Noticias

22 de mayo de 2018

Sara Correa, secretaria de estudios de Sociología, fue invitada al Foro Académico Migratorio de las Mesas Temáticas del Senado

La Secretaria de Estudios de la Escuela de Sociología, Sara Correa, fue invitada a ser parte del Foro Académico Migratorio, de las Mesas Temáticas del Senado. En el marco de las reformas migratorios presentadas por el actual gobierno, este foro pretende generar respuestas desde la sociedad civil y desde la academia para levantar información objetiva respecto al tema migratorio.

¿De qué se trata este foro?

Es una instancia que busca básicamente hacer incidencia política en proyectos que lleguen a la etapa de discutirse en el Senado. Particularmente en este caso el proyecto que busca crear una nueva ley migratoria.

¿Cuál es el objetivo principal?

El foco de la primera reunión por lo menos -y es la línea que queremos seguir trabajando- es poder generar información objetiva, libre de prejuicios, que permita tomar decisiones informadas a los parlamentarios. Uno de los elementos que ya son bien sabidos, es que en general los parlamentarios tienden a reproducir los mismos prejuicios presentes en la población común y corriente, y eso es peligroso sobre todo cuando hablamos de un tema tan delicado como el migratorio, que muchas veces es muy impopular. Entonces esa es una de las primeras necesidades que nos piden a nosotros como foro de expertos. En la mesa participan abogadas, cientistas políticos, historiadores, también gente que trabaja en organizaciones que trabajan directamente con inmigrantes como el INCAMI y el SJM y la idea es poder seguir reuniéndonos para generar estos insumos.

¿Cómo le harán llegar la información a los parlamentarios?

La idea es hacer presentaciones. Esto surge de una petición de Carlos Montes, que es el Presidente del Senado. Él también detecta este mismo problema, la falta de información fidedigna. Entonces la idea es crear minutas que sirvan de insumo y también poder hacer presentaciones en el Senado. Eso será una vez que pase al Senado, porque todavía está discutiéndose en la Cámara de Diputados.

¿Cuáles han sido tus trabajos con el tema migratorio?

Desde muy temprano empecé a involucrarme en el tema migrante y empecé a hacer redes con personas que trabajaban en esta área. El primer trabajo que hice con migración fue mi tesis de pregrado donde estudié la incorporación de los inmigrantes colombianos con una metodología cualitativa. Después trabajé en Quilicura haciendo el plan de incorporación de inmigrantes y refugiados, fue un plan bien interesante porque se utilizaron metodologías participativas, es decir, no se buscaba rescatar solamente cómo se estudiaba desde la literatura especializada o desde las instancias más directivas, sino que se entrevistó a migrantes por supuesto y también a funcionarios que estaban directamente ligados con la provisión de servicios a la población migrante, porque es ahí que muchas veces estaba el nudo problemático, es decir, habían instructivos, habían leyes que aseguraban el acceso a ciertos servicios por parte de los migrantes pero en el área de los funcionarios podían haber ciertos problemas por desinformación o por prejuicio.

¿Por qué el interés por este tema en particular?

Siempre fue algo que me llamó muchísimo la atención. Principalmente porque creo que es un tema en donde hay poca motivación por parte de la gente que toma decisiones para hacerse cargo. Es un tema impopular, es un tema que al principio en la academia tampoco tenía mucha atención. Siento que si desde la academia o desde la sociedad civil no presionamos es muy difícil que las autoridades lo tomen desde la perspectiva que por lo menos yo planteo que debería ser, que es desde la perspectiva de los derechos humanos. Creo que es un área muy importante en que la academia y la sociedad civil pueden incidir y que si lo dejamos solamente a manos de los tomadores de decisiones y el mundo político, no llegaremos a buen puerto y ha estado un poco demostrado, osea, tenemos una ley que viene de la dictadura. Si no presionamos, no se va a hacer.

¿Cuál crees que es el camino para que los inmigrantes puedan incorporarse de mejor forma en nuestro país?

Yo creo que hay dos cosas. Para mí es muy importante la generación de información objetiva, eso es central y lo otro yo creo que es crear espacios de encuentros de pares, donde no sea visto como el pobrecito o no caigamos tampoco en la folclorización de la integración, sino que espacios de integración, de comunicación, de encuentro entre la población migrante y la población chilena porque ahí también es un espacio donde se rompen mucho esos mitos, uno ahí se da cuenta que tiene mucho más en común que cosas que distancian, sobre todo en Chile, donde la migración es sudamericana. Bueno, con los haitianos tenemos más barreras, principalmente por el lenguaje, pero con el resto tenemos historias muy parecidas, lenguaje parecido, religión parecida, problemas parecidos. Entonces creo que por medio de esos espacios se puede lograr una real integración. Y que el Estado tenga una normativa que permita la incorporación y la integración de los inmigrantes, porque hasta el momento no la tiene. Chile no tiene una política migratoria, solo tiene estos decretos antiquísimos.

En Portada

cerrar