Columnas

11 de octubre de 2016

Voto de chilenos en el extranjero: “se trata de algo que debió de realizarse hace varios años”, dice experto

Por Mauricio Morales
Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

Mauricio Morales, director del Observatorio Político Electoral UDP

La medida se celebra, pero todos coinciden en que el país se encontraba en un evidente retraso, comparado con la región, en la materia del voto en el extranjero.

Pero, finalmente, fue la propia presidenta Michelle Bachelet quien promulgó el pasado viernes la ley que regula el derecho a voto de los chilenos en el extranjero. Esta ley entrará en vigencia en las elecciones presidenciales del año 2017.
Una presentación esperada

“La espera terminó, fue larga, pero terminó”, destacó la mandataria, al momento que indicaba que “a partir de ahora estamos asegurando que los compatriotas que residan fuera del territorio nacional puedan votar en las elecciones presidenciales, en las primarias presidenciales y en los plebiscitos nacionales”.

La presidenta indicó que con esta ley “estamos honrando la democracia al permitir que cada uno de nuestros compatriotas tenga efectivamente la posibilidad de marcar su preferencia”.
Cómo funcionará el proceso

“Los chilenos deberán inscribirse en el consulado correspondiente o ante la jefatura de Extranjería y Policía Internacional de la PDI al entrar o salir del país. Con estos datos se va a lograr un padrón de chilenos en el extranjero. Luego los 110 consulados de nuestro país en el exterior serán actores relevantes en el proceso, porque cada uno de ellos tendrá al menos una junta electoral presidida por el respectivo cónsul. Serán en total 112 juntas con al menos un local de votación”, completó la mandataria.

“No sólo se podrá votar en consulados, sino que también podrá disponerse la insistencia de otros locales de votación si así se requiere. De cualquier manera, los locales serán definidos 90 días antes de la votación y publicados en el sitio web del Servel”, concluyó.
¿Puede ser relevante?

Conversamos con el experto electoral de la Universidad Diego Portales Mauricio Morales.

“Esta nueva legislación dice que ingresarán al padrón cerca de 500 mil personas, ellas podrán participar en primarias presidenciales, en presidenciales, en referéndums y en plebiscitos. Desde el punto de vista de la composición política de estos nuevos votantes, actualmente no tenemos una idea precisa y clara”, explica el cientista político.

“Ese temor que articuló la derecha política para rechazar el proyecto, argumentando que los extranjeros eran de una marcada tendencia centroizquierdista actualmente no tiene concordancia con las especulaciones que se manejan. Actualmente se observa que este padrón de chilenos en el extranjero responde a una mirada política mucho más heterogénea”, comenta Morales.

“Chile era uno de los pocos países, pertenecientes a la OCDE y de la América Latina, que no tenía aplicado el voto en el extranjero. Se da una puesta a tono con la tendencia mundial. Claramente se da que esta instauración no responde principalmente a una maniobra política de la centroizquierda, pues, actualmente, esta tendencia en los extranjeros no es una constante. No esta esa idea de que los extranjeros son principalmente exiliados, se trata de una expansión de la democracia”, concluye el director del Observatorio Político Electoral de la Universidad Diego Portales.

Para René Jofré, experto electoral, la implementación responde a una deuda y a ponerse al día con los tiempos eleccionarios.

“Lograr el voto de los chilenos en el exterior es una aspiración largamente postergada, y nos pone al día con la mayor parte de los países democráticos, donde se trata de una práctica muy habitual. Basta ver cómo los extranjeros votan en nuestro país en sus respectivos consulados”, explica.

“Nos encontrábamos muy atrasados en la materia, situándonos en los márgenes adecuados de la democracia. Es una gestión que se celebra, pero se trata de algo que debió de realizarse hace varios años. En cuanto al voto en sí, lo más probable es que se mueva en una distribución normal, pasando por todos los sectores políticos. El impacto será principalmente porque se sumará una nueva zona a contabilizar el día de las elecciones”, manifiesta Jofre.

“Sin duda que en la derecha más cavernaria y menos globalizada exista temor, pues se trata de un sector bastante cerrado en sus premisas. Pero se trata de algo imposible de constatar sobre la intención de voto en el extranjero, y hacer un pronóstico es imposible pues no se ha establecido una tendencia”, concluyó el experto electoral.

Quien comentó la promulgación fue la senadora PS Isabel Allende.

“Esta ha sido una larga lucha. Hubo intenciones de ponerle condiciones y requerimientos que eran inaceptables, como que los compatriotas debían venir a Chile cada cinco años. Al final de una larga lucha, lo hemos logrado. Para mí es un día histórico, me siento profundamente contenta, que por fin Chile dio el paso decisivo para profundizar la democracia”, señaló.

La senadora destacó el rol que tuvieron las comunidades de chilenos en el exterior en la promulgación de esta ley.

“Sin ellos esto habría sido imposible. Porque la verdad es que siempre nos ponían dificultades. Me acuerdo incluso que en el gobierno de Sebastián Piñera insistía en poner condiciones que para nosotros eran inaceptables. Hoy día, no hay condiciones, excepto ir a registrarse al respectivo consulado y nuestros compatriotas podrán ejercer su derecho”, concluyó.

Era una de las noticias que más expectación generaba en la ciudadanía. Discutida en el parlamento, no siempre contó con la dedicación que se creía, pues dividió a diputados y senadores.

Leer artículo en Cambio 21

En Portada

cerrar