Policy Diffusion: EU Latin America

El objetivo de la publicación es analizar cómo se han adaptado políticas basadas en procesos de aprendizaje, experiencias de buenas prácticas y transferencia y difusión del conocimiento en diversos países. En este caso entre los países miembros de la UE y los países de América Latina.

Ver más

Seminario Internacional reflexionó sobre aprendizajes políticos entre A. Latina y UE

El encuentro tuvo como objetivo dar a conocer los principales avances y aprendizajes en las relaciones entre la Unión Europea y América Latina en los últimos 20 años.

Ver más

Ver galería fotográfica del Seminario “PolicyLearning: América Latina y Unión Europea”

Entrevistas a los integrantes del proyecto

Andres_Malamud_baja
Andrés Malamud, Universidad de Lisboa

¿Cuáles son las características de la integración regional? ¿Por qué América Latina no se integra?

La integración regional es un proceso por el cual los países seden su capacidad de actuar solos y por lo tanto comparte soberanía. Es el caso de la Unión Europea, donde ya no existen monedas nacionales y entre los 18 comparten el Euro. En América Latina no hay nada parecido, todos los organismos que se llaman de integración en realidad son de cooperación, porque ningún país renuncia a su capacidad de actuar solos. Y la razón es que no lo necesitan, porque la mayor parte de los países latinoamericanos tiene como socios comerciales o de seguridad a países extraregionales. En Europa todos dependen de sus vecinos, en América Latina todos dependen o de Estados Unidos o de China o de países europeos.

¿Qué efectos ha tenido la crisis económica en la Unión Europea en su proyección del regionalismo?

La Unión Europea nunca tuvo poder duro en el sentido de poder militar, por lo tanto la proyección de poder se daba a través de recursos blandos. Justamente la atracción y la seducción. La Unión Europea era un modelo, los países de África, Asia y América Latina inclusive, la veían como un modelo a emular, porque les parecía que ofrecía buenos resultados después de períodos de guerra y destrucción económica. Lo que las crisis hacen es mellar y erosionar esta capacidad de atracción, el “softpower” de la Unión Europea. Y en este momento aunque sigue siendo atractiva, sobre todo para la emigración, ya no es tan atractiva para la imitación, nadie quiere ser como la Unión Europea en la cual Grecia o Italia o España o Irlanda tienen problemas bancarios y monetarios. Por lo tanto, deja de ser un modelo a imitar, esto no quiere decir que no se recupere pero por ahora la situación es gris.

¿Las crisis económicas y políticas de América Latina contribuyen u obstaculizan la creación de la integración regional?

Las crisis económicas en América Latina son crisis nacionales, a diferencia de la Unión Europea, donde la crisis es del euro, aunque haya ganadores y perdedores es una crisis que todos sufren de una manera u otra. En América Latina las crisis lo que hacen es erosionar la credibilidad del vecino, si uno quiere compartir soberanía no lo quiere hacer con un país no confiable, y lo que hacen estas crisis es que los países dejen de confiar en los vecinos. Dejan de confiar en Venezuela, porque ni siquiera puede proveer papel higiénico a sus habitantes, en Brasil porque no se sabe si los políticos son todos corruptos o más que corruptos, en Argentina porque Argentina nunca es un país confiable, y así sucesivamente. Las crisis lo que hacen es separar, porque lo que hacen es limar la credibilidad y la previsibilidad de los demás.

Podremos seguir hablando de difusión, mientras la Unión Europea siga dando dinero. Parte de lo que nosotros observamos es que muchas organizaciones regionales y muchas políticas nacionales en América Latina están financiadas por Europa. Mientras Europa siga financiando, seguirá habiendo influencia. El solo modelo ya no alcanza, ya nadie quiere ser como Europa, hasta que Europa demuestre que puede salir de la crisis actual, y por ahora eso va demorando.

Ver más
Ana_ayuso_baja
Ana Ayuso, CIDOB

¿Qué es el interregionalismo para la Unión Europea? ¿Podrías explicar el proceso de difusión europea?

El interregionalismo es la manera que tiene la Unión Europea de insertarse en el mundo como actor internacional. Por lo tanto, es una opción estratégica que utiliza para buscar mecanismos de gobernanza que le ayuden a situarse en el contexto multilateral, sobre todo en un contexto que es cada vez más variable y heterogéneo, es su manera digamos, de interrelacionarse con otras zonas del mundo.

