Noticias

12 de noviembre de 2018

Académica Hillary Hiner comenta su participación en Congreso sobre Género en Brasil

Hillary Hiner, académica de la Escuela de Historia, participó en el Tercer Congreso en Género de la Universidad Federal del Espíritu Santo en Brasil. La actividad se desarrolló entre los días 6 y 8 de noviembre. En esta entrevista describe su presentación, relevancia de la actividad y sus proyectos de investigación.

¿En qué consistió el Congreso?

El Tercer Congreso en Género, realizado en la Universidad Federal del Espíritu Santo en Brasil, se llevó a cabo en tres días y yo estuve dos. Fue principalmente organizado con un enfoque interdisciplinario respecto al tema de derechos de género y en particular la violencia. Como yo trabajo esas temáticas, me invitaron a la charla magistral de inauguración.
¿De qué trató tu presentación?
Fue bien interesante, porque cuando me dijeron violencia de género y universidad, mi primera aproximación fue creer que era violencia en la universidad, porque en Chile hemos estado muy en eso este año con los paros, tomas y estar hablando constantemente de los protocolos. Pero después de hablar con la principal organizadora, Beatriz Nader, me dijo que podía ser en parte eso, pero además sobre mis propios trabajos, lo teórico de cómo estamos trabajando violencia de género. Por lo tanto, la mayoría de la charla se concentró respecto a cuáles han sido los principales términos y teorías acerca de la violencia vista desde una perspectiva interseccional, que para mí es muy importantee. Pensar la violencia de género pero también en conjunto con raza, clase, etnicidad, orientación sexual, identidad de género.

Además hice un pequeño resumen de cómo se ha trabajado el tema en Chile, las políticas públicas, iniciativas feministas en las que también he trabajado y yo creo que en general hubo mucho interés en esta comparación de lo que ocurre en Brasil y en Chile. Hubo bastante de eso en las preguntas después de la charla.

¿Cómo contribuye esta actividad a tu desarrollo académico?
Creo que contribuye tanto en mi faceta como académica y como activista, porque efectivamente en este momento estamos en un contexto de un auge de una ola fascista muy fuerte en América y también en otras partes del mundo. Poder compartir con otras mujeres académicas y activistas feministas fue bien interesante y el estar pensando en estrategias en común, pensar en cómo podemos tratar de resistir esta ola fascista, que además busca frenar particularmente estudios que tienen que ver con feminismo, género y sexualidad. Es una ola que es muy amenazante para nosotras feministas. Además es muy complejo porque hasta ahora pareciera ser que a veces hemos tenido más diferencias internas y dificultad para organizarnos y  para formar este tipo de alianzas en común y creo que es muy importante hacerlo. Hubo mucho de compartir, conocer compañeras, cuáles son sus realidades en sus universidades. Bolsonaro está proponiendo por ejemplo, una política que se llama Escuela sin partido, que es esta idea de que efectivamente habrá una vigilancia y un control por parte de lo que se enseña en la universidad y en particular dentro de los colegios, donde está proponiendo también que los y las estudiantes vigilen a sus profesores.

¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

En este momento estoy un poco en período de transición. El año pasado terminé mi Fondecyt de Inicio sobre violencia y políticas públicas e iniciativas feministas en Chile desde el año 1990 hasta los gobiernos de la Concertación. Ese es un proyecto donde he sacado muchos artículos y capítulos de libro, pero me falta terminar el manuscrito.

En Portada

cerrar