Noticias

8 de mayo de 2017

Gemita Oyarzo, relata su postdoctorado acerca de la militancia en el Chile de la postdictadura

20170324_112528Gemita Oyarzo es socióloga de la Universidad de Concepción y doctora en Estudios Americanos de la Universidad de Santiago. Actualmente está realizando su investigación postdoctoral “La vida después de la lucha: Transformaciones de la militancia política en el Chile post dictatorial (1990-2016)” en la Universidad Diego Portales.

¿De qué trata el proyecto?

Mi proyecto justamente es una continuación de lo que hice en mi tesis doctoral, sobre las militancias de la lucha antidictadura. En la tesis doctoral hice una revisión general, comparé trayectorias biográficas de distintos militantes, de izquierda el MIR, PC, Partido Socialista y de centro la Democracia Cristiana, puntualmente el llamado sector chascón, porque habían sido los más proclíves a la movilización social. Una de las preguntas centrales de mi tesis era por qué una movilización que había sido tan importante y emblemática, había terminado en una transición a la democracia que se hacía en el mismo marco institucional de la dictadura y con todos los amarres autoritarios que ello significaba.

¿Cuál es el objetivo de la investigación?

El objetivo central de esta investigación es indagar en esas transformaciones de la militancia, a través de cuatro tareas fundamentales. La primera es hacer que los militantes hagan una evaluación de su participación en la lucha antidictadura y por otro lado, hacer un seguimiento de las estrategias de reconversión social y laboral. A mí me interesa saber qué pasó con ellos después. porque hubo una importante fracción, por ejemplo, en las juventudes comunistas que se desvinculó formalmente. Quiero saber qué pasó con ellos en ese periodo, en qué trabajaron, cómo su formación profesional influyó también en la transformación de los idearios políticos de izquierda. Luego de que ellos reconstruyen sus trayectorias laborales, personales, les pido que hagan una evaluación del Chile actual. Por último, tiene un cuarto objetivo, que consiste en vincular estas transformaciones de la militancia política con las evaluaciones del Chile actual. En el fondo, hay una hipótesis de cómo se transformaron los idearios políticos, y quiero saber si eso influyó.

¿Cuál es el aporte de este proyecto?

Primero, el aporte tiene que ver con una mirada microsociológica que no existe o que no estaba, sobre todo en los diagnósticos del Chile post autoritario, es decir, hay diagnósticos de lo que ocurrió a nivel macropolítico. Por ejemplo, cómo se transformaron las coaliciones electorales, cómo desde fines de lo 90′ en adelante estamos viviendo un evidente proceso de desafección política, las últimas elecciones votó el 34% del padrón. Ese diagnóstico está más o menos hecho a nivel macropolítico, lo que falta mirar son las tramas microsociales de esa ideologización de la militancia. Por ahí hay un aporte, no solo porque lo reconstruye desde una lógica de la vida cotidiana, para tratar de entender esas transformaciones, sino porque la problematización justamente de esas tramas es la que permite comprender, o al menos agregarle, otros antecedentes al diagnóstico de la desmovilización. Lo que ocurrió es que pasamos de una década del 90′ muy desencatada, donde nadie veía posibilidad alguna de que se reactivara la acción colectiva, a un 2011 espectacular, donde todos nos maravillamos respecto del rebrote de la movilización social, de las marchas estudiantiles. Hay puntos muy oscuros respecto de lo que ocurrió con militantes que habían hecho enlaces importantes entre partido y movilización social, que luego aparentemente quedan fuera del gobierno de la transición y se van para la casa, derrotados, y paralelamente hay un largo silencio respecto de esa desmovilización.

En Portada

cerrar