¿Qué asimetrías dificultan la integración y desarrollo de América Latina? ¿Y qué asimetrías dificultan las relaciones entre Unión Europea y América Latina?

Las asimetrías son de muy diverso tipo. La primera asimetría que se nos viene a la cabeza, es que,Europa es como el norte clásico, las potencias tradicionales, con una serie de valores que han evolucionado dentro de un contexto internacional, en el que Europa era un poco el centro de ese sistema internacional, que no diremos global, porque no estaba tan globalizada y esa asimetría es la asimetría norte-sur. Esa asimetría se está de alguna manera cerrando, porque Europa por una parte ya no es tan centro del mundo, es menos centro del mundo y América Latina parte de ese sur global es también ya más, es una simetría que se está cerrando pero no del todo, después hay asimetrías de desarrollo. Asimetrías de desarrollo en el sentido de por ejemplo, cuál es la competitividad por ejemplo, de los productos europeos frente a los latinoamericanos, o por ejemplo, la brecha tecnológica que se da entre unos y otros. Todas esas son asimetrías que existen todavía y que implican que a la hora de relacionarse de manera paritaria, pues se produzcan desequilibrios en el cual hay que buscar la manera de cómo compensarlos. La asimetría no es una, sino son diversas y además no son igual para todos los países, que eso es lo que dificulta tener una relación homogénea con todos los países. No es lo mismo la manera en que se relaciona con Chile, que la manera como se relaciona con Nicaragua, entonces todo eso dificulta que haya esa asociación estratégica que teóricamente hay entre Unión Europea y América Latina, pues dificulta porque no puede ser igual con todos los países. Y luego, están las asimetrías al interior de cada país y de cada organismo internacional dentro de la región de América Latina, entonces todas esas son dificultades que hacen que sea difícil hacer un tratamiento Europa-América Latina que sea homogéneo.

¿Cómo se pueden mejorar las relaciones entre la Unión Europea y América Latina?

Bueno, hay muchas maneras. El diálogo político es una de las maneras para mejorar, para tratar los temas y buscar acercar posiciones, que no siempre serán iguales y eso implica una transacción entre unos y otros. Y luego, yo creo que uno de los aspectos menos trabajados todavía y que es por donde quizás se puede buscar unas relaciones más sólidas y más paritarias realmente y que no obedezcan o que no estén tan afectadas por las crisis y las oscilaciones por ejemplo, de los mercados, es trabajar en la creación de vínculos entre las sociedades latinoamericanas, las sociedades europeas, que ya existen porque existe una historia común, existen unos contactos interpersonales muy importantes y fomentar que eso genere lazos de interdependencia en el que haya intercambio, que da beneficios para ambas partes de la sociedad, creo que esa sería la manera realmente de conseguir despolitizar las relaciones en el buen sentido de la palabra, en el sentido de que se generen lazos de intercambio que estén por encima de las crisis políticas o de los cambios políticos que se den y que al mismo tiempo está generando ese acercamiento digamos, esa balanza de las relaciones entre Europa y América Latina también. Crear redes de intercambio, crear comunidades de valores entre personas que trabajan en los mismos sectores, todo eso es la forma de realmente dar una base sólida a las relaciones entre más regiones.

¿Qué futuro se vislumbra para las relaciones entre Unión Europa y América Latina en un contexto de crisis?

La crisis en principio ha tenido efectos negativos, inicialmente. Sin embargo, yo creo que eso va a producir una reevaluación de las relaciones y que posiblemente en el medio término pueda tener efectos positivos, si realmente obliga a hacer una revisión de las políticas que han existido hasta la actualidad. Por lo tanto, yo soy optimista en que después de una etapa en la que ha habido posicionamiento por parte de algunos sectores de países de América Latina, bastante combativos hacia la Unión Europea como actor que impone un poco una visión, buscando cambiar un poco los equilibrios que se daban en el contexto internacional, yo creo que ahora la crisis europea ha obligado a Europa a repensarse por una parte y la crisis en América Latina también ha obligado a repensar ese diálogo y ver que eso que parecía que el sud-emergente con China como el gran salvador, la fuente de progreso, de riqueza, yo creo que obliga a toda América Latina a ver la necesidad de mantener un equilibrio entre las relaciones que tienen con todos los actores, entonces yo creo que a corto plazo ha sido negativa, pero que a medio plazo puede resultar positiva.

