Columnas

14 de julio de 2015

Victimización y delincuencia

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Fabián Urrutia, sociólogo y académico del Observatorio de Desigualdades de la Universidad Diego Portales Por Carta de Fabián Urrutia
Fabián Urrutia, sociólogo y académico del Observatorio de Desigualdades de la Universidad Diego Portales

Fabián Urrutia, sociólogo y académico del Observatorio de Desigualdades de la Universidad Diego Portales

Señor director:

Recientes eventos de notoriedad pública han fortalecido el discurso que establece que la delincuencia es mayor que antes, que los ataques son más violentos y que el Estado no ha hecho nada para cambiar esta realidad.

La delincuencia es un problema y tiene consecuencias que pueden ser traumáticas para sus víctimas. Es necesario poner en perspectiva la evolución y características que tiene este fenómeno, así como las consecuencias de pensar que la única solución es el encarcelamiento. Las dos principales encuestas de victimización en Chile son el Indice Paz Ciudadana, de la Fundación Paz Ciudadana, y la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana, del Ministerio del Interior. Mientras la primera muestra estabilidad en la victimización (aunque en 2014 evidenció el nivel de victimización más alto de los últimos 15 años, un 43,5%), el segundo muestra una fuerte disminución desde el 43% de 2003 al 25% de 2014. Por lo tanto, discusiones metodológicas más o menos, se puede afirmar que la victimización se ha mantenido estable.

Las principales víctimas de la delincuencia no viven en los barrios del último “cacerolazo”, sino en las comunas más pobres de las grandes urbes. La delincuencia se enmarca en un fenómeno más general de violencia que azota sus relaciones cotidianas y de la cual no se escapa con más cárcel; ahí el circuito de violencia no se interrumpe, sino que se fortalece y se extiende al exterior de nuevas formas.

Por lo tanto, si bien es necesario mejorar la política de seguridad pública, también se debe incluir una perspectiva más comprensiva que entienda que la delincuencia es la manifestación de un amplio entramado de violencia necesario de atacar a través de educación y políticas culturales e inclusivas.

 

Fabián Urrutia Velásquez

Sociólogo y Magíster en Métodos para la Investigación Social

Observatorio de Desigualdades UDP

 

Ver carta en latercera.cl

En Portada

cerrar