INVESTIGACIÓN ESTABLECE PARALELOS EN LOS DISCURSOS DEL EJÉRCITO FRENTE AL TEMA DE LA IDENTIDAD NACIONAL

La identidad nacional, su difusión e incorporación entre los ciudadanos, es un tema atingente cuando el país se encuentra próximo a cumplir su segundo bicentenario. Durante el Seminario “Chile y América Latina en el Bicentenario: ciudadanías, democracia y narrativas históricas”, que se realizará los días 25 y 26 de agosto, el doctor en Ciencias Políticas y académico de la UDP, Hernán Cuevas, abordará precisamente esta temática y presentará parte de un estudio en el que pretende ahondar en las características centrales del discurso del Ejército de Chile acerca de lo que ellos entienden como identidad nacional.

 Al establecer un paralelo entre el Ejército al mando de Augusto Pinochet y posteriormente al de Juan Emilio Cheyre, Cuevas afirma hallar continuidades y discontinuidades en el discurso. “El Ejército históricamente ha difundido una noción de identidad de tipo esencialista en la que éste actúa como garante y defensor de ciertos valores patrios y la unidad tanto de su cuerpo como del pueblo de Chile”.

–          ¿Es el Ejército el mayor agente difusor de la identidad nacional en Chile?

–          No, ya no lo es. Hoy existe una gama de agentes estatales y no estatales que difunden versiones de identidad nacional. Por ejemplo, en mi investigación he encontrado que los jóvenes sólo consideran algunos aspectos de la versión militar. Otros agentes imortantes de identidad son la escuela y el mismo Nation Branding, del que ImagenChile es representativo. Estas son otras formas coexistentes de difundir el concepto y las ideas de identidad nacional.

 Otro de los puntos en que convergen se refiere a las ‘amenazas’ que podrían poner en jaque la difusión de lo que se entiende como identidad nacional según el Ejército. Pero identifican diferentes amenazas. Es allí donde surgen las discontinuidades entre un discurso y otro; pues Cuevas afirma que durante la dirección de Pinochet al mando del Ejército, ciertas amenazas correspondían a las ideologías foráneas como el Marxismo-Leninismo, la cultura extranjera, la politización y el antagonismo de clases; mientras que durante el mandato de Cheyre las amenazas provenían de los efectos propios de la globalización como desafiantes frente a la permanencia de tradiciones y valores patrios. Independientemente de las similitudes y diferencias entre un discurso y otro, Hernán Cuevas afirma que “la continuidad de esta concepción esencialista de la identidad nacional podría llegar a ser riesgosa, pues lo que hace es crear posibilidades de chauvinismo” e intenta silenciar la pluralidad de versiones de identidad que coexisten.

Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.