Ver más
Laura_Ruiz_baja
Laura Ruiz, Secretaría General Iberoamericana

La cooperación al desarrollo europeo ha sufrido grandes cambios desde el 2005. ¿Cuál ha sido el papel de América Latina para demandar estos cambios?

Yo creo que América Latina está teniendo un papel muy activo y que precisamente como la propia América Latina ha empezado a hacer cooperación sur-sur, fruto de su propio desarrollo económico y de las políticas de cohesión social que han estado impulsando en sus propios países, han empezado a cooperar con los vecinos y se les ha planteado una discusión con los donantes tradicionales en torno a cómo hacer esa cooperación y cómo esa cooperación puede ser más efectiva. Entonces, temas como por ejemplo seguir pidiendo la cooperación con países de renta media, que la Unión Europea está empezando a bajar o reclamar nuevas modalidades de cooperación como triangular, son demandas que está haciendo América Latina y que de alguna manera no es que la Unión Europea esté entrando a dar satisfacción a todas, pero muchos miembros de la Unión Europea sí que están escuchando esas demandas, igual no tanto la comisión, pero si algunos países miembros.

¿Es la cooperación sur-sur un complemento a la cooperación tradicionalmente vertical? ¿Por qué es importante?

Los países latinoamericanos lo ven desde luego como algo diferente, algo si quieres que va en paralelo porque los países latinoamericanos entienden esa cooperación sur-sur como basada en principios, la horizontalidad, el respeto a la soberanía, el no imponer nunca nada al receptor, que no siempre son prácticas que han aplicado los donantes del norte, entonces lo plantean si se quiere, casi como una alternativa, como una manera de hacer cooperación, pero de hacer cooperación de otra manera. Si se respetan de verdad esos principios de horizontalidad, de no injerencia, de no ligar la ayuda, de hacer una ayuda que sea de verdad útil para el receptor es perfecto, pero no siempre América Latina hace una cooperación con todos estos elementos, a veces hay cooperación que también obedece a intereses políticos y económicos.

¿Podemos hablar de una mayor autonomía de América Latina respecto a la ayuda Europea?

Sí, sin duda. Primero porque América Latina está recibiendo alguna parte de fondos de cooperación al desarrollo que es muy marginal, apenas recibe el 6% incluso el 4% si uno va mirando la trayectoria en el tiempo de los fondos de ayuda al desarrollo, entonces son recursos que hay en algunos países como Nicaragua que pueden tener todavía un impacto importante, pero para la mayor parte de los países de América Latina, los fondos que llegan de cooperación no son muy cuantiosos, otra cosa es que sean estratégicamente importantes cuando van por ejemplo, para apoyar el diseño de políticas públicas, que se puedan hacer grandes reformas, que hagan falta los países, pero digamos que no son cantidades de dinero que América Latina necesite, o sea lo que está detrás de la discusión de cooperación, tiene más que ver en cómo se organiza el mundo, para de verdad trabajar por el desarrollo común, eso va con los recursos que se están movilizando, tiene que ver con cómo entendemos el desarrollo y en cómo cooperamos todos o cómo trabajamos todos conjuntamente para impulsarlo.

¿Cómo ves el futuro de las relaciones entre América Latina y la Unión Europea en materia de cooperación?

