Noticias

30 de mayo de 2018

Convocatoria a número monográfico: “Arte e identidades nacionales”

La Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales (RIIN) abre convocatoria a número monográfico “Arte e identidades nacionales” de la Revista de Investigación Arte y Sociedad.

Presentación e Intenciones

Este número de Arte y Sociedad, de carácter monográfico, acogerá colaboraciones de investigadores de diversas disciplinas y tendencias, que han
dirigido su atención y sus reflexiones al tema que aquí nos convoca: la interrelación de las expresiones artísticas y de las identidades nacionales de
quienes las llevan a cabo. Se invita, pues, a la comunidad académica a presentar estudios y análisis que contribuyan a enriquecer las perspectivas de
debate y de discusión sobre estas cuestiones.
Abundan testimonios de la manipulación del arte al servicio de regímenes totalitarios. Bastará recordar los casos del fascismo italiano, el
nacionalsocialismo alemán o el comunismo soviético y chino, coincidentes todos ellos en el establecimiento de sistemas de control y de represión, que determinaban las ‘producciones’ artísticas que respondían al espíritu y al interés nacionales, y condenaban al ostracismo a las que se consideraban
desviaciones contaminadas por ideologías perversas.
Al margen de esa instrumentalización del arte al servicio del Estado de matriz hegeliana, resulta evidente que el ‘sentimiento’ artístico responde a la
conciencia que el individuo posee de sí mismo: un modo de autocomprenderse que se halla mediatizado por los contextos ‘nacionales’, entendidos éstos como los marcos de referencia comunes a todas aquellas personas que han nacido en un mismo territorio, y que comparten historia, cultura y lengua.
Esa comunidad de origen genera vínculos identitarios que presuponen la distinción entre el ‘nosotros’ y el ‘ellos’, y tienden a caracterizar lo propio como lo correcto y valioso, con el riesgo de una deriva hacia posiciones xenófobas. Cabe, sin embargo, una profundización en lo nacional abierta a la aceptación del otro como contrapunto o como reactivo capaz de revitalizar las potencialidades del grupo nacional identitario. En ese sentido, lo autóctono se abre a lo foráneo, enriqueciéndose así las tradiciones nacionales.
No puede dejar de mencionarse a este propósito el ‘descubrimiento’ que hace la Ilustración, en el siglo XVIII, de otros mundos ajenos al europeo, pintorescos, espacios habitados por el ‘buen salvaje’: incomprendidos y mitificados, ciertamente, pero posibilitadores de una apertura a nuevos cánones éticos y estéticos. El Romanticismo, principalmente de la mano de Herder, consolidaría el concepto de una pluralidad de naciones, cada una con su propio ‘centro de gravedad’, y el ideal de autenticidad, de ser fiel a uno mismo: tanto en el caso del individuo (artista) como en el del colectivo (nación).
Y, si nos remitimos a algunas vertientes del impresionismo francés del siglo XIX, apreciaremos un afán de ruptura con el orden imperante, escenificado en el Salon des Refusés y en la adhesión a paisajes exóticos, deslumbrantes, luminosos, que contrastan con la opacidad, el oscurantismo y el talante sumiso y rutinario de las sociedades europeas de la época.
Recorridas ya casi dos décadas del siglo XXI, asistimos en Europa a una revitalización de nacionalismos -el escocés, el catalán, el corso, por citar sólo
unos ejemplos-, que, como sus antecesores del siglo XIX, dirigen sus miradas al arte como expresión genuina de un supuesto espíritu nacional. En todos esos casos se recurre a unas señas identitarias que reivindican la nación como argumento para el acceso a la condición estatal, y sustentan esa nacionalidad en tradiciones artísticas y literarias propias.
Aun admitida la pertinencia o el fundamento de tales aspiraciones, procede romper lanzas en favor de la autonomía de la expresión artística, sin que este reclamo de espacios de libertad implique la negación del imaginario identitario nacional que condiciona y posibilita la plasmación de una obra de arte.

Deadline para la recepción de propuestas
15 de septiembre de 2018

Envíos
El envío de los originales en Word, de acuerdo al formato de la plantilla de la
revista, se hará a los siguientes correos electrónicos:
Manuel Ferrer [email protected], Darío Montero [email protected]

En Portada

cerrar