Columnas

14 de octubre de 2016

¿Voto obligatorio, voluntario o electrónico? El debate que abre la abstención

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone
Por Fernando García Naddaf
Fernando García Naddaf, Director del Magíster en Política y Gobierno UDP.

Fernando García Naddaf, Director del Magíster en Política y Gobierno UDP.

La baja sostenida en los índices de participación electoral en las recientes elección presidenciales y municipales puede acentuarse en los comicios del próximo 23 de octubre, dando pie a una ser de iniciativas que buscan reponer la obligatoriedad del voto. Un discusión donde la élite política pone todas sus fichas, para recuperar la legitimidad perdida por sus actos.

En las pasadas elecciones municipales de 2012, con la implementación del sistema de inscripción automática y voto voluntario, las campanadas de alerta en los partidos políticos tradicionales y la élite se encendieron en vista de la crisis que se les venía encima. El 60% de abstención era la primera señal concreta de la ciudadanía de su desafección de la política. 

El hecho repitió, aunque con menos contundencia las elecciones presidenciales donde la participación alcanzó casi el 50%. Sin embargo, las luces quedaron encendidas para reinstalar la discusión respecto si participar de los eventos electorales debe ser voluntario u obligatorio.

De esta forma se han presentado una serie de ideas respecto de como revertir la abstención para aumentar los niveles de participación electoral de los ciudadanos. La reinstauración del voto obligatorio o el uso de plataformas electrónicas como el voto electrónico han sido puesto en la mesa por diferentes parlamentarios.

En este sentido, el senador Francisco Chahuán (RN), otrora defensor del voto voluntario, es uno de los más fervientes defensores de la vuelta de la obligación de ejercer el voto. Su argumento se basa en que “Estamos frente a una crisis de legitimidad que es multifactorial, que no solo se relaciona con una crisis de confianza con la política, sino que también la interpersonal y se rompió el sentido de comunidad. Estamos en una cultura del metro cuadrado”.

Al mismo tiempo, Chahuán recalca que esta desafección tiene que ver con el momento social del país más allá de su situación política y declara que “Existe ausencia de un proyecto colectivo de nación, y eso va a acompañado de la indiferencia de los procesos sociales y políticos. Chile se encuentra en medio de una transición entre el país que somos, el que queremos ser y el que soñamos. Chile no se reconoce a sí mismo ni culturalmente ni territorialmente”.

En palabras del diputado y jefe de bancada del PPD, Ramón Farías, quién además impulsa la instalación de la plataforma de voto electrónico en el país, señala que el escenario abtencionista que se encuentra en ciernes tiene relación con que la ciudadanía, no percibe importancia en su actuar y que para revertir la situación “creo que la gente tiene que sentir que su voto es importante. En la próxima elección se cierra la etapa del binominal y habrá distritos más grandes y con mayor cantidad de diputados, poniendo de ejemplo el distrito donde que represento que pasa de tener dos diputados a siete”.

Y al mismo tiempo, cree que se deben asumir responsabilidades por ambas partes, clase política y ciudadanía, para la superación de este momento “Hay que reencantar a la ciudadanía, pero se requiere tener ganas de ser reencantadas. Este no es un esfuerzo de la clase política, también debe ser de los medios o del gobierno de turno. También los medios deben ayudar a que la gente se acerque a votar, para cambiar a los que no  nos gustan. Porque la gente dice “no vamos a premiarlos con el voto” lo que es todo lo contrario a lo que sucede en la realidad”.

En Portada

cerrar