A mí me gustaría pensar en que van a ser unas relaciones que van a ir a mejor, que van a ser más fluidas, pero es verdad que si se mira ahora, están como en una posición de América Latina reclamar mucho lo que hace mal la Unión Europea y la Unión Europea igual no escuchando las buenas propuestas que hace América Latina o reclamando también a los países latinoamericanos por otras, por ejemplo, por no rendirnos cuentas o no mostrar de manera mucho más clara lo que hacen, qué recursos movilizan. Yo imagino que en los próximos años vamos a seguir un poco con esta misma dinámica que no se están escuchando, digamos, que están más pendientes de decir al otro lo que hace mal, que no de ver todo lo que tienen en común y qué impulsar conjuntamente, entonces a mí lo que me gustaría es pensando en el futuro, en estos momentos estamos con una gobernanza del sistema de cooperación que no está definida, el catya no tiene el papel que tenía antes, pero no hay nada que lo haya sustituido y me gustaría pensar que Europa y América Latina hacen como una alianza para proponer modelos de cooperación, basados además en temas como derechos humanos, la democracia, la cohesión social, que son valores que ambos comparten, entonces es verdad que cooperación sur-sur hacia América Latina pero hacia también China o los países árabes, Turquía, Arabia Saudí, países que entienden la cooperación de otra manera y creo que ahí los puntos que comparten Europa y América Latina son muy sólidos, pero contradictoriamente ahora están más en mostrarse las diferencias y en cada uno reclamar al otro lo que no está haciendo bien, me gustaría entonces que en el medio plazo por lo menos esta fuera una alianza que funcionara de otra manera pero no sé, yo espero que si lleguemos a eso.

Ver más
Covadonga_Meseguer_baja
Covandonga Meseguer, London School of Economics and Political Science

¿Cómo pueden ser los inmigrantes un elemento de transmisión de ideas y valores? ¿Qué son las remesas sociales?

Las remesas sociales es un concepto que fue acuñado por una prestigiosa socióloga que se llama PeggyLevitt. La profesora Levitt acuñó el concepto de remesas sociales para referirse a la transmisión de ideas, de creencias, capital social, que sucede entre los inmigrantes y sus familiares en las comunidades de origen. Ella realizó un estudio en comunidades en República Dominicana conectadas con comunidades de Boston y se dio cuenta de que a través de esa comunicación se transmitían todo tipo de valores y de ideas tanto políticas, como sociales, como de comportamiento, desde ideas de sobre tolerancia política, comportamiento político, etc, con lo cual a través de las remesas colectivas, a través de esa comunicación entre el migrante y el familiar, pensamos que se pueden observar cambios importantes en los países de origen y que los migrantes pueden ser un mecanismo de cambio y de transmisión de políticas y de comportamiento político.

¿Se puede influir en el comportamiento político a través de las remesas sociales?

La evidencia que existe hasta el momento, que es una evidencia bastante incipiente aún, porque este es un campo en el que los politólogos no han trabajado mucho, ha sido más un campo en el que han trabajado los sociólogos que estudian el transnacionalismo, pero los estudios que tenemos hasta ahora, nos indican que sí, nos indican que la comunicación con los familiares inmigrantes tiene dos consecuencias fundamentales. Una es lo que se denomina un désengagement o una falta de implicación en la política electoral, es decir, las personas que se comunican con sus familiares migrantes es menos probable que acudan a votar, pero por otro lado, se activan más políticamente, pero a través de lo que se llama un comportamiento político no electoral, es decir, por ejemplo, se involucran más en organizaciones sociales, participan más en actividades dentro de sus comunidades, entonces se convierten en una especie de oposición activa, no necesariamente a través de un cambio de voto, a través de mecanismos electorales, por lo tanto, sí ya tenemos evidencia de que efectivamente los migrantes pueden ser un elemento y un factor de cambio político a través de la comunicación y de la implicación con sus familiares de origen.

¿Qué resultados se pueden observar en la trasmisión de ideas y conceptos como la cohesión social?

Nosotros en concreto en el trabajo que estamos haciendo, hemos percibido que aquellos individuos que tienen familiares fuera y que se comunican con ellos, si estos familiares están asentados en países en los que existe un concepto y una idea amplia de cohesión social y el Estado es un Estado activo, vemos que estas personas con estos familiares son personas más propensas a apoyar un rol del Estado más activo, piensan que el Estado se debe involucrar a la hora de crear empleo, a la hora de reducir la desigualdad y a la hora de generar bienestar para todos, pero eso sucede siempre y cuando el familiar con el que se están comunicando esté asentado en unos países en los que precisamente existan estos valores redistributivos y por lo tanto, de nuevo pensamos que a través de esa comunicación, conceptos como la cohesión social que es fundamental en la construcción europea, pueden ser trasmitidos y pueden enraizar en las comunidades de origen y en las ciudades y en los países de alta inmigración.

¿Podemos hablar de una difusión del modelo social europeo en América Latina?

