ICSO-UDP y CEPEI organizan diálogo chileno peruano sobre futuro de la relación bilateral

Con una nutrida asistencia se realizó en Lima, Perú, el panel “Chile y Perú después de La Haya”, que tuvo como objetivo intercambiar opiniones entre personalidades políticas, empresariales y académicas acerca del futuro de la relación bilateral, el pasado martes 13 de noviembre.

La reunión fue organizada por el Instituto de Investigación en Ciencias Sociales (ICSO) de la Universidad Diego Portales (UDP) de Santiago, Chile, y el Centro Peruano de Estudios Internacionales (CEPEI), asociado a la Universidad del Pacífico, con el apoyo del Instituto Internacional para la Democracia y Asistencia Electoral (IDEA Internacional), y forma parte de una serie de actividades organizadas recientemente por instituciones de la sociedad civil e ambos países que, con el apoyo de los gobiernos de ambos países, tienen como objetivo fortalecer el diálogo bilateral en una etapa importante para los dos países.  

El panel del martes 13 fue inaugurado por Percy Medina, jefe de misión de IDEA Internacional en Perú, y Marcos Robledo, coordinador del Observatorio de Política Exterior de ICSO-UDP, destacando la importancia del diálogo entre actores de la sociedad civil para la generación de confianza en la víspera de la etapa final del proceso ante la Corte Internacional de Justicia de las Naciones Unidas, así como para reflexionar sobre las posibilidades que se abren para la relación bilateral luego de la sentencia de la Corte.

Las primeras intervenciones correspondieron al ex Presidente del Consejo de Ministros del Perú y ex Ministro del Trabajo, Alfonso de los Heros, y al ex Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Juan Gabriel Valdés, quienes abordaron “Las relaciones entre los gobiernos de Chile y Perú”. Luego intervinieron Rafael Guilisasti, ex Presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio de Chile (CPC),  y Pedro Olaechea, ex Presidente de la Sociedad Nacional de Industrias (SIN) de Perú, sobre “Las relaciones comerciales entre Chile y Perú”.  Finalmente las historiadoras Carmen McEvoy, de Perú, y Consuelo Figueroa, de ICSO-UDP, se referirieron a “La historia que nos une y el futuro que podemos construir”.

De los Heros señaló que ambos países viven en democracia, han adoptado modelos de desarrollo similares y una mirada convergente hacia el Océano Pacífico, y que en esta etapa los gobiernos deben ejercer liderazgo para que la sentencia de la Corte Internacional de Justicia sea recibida y aceptada rápidamente y en un ambiente adecuado, agregando que si la Guerra del Pacífico no tuvo un cierre adecuado, esta vez se debe superar lo vivido, y que lo anterior constituye una obligación moral de ambos países. Juan Gabriel Valdés, por su parte, coincidió con la necesidad de que la etapa que rodea el término del proceso sea enfrentada de manera amistosa, prudente y constructiva, que la relación entre ambos países vive un momento histórico de integración, el que debe ser desarrollado, pero que es necesario enfrentar los factores que generan desconfianza entre ambas sociedades.

Rafael Guilisasti destacó la profundización que ha experimentado la relación económica bilateral  desde que Perú presentara la demanda ante La Corte de La Haya, destacando el incremento de la migración, del turismo y la gastronomía peruanas en Chile, así como el crecimiento de las inversiones y del comercio. Indicó que las empresas chilenas y peruanas consideran que la asociatividad es el camino más eficaz para una inserción competitiva en el Asia Pacífico y que existe además una creciente convergencia e incremento de intereses comunes, lo que plantea la necesidad de llevar adelante políticas comunes, proceso que en la etapa posterior a la sentencia de la Corte podría avanzar hacia una nueva etapa. Pedro Olaechea subrayó la importancia de que ambos países respeten la sentencia, señalando que constituirá una prueba para la seriedad y credibilidad de las instituciones de ambos países.

Carmen McEvoy, en tanto,  abordó la importancia de la Guerra del Pacífico en la definición de las identidades de Chile y Perú, cada una en oposición el otro, afirmando que es necesario transitar desde los mitos enfrentados del “Perú imperial versus la república modelo”, hacia una identidad común y compartida. Consuelo Figueroa, por su parte, subrayó la necesidad de que en ambos países se analice críticamente la experiencia de la Guerra del Pacífico como un momento de redefinición de las identidades nacionales fundadas en la exclusión de sujetos según categorías de clase, raza y género. Al respecto, planteó que esta es una gran oportunidad para revisitar históricamente procesos que han sido tradicionalmente silenciados y que permitirían avanzar hacia sociedades más inclusivas, plurales y diversas.

Santiago, 14 noviembre 2012.

 

Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.