Noticias

9 de junio de 2014

Reportaje Diario Pulso: Estudio UDP, reforma al binominal de La Moneda incrementaría votos nulos y blancos

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

En un estudio de 25 páginas, los expertos electorales de la Universidad Diego Portales Mauricio Morales, Kevin Díaz y Alexis Marambio, proponen cambios al proyecto de reforma al binominal propuesto por el gobierno, justo en momentos donde los partidos preparan sus indicaciones y el ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, ya confirmó que se realizarán modificaciones al proyecto original.

votoReportaje publicado en Pulso, ver nota original aquí.

Los investigadores plantean varios puntos donde el proyecto de gobierno debería tener cambios. Advierten que se mantiene la sub y sobrerepresentación en algunos distritos pese al redistritaje y que el 2N puede ser contraproducente en distritos grandes.

En un estudio de 25 páginas, los expertos electorales de la Universidad Diego Portales Mauricio Morales, Kevin Díaz y Alexis Marambio, proponen cambios al proyecto de reforma al binominal propuesto por el gobierno, justo en momentos donde los partidos preparan sus indicaciones y el ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo, ya confirmó que se realizarán modificaciones al proyecto original.

Uno de los puntos cuestionados por los autores es la fragmentación que se podría producir bajo la fórmula 2N -que permite presentar el doble de candidatos por escaño- en los distritos que eligen más diputados. En el caso de los distritos de ocho, hasta 16 candidatos podrían presentarse. 96 aspirantes si compiten seis coaliciones.

“El exceso de candidatos no hará otra coa más que confundir a los electores”, se lee. “Si el binominal bloqueaba la competencia y reducía la oferta, el proyecto, tal como está, se pasa al otro extremo”.

Un dispersión así podría resultar contraproducente a la meta de convocar a la ciudadanía a votar en el escenario actual de voto voluntario. Para probar lo complejo pero podría resultar, se analiza la votación nula y blanca de la última elección de Cores.

“Existe una relación lineal entre el número de candidatos a Core y el porcentaje de votación nula y blanca”. Así, si el promedio de candidatos en papeleta fue 21, las provincias con un número superior de aspirantes tienen más de un 13% de votación blanca y nula.

También se concluye una relación directa entre la ruralidad y pobreza de la población y el porcentaje de nulos y blancos. Se comprueba que el factor de contar con menos información es gravitante, incluso sin mirar otras variables, y que el costo de información para los electores aumentan con la proliferación de candidatos.

En resumidas cuentas se plantea que “se debe estudiar una propuesta alternativa para le proliferación de candidatos. Claramente, duplicar los candidatos en distritos grandes puede conducir a la fragmentación, desinformación y confusión”.

Frente al redistritaje incluido en la propuesta de La Moneda el texto desmitifica, con análisis y gráficos, el argumento que es antojadizo o un “traje a la medida” del gobierno, partiendo de la base que el diseño original que sustenta el sistema binominal se hizo en dictadura “con un criterio evidentemente político”. Se afirma que existe una “fuerte correlación entre el porcentaje de población rural y la votación del “Sí” en el plebiscito.

No obstante, el cambio no es radical. El texto reconoce que el rebaraje propuesto es en base al existente modelo electoral, porque “era muy difícil, imposible más bien dicho, descomponer los distritos originales y luego agregarlos en nuevas unidades”. Uno de los factores fundamentales: la determinación de impulsar esta nueva fórmula corresponde a los actuales parlamentarios a los que les afectará directamente cualquier nuevo diseño, “por lo tanto no era viable intervenir el mapa de manera tan invasiva”.

Ahora bien, pese a las correcciones los investigadores advierten que algunas zonas se mantendrían subrepresentadas (distritos de la Región Metropolitana), y otros sobrerepresentados (como en Atacama) en caso de implementarse la iniciativa, esto se podría corregir reasignando escaños sin necesidad de alterar los 155 propuestos.

“Incluso, la Cámara podría quedar con 150 escaños mejorando la relación entre éstos y la población”, se afirma.

Para ver cómo hubiese afectado el modelo propuesto por el gobierno la pasada elección parlamentaria, puntualmente en diputados. Al comparar con la actual correlación de fuerzas, casi no cambiaría la actual situación. La Nueva Mayoría bajaría levemente del 55,8% al 55,5% y la Alianza, en tanto, subiría de 40,8 al 41,3%. Asimismo, el oficialismo seguiría teniendo los quórum necesarios para impulsar reformas que necesitan mayoría.

Los expertos electorales tienen un último punto entre las materias a corregir durante la tramitación del proyecto: la Ley de Cuotas.

Se plantea que se debe estudiar un mecanismo para equilibrar la competencia entre hombres y mujeres. “Las cuotas son necesarias, pero no suficientes”, afirman. Dudan de la eficiencia del bono de 500 UF al partido por cada mujer electa. “Parece mejor opción aumentar la devolución por concepto de gasto para aquellas mujeres “no incumbentes”. Esto podría darles más tranquilidad y seguridad al momento de enfrentar sus campañas”.