Yo creo que todavía es un poquito incipiente y sería un poquito precipitado decir que se está dando una difusión del modelo de cohesión social europeo. A través del mecanismo que nosotros estudiamos, que es un mecanismo muy descentralizado, que creemos que es compatible con otros mecanismos que operan a más alto nivel, el nuestro opera a nivel de sociedad civil y sobre todo de un sector de la población muy concreto, que son aquellas personas que han tenido que marcharse fuera y que permaneciendo fuera se comunican con familias o que deciden regresar y al regresar, retornan con sus ideas, retornan con sus vivencias y con sus preferencias sobre cómo el Estado debe de organizarse política y socialmente hablando. Lo que no nos queda muy claro, o sea si estamos viendo que hay como una trasmisión de ideas y de valores, pero lo que no nos queda muy claro es que esa trasmisión se vaya a convertir en una demanda activa, cómo se va esa trasmisión a los familiares y esos familiares eventualmente van a acabar siendo, formando una coalición capaz de presionar a los Estados para avanzar en la creación de un modelo social mucho más justo y mucho más equitativo, integrador, sería un poquito precipitado. Además, en el caso de los migrantes y de la comunicación con sus familiares, donde es más fácil observar factores de cambio, de difusión, el cambio que se puede asociar a esa comunicación con los migrantes es al nivel muy muy local, al nivel de comunidades, al nivel de municipios, a nivel estatal se diluye un poquito más y probablemente a ese alto nivel operen más otros mecanismos que tienen que ver con élites y comunicación entre élites locales y élites internacionales, élites europeas, pero a nivel local si pensamos que los migrantes, tanto a través de la comunicación como de la implicación en sus comunidades de origen son portadores de cambio y de exigencia de una mayor rendición de cuentas a nivel local.

Ver más
Miriam_gomez_saraiva_baja
Miriam Gómez Saraiva, Universidade do Estado do Rio de Janeiro

¿Cómo surge la asociación estratégica entre Brasil y la Unión Europea?

Primero, la Unión Europea ya viene con este proyecto que es de establecer asociaciones estratégicas con países grandes como por ejemplo, Estados Unidos, o países emergentes como Brasil, India, África del Sur. Hoy día en total son diez países diferentes, en América Latina con México y Brasil. Pero este proyecto ya venía de la Unión Europea en general a buscar este tipo de vínculo, una forma de establecer un diálogo más allá de las formas multilaterales y que tienen un poco que ver también con el acercamiento de posiciones, o por lo menos un intento de hacerlo de esta forma. Brasil en función del activismo más fuerte de Brasil en la política internacional, toda la idea que tiene que ver con Brasil emergente y la construcción de un liderazgo brasileño, que no se construyó al fin y al cabo, pero el esfuerzo brasileño de estructurar un regionalismo específico en América del Sur, por lo tanto con algo de influencia con que la Unión Europea identificase a Brasil como un país que podría conseguir beneficios con esta asociación estratégica y mantenerlo cerca de la Unión Europea y no eventualmente que Brasil no pasara a una situación de oposición, a valores occidentales, los patrones de la orden internacional actual, esa es la idea.

¿Cuáles son las ventajas de la cooperación bilateral para difundir las prácticas europeas?

En principio, la asociación estratégica con Brasil y con otros, el modelo es buscar diálogos en formas multilaterales para acercar posiciones y buscar diferentes diálogos sectoriales en temas de una forma bilateral entre actores europeos que pueden ser diplomáticos, técnicos, actores sociales, eso correspondiente en Brasil. La forma para divulgar los valores europeos, la conversación en formas multilaterales, Europa tiene normativa, son principios específicos de valores, formas, temas que defienden, como temas de derechos humanos, de democracia, un modelo de mercado, un capitalismo más social, entonces estas conversaciones se acercan en los temas multilaterales, la idea es traer para juntar de Europa, la posición de estos países en los temas que Europa defiende como principios y valores y en las relaciones bilaterales o estos diálogos, es más como una forma de influenciar sobre toda la sociedad civil, los actores, con eso se va pasando, algunas prácticas y políticas o tipos de políticas que son aceptadas y propuestas por la Unión Europea, es como una transferencia de costumbres, de principios.

¿Se han estancado las relaciones bilaterales? ¿Qué resultados positivos ha tenido?

