Noticias

4 de junio de 2018

Rossana Castiglioni entrega detalles de la nueva línea de Políticas Públicas de la Escuela de Ciencia Política

La investigadora ICSO y académica de la Escuela de Ciencia Política UDP, Rossana Castiglioni, habla sobre las modificaciones a la malla curricular de la Escuela de Ciencia Política en los lineamientos de políticas públicas y sociales. A continuación, nos cuenta de este cambio en el plan de estudio, los objetivos y el aporte dentro del contexto actual de la escuela.

¿De qué se trata esta modificación, Rossana?

Lo que estuvimos haciendo fue una revisión del plan de estudio y de la malla curricular con el objetivo de, por un lado, fortalecer las políticas públicas y sociales dentro de la malla curricular y, por otro lado, también ofrecer conocimientos y herramientas para los estudiantes y las estudiantes que se insertan más decididamente en el mundo laboral desde el ejercicio de la profesión. Creímos que la mejor estrategia para ofrecer esas habilidades, que muchas veces se requieren en el mundo laboral, era fortaleciendo las políticas públicas y sociales al interior de la malla. Luego, otro objetivo transversal que nos planteamos y que estamos en pleno proceso de desarrollo, en parte por convicción y en parte también inspirados por el contexto en el que nos encontramos, es la necesidad de que esta línea en particular recoja, articule y plasme un interés por incorporar el género como dimensión analítica relevante, como preocupación normativa y eso lo vamos a hacer a través de distintos mecanismos y estrategias.

¿Este cambio se debe al contexto actual y a las demandas feministas?

Yo creo que las mallas curriculares y las ofertas formativas de las carreras deben necesariamente ser sensibles al tiempo en el que les toca vivir. Entonces por un lado lo que queríamos hacer es que nuestra malla curricular también refleje un interés en acercarnos más al mundo profesional, hacer la malla curricular un poco más profesionalizante desde la convicción de que en todo caso necesitamos muy buena formación teórica y metodológica. Pero al mismo tiempo también, yo creo que siempre creímos que debía tratarse transversalmente el género, pero finalmente lo que termina pasando es que muchas veces se diluye en la malla curricular. Entonces en esta línea en particular es que vamos a hacerlo mucho más explícito.

¿Cómo nace la idea de esta modificación?

Hay dos cosas. El interés de acercarnos a una dimensión más profesionalizante, había sido parte de nuestro proceso de autoevaluación que estuvo vinculado al proceso de acreditación, entonces ya desde la primera acreditación de la escuela, a pesar de que recibimos siete años que es lo máximo a lo que se puede aspirar, habíamos reflexionado en torno a la pertinencia de movernos hacia lo profesionalizante, fortaleciendo la oferta en políticas públicas. Es cierto que en el área de políticas públicas, en particular en las políticas sociales, suelen incorporar mucho más el género como dimensión analítica relevante, suele incorporarlo como parte de las teorías relevantes que otras subáreas de la disciplina de las ciencias políticas,

¿Existen otras mallas que presenten esta línea o son pioneros en este cambio?

Nuestra malla es una malla más disciplinar que otras. En parte porque nosotros tenemos una malla curricular que lo que hace es recoger las principales líneas formativas de la ciencia política. La ciencia política más tradicional, usualmente no tiene la política pública como línea formativa principal. Hay algunos departamentos que lo tienen pero muchas veces se inscribe dentro de otras líneas formativas. Entonces lo que nosotros hicimos es poner esta línea como una línea en su propio derecho, pensando un poco en el perfil de nuestros estudiantes. La gran mayoría de nuestros egresados se insertan en el mundo del sector público, entonces también estaba esta preocupación de que nuestra malla refleje esa realidad y le ofrezca herramientas a estos estudiantes, también de manera más explícita.

¿Cuál es el principal aporte de esta modificación?

En primer lugar, nosotros estamos tratando de explicitar una preocupación de entregar herramientas concretas a nuestros estudiantes para que se desempeñen con mayor fortaleza en el mundo laboral y poder ser un aporte de manera más precisa. Nuestros egresados han tenido una excelente formación, pero creo que con esto nuestros estudiantes van a tener un plus. Van a poder ampliar el horizonte laboral, en el sentido de que hay áreas de la política pública y de la política social donde necesariamente se producen cruces con otras ciencias sociales, cosa que no te pasa con otras áreas como la política comparada, que es más de la ciencia política. Por otro lado, yo creo que nos permite explicitar el interés en ofrecer una formación sensible a las variables de género.

¿Cuál es la articulación de esta modificación con la red de políticas sociales Polsoc que coordinas?

En PolSoc hemos tratado de poner en red a todos quienes comparten una preocupación por analizar la política social comparada y las transformaciones de los últimos años. Una de las cosas que hemos hecho es que armamos un portal que está en la web que funciona como una especie de repositorio que contiene información de distinto tipo, para alimentar el trabajo de esta red. Una de las áreas es la docencia y por eso nos interesa relevar, desde la mirada de PolSoc, todas las experiencias de distintos departamentos que están haciendo ajustes o que están incorporando la política social en particular como un eje central. Así que en ese sentido el ajuste de malla curricular que acabamos de hacer en la carrera de Ciencia Política es muy importante y se articula con este esfuerzo mayor que trasciende a la escuela por poner a quienes hacemos las políticas sociales en red.

En Portada

cerrar