te parece y ellos tampoco pueden pasar a llevar tus derechos.

¿Internet influye en la manera de reaccionar ante las policías?

De alguna manera, si no se mediatiza un problema, no puede haber cambios. El acceso a la tecnología permite que haya más discusión y eso es lo que genera la capacidad reflexiva. Las personas con las redes sociales se organizan y dicen oye esta no es la manera en que queremos que nos traten.

Grabando todo

Claudio Fuentes, profesor de la Escuela de Ciencia Política de la U. Diego Portales, considera que las redes sociales actúan como una especie de jueces virtuales. “Todos creen tener la verdad. Además, cuando alguien se enfrenta a la policía y cree que pasan a llevar sus derechos, generalmente lo graba y lo sube a internet”, dice el Luksic Fellow de la Universidad de Harvard del año 2011. Agrega que el caso de San Antonio, en que un juez declaró ilegal una detención porque, a su criterio, Carabineros registró un auto sin haber un indicio de delito (al revisarlo encontró un arsenal), “fue muy comentado en redes sociales porque responde a una pugna entre la seguridad pública que la gente quiere y las libertades, que también todos anhelan”

Leer en LUN

En Portada

cerrar