En términos de las formas multilaterales hasta hoy, pero saca la crisis, Brasil está muy poco actuante, pero hasta el inicio de la crisis hubo muchas divergencias y no hubo un acercamiento de posiciones, pocos temas hubo, el medioambiente, este documento que fue firmado en Naciones Unidas por fin si se acerca un poco la Unión Europea a Brasil, el tema de la informática, de la sociedad de la información, esto también se acercó pero más allá en temas de seguridad, de derechos humanos no se acercan, porque la Unión Europea defiende mucho comisiones que van a los países a identificar los problemas y para Brasil esto no es bueno, hay una interferencia en países, entonces Brasil propone defender en programas más generales y sobre todo de apoyo contra pobreza y otros problemas propios del subdesarrollo, así que no se equilibran. Entonces ahí no hubo muchos daños, pero hubo daños si en ese acercamiento bilateral que es un área de cooperación muy grande, que bueno, se institucionalizó, Brasil tiene una forma individual de conseguir o de intercambiar temas, sobre todo son proyectos financiados por Europa en la comisión europea, entonces aunque haya actores de los dos lados, el financiamiento lo pone Europa, entonces Brasil con eso intercambia conocimiento, trae conocimiento, eventualmente algo tecnológico, mucho intercambio académico, así que trae conocimiento y prácticas, pequeñas y medianas industrias, hay muchos temas que se van trayendo de Europa, algún conocimiento.

¿Cuál es el futuro de la asociación estratégica?

Hoy día está muy difícil la palabra futuro para Brasil en cualquier tema, asociación estratégica y otras cosas de política exterior, porque uno no sabe, no se puede asegurar quién será el presidente en diciembre, puede ser DilmaRousseff, Michel Temer o un tercero electo, así que es muy difícil, pero lo que se puede decir entonces de esa forma, las partes, los diálogos multilaterales es muy difícil porque son los temas de orden internacional, no hay consenso en Brasil, depende del partido que pueda estar en el Gobierno, entonces esto se puede cambiar, ahora los diálogos sectoriales, bilaterales, adonde hay objetivos para Brasil más allá de quien esté en el Gobierno, creo que la tendencia una vez que se termine la crisis, porque con la crisis los financiamientos están en suspenso, el proyecto de plan de acción común, el tercero que debería empezar a funcionar el 2015 no empezó, entonces está todo estancado, pero terminando la crisis la tendencia creo, que si se recuperan estos diálogos sectoriales y otra vez siguen porque se han involucrado muchos actores, no solamente oficiales o diplomáticos, así que deshacerlos no es tan fácil, creo que el futuro más fuerte está en estos diálogos bilaterales y los multilaterales va a depender de quién llegue al Gobierno.

Ver más
Beatriz_hernandez_baja
Beatriz Hernández, Universidad Diego Portales

¿En qué consistió el Seminario?

El Seminario fue abierto al público y está asociado a un proyecto de investigación que involucra a varios autores, con la finalidad de publicar un libro co-editado. Con el profesor Jorge Gordin, académico de la Escuela de Ciencia Política, somos co-investigadores en este proyecto. Invitamos a seis académicos de distintas nacionalidades y países en Europa y América Latina, de manera representativa en Argentina, Brasil, Portugal, España. La idea es explorar un tema del que se ha investigado muy poco, que son los procesos de difusión de las ideas, valores y políticas propias de la Unión Europea y que se han transmitido de distinta forma hacia América Latina, ya sea por procesos coercitivos o de imitación, o como en el caso de algunas políticas, por descentralización. Nos hemos centrado en alguna de estas políticas, una de las más importantes en el caso de la Unión Europea, la proyección de su modelo de internación regional en América Latina, a cargo del profesor Andrés Malamud. Jorge Gordin, académico de Ciencia Política UDP, va a estudiar las políticas de difusión en temas de políticas fiscales, sobre todo en un momento en el que la crisis económica que azota a Europa ha revertido un poco la relación norte-sur y esa simetría que imperaba entre América Latina y Europa.

¿Quiénes participaron del encuentro?

El académico Jorge Gordin, además de los investigadores invitados Andrés Malamud, de la Universidad de Lisboa, Anna Ayuso, del CIDOB, Barcelona, Covadonga Meseguer, de la London School of Economics, Miriam Saraiva, de la Universidad de Estado de Río de Janeiro y Laura Ruiz Jiménez, Secretaria General Iberoamericana (SEGIB).

