Noticias

3 de julio de 2018

Berta Teitelboim cuenta sobre su participación en panel de expertos que asesora la Encuesta Casen

La académica de la Escuela de Sociología UDP, Berta Teitelboim, participa desde el año 2013 en un panel de expertos que asesora al Ministerio de Desarrollo Social en la elaboración, implementación y análisis de los datos de la Encuesta Casen. A continuación, entrega detalles sobre el trabajo que realiza y algunas claves sobre el funcionamiento de esta encuesta.

¿Cómo se formó este panel de expertos, Berta?

En el momento de la presentación de los datos de la Encuesta Casen 2011, que se realiza a fines del año 2012. Existió un cuestionamiento muy fuerte a los datos entregados, con denuncias, acerca de que habría existido algún tipo de manipulación. El objetivo central de la encuesta es medir el ingreso de los hogares y la distribución de éste, y en estas variables fue donde existió el problema. En una variable no se cumplió con todos los requisitos que se exige para tener una buena medición, se incorporó una pregunta nueva la cual no fue testeada para medir la influencia de estos cambios en el resultado final y eso implicó que pudiese haber cambios que no necesariamente eran comparables con las mediciones anteriores, sino que producto de que se había incorporado una variable nueva. Eso trae un conflicto con la institución que en ese minuto realizaba la  medición que era la Cepal, y que funcionaba como un ente independiente que le daba tranquilidad a todos los chilenos de que las cifras eran las que correspondían. Además de ello, la metodología de cálculo de los errores asociados a la medición de la pobreza no fue bien ejecutada, lo que implicó que se realizaran conclusiones que no se ajustaban a la metodología estadística.

La Cepal entonces se retira del trabajo con la encuesta y se presenta una crisis y es en ese minuto que el gobierno decide formar un panel de expertos. Ellos necesitaban que hubiese gente de distintas universidades y que tuvieran conocimientos en manejo de la Encuesta Casen y que tuvieran conocimientos de diseño de muestras. Entonces me invitaron a trabajar con ellos. Yo he permanecido constantemente en este panel y ya llevo en este grupo tres versiones de la encuesta Casen.

¿Quiénes más participan de este panel?

La comisión del panel está conformada por Benito Baranda (América Solidaria), Ignacio Irarrázaval (Universidad Católica), Osvaldo Larrañaga (Universidad Católica), Juan de Dios Ortúzar (Universidad Católica), Claudia Sanhueza (Universidad Mayor), Gloria Icaza (Universidad de Talca) y yo.

 

 

¿Cuál es el objetivo de la Encuesta Casen?

 

El objetivo de esta encuesta es analizar la evolución sociodemográfica de población, medir los ingresos y la distribución de éstos. Si no fuera por esta encuesta no sabríamos qué cambios sociodemográficos han ocurrido, cuál es el  acceso a los servicios del estado (salud, vivienda, educación) de los distintos grupos socioeconómicos y  tampoco conoceríamos las carencias de la población. Los cambios sociodemográficos en las últimas dos décadas han sido muy importantes, por lo cual es necesario conocer el promedio de hijos por mujer, la proporción de hogares unipersonales, la proporción de jefas de hogares mujeres, la tasa de participación de las mujeres, la tasa de desocupación, los niveles de escolaridad que han tenido un gran incremento o por ejemplo, el poder determinar que la tasa de participación femenina si bien aumenta, en los estratos más pobres las mujeres no se incorporan a la fuerza laboral o se incorporan mucho más lentamente que el resto.

¿Qué grupos son más difíciles de abordar en la encuesta?

Como esta encuesta es realizada por el gobierno también tiene una llegada más fácil a la población. A las personas se les anuncia que irá un encuestador a sus casas, para que la gente no tema, porque en general hay rechazo hoy en día a contestar las encuestas, especialmente las que te preguntan por bienes o por ingresos.

Pero, así y todo, en los sectores altos cuesta mucho que te respondan, porque en general muchos de ellos viven en condominios o en casa con citófonos entonces la gente te rechaza bastante. En los sectores más pobres ocurre, aunque cada vez menos, de que esta encuesta está asociada a lo que era la ficha CAS, que ya no existe hace muchos años, entonces la gente siente que puede perder algún beneficio social, entonces te la contesta con reticencia.

 

¿Qué es lo que se ha logrado concretamente con esta encuesta?

Los resultados obtenidos por la Encuesta Casen han permitido mejorar, rediseñar y crear nuevos programas sociales. En la década del 2000 se diseñaron programas que hasta el día de hoy son muy importantes, como, por ejemplo, la pensión básica solidaria o el programa de protección social Chile solidario, el Programa Puente, que era un programa de intervención muy masivo en los cuales se iba a las viviendas o a los hogares de la población que quedaba clasificada como indigente o extremadamente pobre. En base a la encuesta Casen en el año 2000 se determinó que con la política social que había en ese minuto la indigencia iba a disminuir muy lentamente, ya que ya era muy baja y que la única manera de poder disminuir esos niveles que quedaban era interviniendo directamente en los hogares , porque en general habían problemas que no se podían resolver en forma masiva, que eran particulares de cada hogar tales como  enfermedades, no tener con quién dejar los niños para salir a trabajar, falta de capacitación,  adultos mayores que no tenían acceso a determinados servicios, madres solteras jóvenes que dejaban el colegio, entonces gracias a esa intervención se logró avanzar bastante en esa población que era la más vulnerable.

 

¿Cómo crees que se va a seguir desarrollando esta encuesta?

Yo creo que esta encuesta es imprescindible y es muy demandada por todas las instituciones. Creo que en esta versión va a salir un muy interesante análisis del tema de la migración. Ya en la encuesta pasada uno podía determinar que los niveles educacionales de los migrantes en Chile eran mayores que los niveles educacionales de los chilenos y ahora se va a poder hacer un análisis mucho más fino.

Yo creo que es una encuesta que está muy consolidada y que en un futuro puede ser más reducida, no tan amplia, porque con las grandes bases de datos que tiene la administración pública se debería avanzar en tener información sin necesidad de un formulario tan largo, lo que significaría un menor gasto y tener los resultados de manera más eficiente. Es una encuesta que tiene para muchos años y que sigue entregando una información muy valiosa.

En Portada

cerrar