Noticias

11 de julio de 2016

Directora de la Escuela de Historia UDP da a conocer el proyecto “Las otras guerras de la nación. Pugnas por la chilenidad. 1880s-1930s”

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

consuelo_figueroaLa directora de la Escuela de Historia UDP, Consuelo Figueroa, está en proceso de investigación del proyecto “Las otras guerras de la nación. Pugnas por la chilenidad. 1880s-1930s”. En la entrevista entrega detalles sobre sus objetivos, el aporte a la investigación y cómo ha desarrollado el trabajo.

¿En qué consiste y qué objetivos tiene el proyecto?

Este proyecto tiene como objetivo pensar cómo hemos construido las historias y particularmente la historia nacional, desarrollada en términos bastante singulares. Siempre se han pensado las historias desde las constituciones de los Estado-Naciones, siempre la vemos como una especie de suma de historias nacionales. Entonces, ¿cómo poder desarmar esa construcción, esa forma de entender los procesos históricos y los procesos sociales? Para eso me he situado en los análisis de las guerras. Lo que me interesa es cómo pensar las violencias que conllevan las historias nacionales, porque estos relatos como dice una historiadora peruana, no son más que la sumatoria de las historias de guerra y sobre todo en el siglo XIX y parte del XX, que las seguimos repitiendo. En ese sentido me interesa pensar los conflictos bélicos, me he centrado básicamente en dos conflictos que se dan en el siglo XIX en Chile.

¿Qué metodología ha llevado en la investigación?

Como toda investigación histórica, historiográfica, es bien lenta, archivística. Es ir a meterse a los archivos, a lo que se ha escrito, a los documentos, a la bibliografía. Es buscar en distintos ámbitos no solo en las fuentes oficiales. Yo abordo distintas áreas, por un lado está la historiografía propiamente tal, que va desde los documentos que se crearon en la época a lo que se ha escrito por historiadores acerca de estos hitos. 

También me interesan las otras fuentes, que nos hablan por ejemplo, de la construcción del espacio, cómo se dice geográficamente el Norte y cómo se dice geográficamente el Sur. Cómo se construyen en términos de naturaleza versus civilización, que son los parámetros típicos del siglo XIX pero que se perpetúan hacia el siglo XX.

¿Cuál es el aporte para la investigación?

El aporte básicamente es tratar de pensar distintas formas de decir la historia. Yo creo que cuando construimos relatos unívocos, relatos muy homogéneos, relatos que incluyen a las grandes mayorías, terminamos imponiendo relatos que son sumamente totalitarios y excluyentes de distintos grupos. Es decir, nuestras historias, y esto para nadie es desconocido, suelen ser historias por de pronto, masculinas, racialmente “blancas”, heteronormadas, son historias que siguen una línea pero no nos explican las diferencias, no nos explican los que quedan fuera y me parece que eso puede ser extremadamente dañino para entender los procesos que estamos viviendo.

¿Quiénes han participado en el proyecto?

Este es un proyecto personal, es mi tesis doctoral. A ratos han participado muchos estudiantes conmigo, particularmente a través de ayudantías de investigación y prácticas electivas. Algunos han hecho tesis en torno a estos trabajos y también he estado en permanente diálogo con otros historiadores. El trabajo de los historiadores es muy individual, a veces solitario, pero uno no puede estar ajeno, siempre está conversando con otros y otras. Yo participo con grupos que trabajamos temas similares en América Latina.

En Portada

cerrar