Mauricio MoralesEntrevista al investigador ICSO, Mauricio Morales, ver nota original aquí.

Mauricio Morales: “Esta reforma debería revisar la Ley de Financiamiento”

El cientista político y experto electoral afirma que un diseño más representativo podría aumentar fácilmente a 185 ó 195 escaños en la Cámara de Diputados, muchos de ellos para la Región Metropolitana. Y frente a la fórmula 2N para fijar el número de candidatos propone una M+2 en los distritos sobre cinco diputados para controlar la posible fragmentación.

¿Mejora la representación con el proyecto?

-En el dibujo original de los distritos que hizo el régimen de Pinochet, había , lo que se denomina, gerrymandering, es decir, todos los distritos repartían dos escaños, pero había distritos muy grandes y otros muy pequeños. Lo que se hizo ahí fue sobrerepresentar las zonas urbanas. Lo que hace este proyecto es tratar de fusionar los distritos pre existentes. Era inviable, armar nuevamente los distritos, considerando que las personas que votan la reforma son los propios incunventes, existe es una limitación política ineludible para poder diseñar los nuevos distritos. Así todo, el nuevo mapa electoral garantiza una mejor representación del voto. Claramente no lo corrige 100% porque los distritos de la Región Metropolitana (RM), están casi todos subrepresentados, pero es lo máximo que se pudo hacer, considerando la repartición de 155 escaños.

¿Qué debiese pasar para mejorar la situación en la RM?

-Asignar más escaños con una cifra que eventualmente alcanzaría para una Cámara entre 185 y 195 escaños, con el fin de esos escaños restantes, entregárselos a la RM. Eso ya implicaría aumentar exageradamente el tamaño de la legislatura.

Sin la fórmula 2N, ¿cuál es el óptimo de candidatos para evitar el riesgo de fragmentación en distritos grandes?

-Si hay una súper oferta, lo más probable es que tengamos un incremento en nulos y blancos. Habría que duplicar en los distritos pequeños, hasta 4. Por ejemplo, en un distrito de 2, que cada pacto lleve 4, en el de 3 que cada pacto pueda llevar 6 candidatos y en el de 4, que cada pacto pueda llevar 8 candidatos, De 5 hacia arriba, debería regir la regla de M+2, en un distrito de 5, 7 candidatos; en uno de 6, 8; en uno de 7, 9; y en uno de 8, 10. Con eso se controla la fragmentación y la oferta.

Si el 2N finalmente no se toca, ¿qué resguardos se debe tener con los independientes?

-Por naturaleza, son candidatos que corren por fuera de las listas y por lo tanto, son una lista en sí mismos, es decir, no deberían sumar con nadie, son independientes. Si antes, por ejemplo, Giorgio Jackson era diputado por el distrito 22, que es Santiago, ahora va a tener que recorrer también Providencia, Ñuñoa, Macul, La Granja y San Joaquín. En consecuencia, la pega se les va a triplicar, pero son las condiciones, las reglas del juego. Si es independiente, tiene que asumir como tal. Si es independiente políticamente, también es independiente electoralmente.

¿Cómo se avanza?

-Esta reforma también debería revisar la Ley de Financiamiento, no sólo de campaña, sino de partidos. Si no hay un cambio en las reglas de financiamiento, un independiente de un distrito muy grande, probablemente, prefiera ir dentro de una lista e institucionalizarse dentro de esa lista, que competir como independiente puro. Por dos cosas: por una cuestión de recursos y también por estrategia electoral. Dentro de un pacto él entra a sumar a votos a una lista y los votos de la lista también le sirven. La chance de mantener el escaño, es mucho más amplia dentro de un pacto.

¿Qué debe pasar para que algunos partidos se favorezcan abandonando la coalición de gobierno?

-En un sistema electoral como el que se está planteando, las coaliciones podrían ser mucho más flexibles. Por ejemplo, si RN decidiera competir sola en el binominal, estaría, prácticamente, dilapidando todo su poder electoral y dejando al margen a la UDI, es decir, prácticamente la derecha desaparecería. En un sistema más proporcional, si RN decidiera competir en solitario, bajaría su representación, pero no desaparecería. Con este nuevo sistema electoral, tienes mayores dosis de independencia y no estás forzado a estar en una coalición en la que no quieres estar.

En el estudio se propone una Cámara con 150 diputados. ¿De qué depende bajar en 5 la propuesta del Ejecutivo?

-Con 155 diputados tenemos un aporcionamiento razonable, considerando el porcentaje de población de cada distrito y el porcentaje de escaños que se distribuyen, pero hay algunos distritos que tienen un número de escaños que no está acorde a su volumen poblacional. El más evidente es el 4 que agrupa a todas las comunas de la tercera región, a ese distrito se le asignan 5 escaños, cuando deberían ser como máximo 4. Los otros distritos que se podrían examinar como posibles candidatos a reducir el número de escaños a elegir son los distritos de la séptima y novena región. La otra opción, sería disminuir escaños en los distritos extremos, pero eso implicaría dejarlos con binominal.

En Portada

cerrar