CATH COLLINS: “EL BICENTENARIO DEBE MARCAR UNA LÍNEA, LOS DERECHOS HUMANOS NO PUEDEN ESTAR ASOCIADOS SIEMPRE CON PINOCHET”

A medida que se aproxima la fecha de la conmemoración del bicentenario, muchos comienzan a preguntarse cómo es percibida la imagen de Chile en el extranjero. La cientista política Cath Collins inició, hace algunos años, un estudio en el que aborda los efectos que ha tenido la experiencia de violaciones masivas a los derechos humanos en la configuración de la identidad de este país. Las conclusiones apuntan a que una de las imágenes más indelebles, en la percepción mundial, sigue siendo la de Augusto Pinochet y su gobierno dictatorial.

En el marco del Seminario “Chile y América Latina en el Bicentenario: ciudadanías, democracia y narrativas históricas”, que se llevará a cabo entre los días 25 y 26 de agosto, Collins presentará una exposición donde profundiza este tópico, del que nos adelanta que “lamentablemente, el nombre de Chile no se asocia solamente con la estabilidad política y éxito económico que se quiere proyectar, sino también con los arquetípicos regímenes dictatoriales del Latinoamérica de los 1970 y 80s”.

–          La muerte de Augusto Pinochet ¿podría marcar el fin de esta asociación entre Chile y su imagen?

–          La muerte de Pinochet sin duda marcó el fin de una etapa, después de la cual se ha querido, quizás, perfilar más bien a Bachelet como estampa principal. La derecha política y las FFAA también han empezado a marcar distancia de la figura de Pinochet, buscando otros referentes. Sin embargo, queda un resabio importante en que Chile aún no ha sido del todo capaz de concebir los Derechos Humanos como son vistos en buena parte de Occidente: como un compromiso ético transversal, intrínsico al estado democrático moderno.  En Chile el término sigue siendo casi exclusivamente definido por su antitesis: los atropellos y violaciones que se dieron durante la dictadura.

–          ¿Han intentado los gobiernos democráticos post dictadura re-significar el tema de los Derechos Humanos?

–          Claramente lo han intentado, y si bien a Bachelet se le tiende a atribuir más cercanía personal al tema, de hecho Lagos fue quien logró imponer un importante punto de inflexión con las FFAA y otros sectores claves. Por su parte, el gobierno de Sebastián Piñera ha mostrado gran interés en posicionar a Chile para ser reelegido al Comité de ddhh de la ONU.  Pero en la tribuna internacional se estaría muy atento a que no existan contradicciones entre la postura de Chile sobre Cuba o Venezuela, por un lado, y sobre amnistías y posibles indultos nacionales, por otro.  El problema, insisto, es que en Chile no se ha re-significado el término.

Según la cientista política, la coyuntura presentada por el reciente giro hacía un gobierno de derecha, democráticamente elegido, es un importante ‘momento de verdad’ que abre la posibilidad de dejar atrás la sombra de la dictadura y el exagerado espacio que aún ocupa Augusto Pinochet en el imaginario político, tanto dentro como fuera del país. “El Bicentenario debe marcar una línea, debemos dejar de discutir exclusivamente lo que hizo o no Pinochet sobre derechos humanos y comenzar a considerar lo que los chilenos de hoy quieren hacer con ellos; para transformar los derechos en un valor propio que alumbra la entrada al próximo centenario”.

Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.