¿Qué relevancia tiene para la investigación?

Hay dos relevancias. Una para nuestro propio proyecto. Es importante porque el lunes tuvimos un workshop cerrado con otros profesores y funcionarios públicos que trabajan estos temas en ministerios en Chile y ese fue un trabajo conjunto para que nuestros capítulos tengan una fluidez y una coherencia a la hora de presentarse a la editorial en agosto. Cuando trabajas con colegas que están en distintos continentes, es importante que exista algún punto de encuentro para poder tener esa coordinación. Es relevante porque han podido encontrarse con otros colegas aquí y en otras universidades chilenas, como por ejemplo la Universidad Católica. El hecho de tener un Seminario abierto al público es característico de la UDP, que es tener una vida pública, una discusión pública, ofrecer un debate abierto. Se transmitió por radio, se pusieron anuncios en el metro y eso hizo que vinieran personas que no son de nuestra Facultad, pero que se vieron interesadas por el tema.

¿Qué objetivos tuvo esta actividad?

El objetivo es netamente transmitir al público nuestras investigaciones y recibir también comentarios de parte del mundo académico, ya sean colegas, otros académicos, o también estudiantes que estaban presentes en el auditorio.

¿Qué conclusiones se pueden obtener a partir de las presentaciones?

En general, todos los académicos hemos llegado a la conclusión de que la propuesta de este libro es novedosa y que todos estamos aprendiendo de teorías y conceptos de políticas de difusión.

Ver más
Jorge_gordin_baja
Jorge Gordin, Universidad Diego Portales

¿Cuál es el objetivo de este proyecto?

El objetivo de la publicación es analizar cómo se han adaptado políticas basadas en procesos de aprendizaje, experiencias de buenas prácticas y transferencia y difusión del conocimiento en diversos países. En este caso entre los países miembros de la UE y los países de América Latina. Entendemos que los gobiernos aprenden mutuamente en lo que se llama aprendizaje social o adquisición de nuevas ideas y paradigmas que se usan cambian las políticas existentes, así como también el aprendizaje político a partir de la adopción de nuevos instrumentos políticos o el cambio de los existentes debido por ejemplo a la innovación científica. En ambos casos podemos encontrar análisis de aprendizaje social y político en diversas políticas relacionadas con el medio ambiente y energía, economía e integración así como política exterior.

La importancia de los aprendizajes radica en entender ¿qué critical junctures llevan al policy learning? ¿qué actores se involucran? Y ¿cuáles son las relaciones de fuerza en la innovación? El propósito de este libro es encontrar las causas y consecuencias de estos aprendizajes. El caso de las relaciones entre la Unión Europea y América Latina es especial no sólo por la estabilidad y diversidad de políticas que se han coordinado mutuamente en los últimos 40 años sino también porque esta última ha sido un laboratorio viviente del modelo de integración europeo del que han prosperado numerosas políticas públicas e incluso se han fortalecido las política exteriores a través de instrumentos como la ayuda oficial al desarrollo. En este sentido buscamos analizar varios temas de interés académico que pueden alentar el intercambio de experiencias, conocimientos y buenas prácticas.

Hoy en día América Latina y el Caribe han superado en mayor medida las asimetrías económicas y políticas con Europa y se posiciona como una región emergente ante el estancamiento socioeconómico de los países europeos. En este nuevo escenario nos preguntamos cuál ha sido el aporte europeo en esta transformación y cómo podemos seguir mejorando las relaciones pero también cuál es al aporte que podemos rescatar de las experiencias latinoamericanas.

El futuro de las relaciones se percibe empañado por las sombras de la crisis, pero se entiende también como una crisis transitoria. Las relaciones son profundas y permanentes por lo que no se verán menoscabadas, y los procesos de mediano y largo plazo que posee la asociación estratégica van a seguir su camino.

Ver más

Links de interés

Organizan

Print facultad-fsch-cspolitica-bajada
Licencia Creative Commons

Instituto de Investigación en Ciencias Sociales - Universidad Diego Portales. El contenido de nuestro sitio está bajo una licencia Creative Commons Chile.