Columnas

28 de julio de 2015

Y después del Acuerdo de Unión Civil, ¿qué?

Por Entrevista a Alejandra Ramm
Alejandra Ramm, Directora del Observatorio de Desigualdades

Alejandra Ramm, Directora del Observatorio de Desigualdades

A partir del 22 de octubre las parejas homosexuales podrán formalizar su relación ante la sociedad y el Estado mediante un Acuerdo de Unión Civil (AUC) que se firmará ante notario. La pelea de los movimientos homosexuales por lograr lo que se considera un reconocimiento de sus derechos fue larga y no termina: quieren lograr el derecho al matrimonio y ya se discute en el Congreso si quiénes firman el AUC podrán adoptar.

¿Cuán rápido avanzará la sociedad chilena en esa línea? Las respuestas las da Alejandra Ramm, directora del Observatorio de Desigualdades de la UDP.

-¿Se puede esperar con el AUC, tal como pasó con la ley de Divorcio, que haya una demanda explosiva al inicio?

-Eso es lo más probable. Lo que pasa es que ahora hay muchos casos acumulados de parejas que están juntas, que ya han adquirido bienes y quieren formalizar esa relación, pero no habían podido. Por la ley que existía, esas parejas eran totalmente discriminadas. Y, claro, pasado el tiempo lo más probable es que eso se vaya estabilizando.

-¿Cuánto tiempo pasa desde esa reacción inicial de alta demanda hasta que decanta?

-Es muy difícil estimar, sobre todo en el caso de Chile, porque como es una comunidad que ha sido muy discriminada y que, obviamente, no se ha visualizado porque pagan altos costos al hacerlo. No es como en el caso del matrimonio, que es una pareja heterosexual y es socialmente aceptado. Hablaría muy bien de las empresas y del Estado, por ejemplo, que así como dan bono cuando te casas, te den bono por el acuerdo de unión civil… pero es latamente improbable.

-¿Cuánto tiempo podría pasar para que se dé  el segundo paso: se formalice el matrimonio igualitario y se llegue a la adopción homosexual?

-Es variable, tiene que ver mucho con la historia de cada sociedad. En las que son más liberales y tienen movimientos homosexuales más fuertes  o que han sido capaces de negociar de mejor manera, ha sido más rápido. Pero eso tiene que ver mucho con el contexto nacional y también con el internacional: estoy segura de que en Chile no se habría  logrado hacer todos los avances si no hubiera habido un contexto internacional que mostraba que sí, que esto efectivamente se puede hacer, se puede legislar y que es algo valorado, porque reconoce los derechos de todas las personas homosexuales. En la mayoría de estos temas Chile avanza más bien presionado por el contexto internacional, que ayuda a los grupos que están acá y que han sido discriminados.

 

Ver entrevista en la segunda.cl

En Portada

cerrar