Noticias

16 de octubre de 2018

Francisco del Campo describe el libro Transiciones. Perspectivas historiográficas sobre la postdictadura chilena. 1988 – 2018”

El coordinador académico del programa de Bachillerato en Ciencias Sociales y Humanidades UDP, Francisco del Campo, entrega detalles del libro Transiciones. Perspectivas historiográficas sobre la postdictadura chilena. 1988 – 2018”. Asimismo, como parte de los compiladores del texto participó Aníbal Pérez, académico de Bachillerato. La actividad de lanzamiento se realizará el jueves 18 de octubre a las 18:30 hrs., en la sala A-42 del edificio Aulario, ubicado en Ejército 326, Santiago Centro.

¿En qué consiste el libro?

La temática son las transiciones. El objetivo que tiene el libro es desarticular las visiones hegemónicas de la transición, que tienden a visualizar los problemas políticos en razón de las élites políticas. Lo que nosotros buscamos con esto es dar una mirada historiográfica al fenómeno, a través de estudios de casos y ver cómo tuvieron la experiencia del proceso transicional otros actores, pensar que cada actor y fenómeno tiene su propia temporalidad. La idea fuerza del libro y el eje matriz de todas las reflexiones, es desmantelar esa tendencia a entender que la transición fue un proceso homogéneo y convocante a todas las fuerzas políticas que lucharon contra la dictadura.

¿Cómo se construyó el texto?

El texto nace por una inquietud de la Editorial América en Movimiento, a propósito de los treinta años del plebiscito. Además ocurre en un área de la historiografía chilena en la que hay una suerte de revitalización de la historia política, y está muy entrelazada con la historia del tiempo presente. En el fondo, construimos una red de colegas que habían trabajado el período en base a distintos estudios monográficos sobre actores y fenómenos. Se da la particularidad de que cuatro de los autores de los capítulos, son profesores de la Escuela, como es el caso de Eduardo Godoy, Verónica Valdivia, Aníbal Pérez y yo. Por otra parte, hay una cuestión de sello generacional también en el trabajo historiográfico.

Si es que hay un desafío que la historiografía permanentemente está desarrollando, es poner en duda las propias construcciones que la historiografía hace. Es necesario desde una perspectiva académica, sujeta al rigor propio de la disciplina, comenzar a ver qué es lo que sucedió para instalar temas en el debate, sobre todo cuando observamos un debate que está en disputa.

¿Cuáles son las principales reflexiones?

Yo creo que la principal reflexión es hablar de la transición en una pluralidad de dimensiones. Hablar de las transiciones creo que es una propuesta que si bien no es novedosa, porque hoy en día está bastante instalado hablar de las derechas, de las izquierdas que hablan sobre los matices, pero creo que es necesario hacerlo sobre esas transiciones y diversidad social que estuvo vinculada, que cumplió un rol en el proceso de la transición y que por distintas razones que se buscan resolver en el texto, estuvieron silenciadas por esas formas y esa práctica política que se instaló en el Chile de los 90, cuando hablamos de despolitización, desmovilización, desafección de la política y deslegitimación de los poderes del Estado.

¿Cuál es el aporte de este libro?

Esto se encuentra en línea con la Facultad, ya que tiene una vocación explícita y un proyecto académico que pretende reflexionar sobre el Chile reciente. Distintos proyectos y agendas de investigación, ponen en el centro del debate y en el foco de sus preocupaciones intelectuales la forma como se configura Chile hoy. Queremos estimular el debate académico y ciudadano sobre la democracia actual, sobre las implicancias que tiene la vida en democracia y cómo se construyó. Para eso el espacio académico de la UDP, el ICSO y la facultad es fundamental para nosotros, porque nos permite abrir el debate y proponer una mirada interdisciplinaria. En cuanto a los estudiantes, tengo la impresión de que son bastante críticos y esto les sirve como un insumo. Lo importante del libro es que no busca negar, no niega la transición, como algunas posiciones políticas buscan argumentar.

En Portada

cerrar