Encuesta UDP 2013, de cara a las elecciones parlamentarias: ¿Cuán fácil es sobornar a un parlamentario?

Ad portas de las elecciones parlamentarias el próximo 17 de noviembre, la ciudadanía parece estar disconforme e instala al Congreso en el banquillo de los acusados. Así lo revelan los resultados de la Encuesta Nacional UDP 2013 (primer semestre), que además de situar a la Cámara de Diputados y al Senado entre los lugares más bajos de nivel de confianza (lugar 11 y 12, entre 13 instituciones), revela otras cifras aún más punzantes, relacionadas con la vulnerabilidad ética de los distintos actores sociales.

El sondeo indagó en cuán fácil creen los entrevistados que es sobornar a un parlamentario. El 48% (en su mayoría menores de 45 años, de alto nivel socioeconómico, de regiones y de ideología política de izquierda) considera que es muy fácil/fácil. De hecho, los congresistas ocupan un deshonroso tercer lugar de una lista de 8 actores, después de los funcionarios municipales y estatales.

Visto a la inversa, solo un 7,5% de la población muestra bastante/mucha confianza en el Senado, y un 7,7% en la Cámara de Diputados. Al individualizar en actores (confianza en “su diputado” o en “su senador”), la situación no es más auspiciosa; solo un 8,1% de los encuestados dice confiar bastante o mucho en sus parlamentarios.

¿Qué harán los actuales congresistas que repostulan a sus cargos para reencantar a sus electores? ¿Cuáles son las claves y desafíos para los nuevos aspirantes al Congreso en los descuentos de esta nueva elección? Las cifras hablan de un panorama difícil, donde la ciudadanía tiene la última palabra.

Ver informe aquí

Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.