Seyla Benhabib: “El cosmopolitismo legal es la promesa de un mundo por venir”

Con la participación de la reconocida académica de Ciencia Política y Filosofía de la Universidad de Yale, Seyla Benhabib, la Facultad de Ciencias Sociales e Historia de la Universidad Diego Portales finalizó el ciclo 2012 de su Cátedra Norbert Lechner. En la cita, Benhabib, ofreció la conferencia “El futuro de la Soberanía Democrática y el Derecho Transnacional: Utopismo Legal y Escepticismo Democrático”, en la que se refirió al estatus del Derecho Internacional, los acuerdos y tratados transnacionales, y la legalidad de los Derechos Humanos en las distintas naciones.

Seyla Benhabib es profesora de Ciencia Política y Filosofía política, y directora del Programa de Ética, Política y Economía en la Universidad de Yale, Estados Unidos. Nacida en Estambul, Turquía, pero radicada en Estados Unidos, Benhabib es considerada una de las intelectuales contemporáneas más influyentes de la política y el feminismo. Sus textos suelen abordar la obra de Jürgen Habermas  y especialmente de Hannah Arendt, de quien es especialista de su pensamiento y heredera teórica.

El encargado de presentar a la académica fue el decano de la Facultad de Ciencias Sociales e Historia de la UDP, Manuel Vicuña, quien resaltó los aportes de la experta para “la compresión de dilemas políticos de alcance global” y de su “papel protagónico en la reconstrucción de la teoría política y social a partir del pensamiento feminista”, valorando también su “capacidad de mediación intelectual entre la abstracción y concreción del pensamiento”.

La conferencista agradeció la invitación de la UDP y manifestó que su presentación es “parte de mi intento por tratar de entender la geografía del nuevo mundo en el que estamos navegando”. Su tesis se erigía en la noción de cosmopolitismo, donde a cada individuo se le conceden derechos legales, junto con protección a esos derechos.

Asimismo, Benhabib retomó la idea del derecho a tener derechos –como lo planteó Hannah Arendt-, buscando avanzar en la resolución de los dilemas planteados por la tensión entre los Derechos Humanos, como expresión de una ética universalista, y los derechos ciudadanos, como elementos que se desprenden de la membresía política a un Estado en particular. 

En esta línea, la académica se cuestionó  “si el comportamiento de los Estados está dirigido por la normatividad moral y legal versus el poder y los intereses” y para ello, argumentó a favor de que los Derechos Humanos fortalecen la soberanía democrática. “Los Derechos Humanos tienen su lugar en los discursos de legitimación política. Los tratados trasnacionales, las prácticas, las instituciones en nuestro mundo pueden mejorar en vez de disminuir la deliberación democrática y el discurso de los Derechos Humanos”, destacó la experta en filosofía política.

“El cosmopolitismo legal hoy en día es la promesa de un mundo por venir, es una promesa que se basa en cambios concretos” anuncia Benhabib. Según su explicación, existen “procesos complejos de debate público, deliberación e intercambio de ideas, derechos universales reclamados que son contestados, contextualizados, invocados, revocados, propuestos y posicionados a través de instituciones legales y políticas así como asociaciones de la sociedad civil”.

La heredera de Arendt declaró que la unidad y diversidad de los Derechos Humanos sólo se pueden defender en función de un compromiso democrático de los gobiernos, junto con una sociedad civil y esfera pública libres. De esta forma, Benhabib articula una relectura de las normativas internacionales, intentando conjugar aspectos universalistas y particularistas, donde se mantenga la autonomía democrática de los Estados-nación, pero asentada en la política trasnacional de los derechos.

 

Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.