Columnas

11 de diciembre de 2018

Analistas exculpan a Chadwick en manejo de crisis política en antesala de la interpelación

Por Claudio Fuentes y Patricio Navia

Ad portas de que la diputada Emilia Nuyado (PS) interpele al ministro del Interior a raíz del conflicto de La Araucanía y del escenario que rodea la muerte de comunero Camilo Catrillanca, los analistas políticos Claudio Fuentes y Patricio Navia pasan revista al manejo del comité político, que encabeza Andrés Chadwick, en las crisis que ha debido sortear.

Para Fuentes, profesor titular de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad Diego Portales, el tema es la crisis sistémica de Carabineros más que errores de Chadwick. «Son tantas las complejidades, espacialmente en Carabineros, que eso lo ha llevado a cometer errores políticos como fue, por ejemplo, la defensa cerrada al intendente Mayol o de la versión de Carabineros en el caso Catrillanca que comenzó a desarmarse. Sin embargo, las últimas señales políticas del Gobierno están mostrando una mayor distancia respecto de esta institución porque aquí hay un problema sistémico», subraya.

Sobre la actuación del ministro señala que «no estoy tan seguro de que sea sólo la responsabilidad de Chadwick, sino más bien por la existencia de esta crisis sistémica de cómo organizamos la seguridad del país. Claramente, Chadwick no tiene todas las atribuciones, no tenía toda la información. Sí hay responsabilidades del gobierno en la coordinación de los distintos ministerios y ahí Chadwick tiene una responsabilidad política asociada a la mano dura y a la mano blanda, y a la coordinación con el Ministerio de Desarrollo Social».

Navia, en tanto, considera que Chadwick lo ha hecho «relativamente bien». En el tema de Carabineros, afirma, más que un mal manejo de Interior, hay una mal manejo de la propia institución que atraviesa una crisis. «El Gobierno cometió un error en salir a apoyar a Carabineros con tanta fuerza; después corrigió y ahora estamos siendo testigos de una crisis de Carabineros, no de una crisis del Gobierno. En definitiva, Chadwick ha cometido errores, pero dado que la oposición está tan desordenada, los errores se le notan bastante menos; pero aquí no estamos ante un cambio de gabinete ni mucho menos».

Respecto al impacto de la interpelación de hoy, Fuentes cree que el ministro deberá despejar muchas dudas. «Primero respecto a las responsabilidades de mando, en la decisiones asociadas a la muerte de Camilo Catrillanca, y hoy con la eventual renuncia del general inspector José Rivera, quien asumió recientemente el cargo de jefe nacional subrogante de Orden y Seguridad luego de la salida del general Christian Franzani, pone en entredicho quiénes son los responsables de lo que pasó, ya sea del encubrimiento o de las acciones asociadas a este comando. Y en segundo lugar, dudas respecto al Plan Araucanía; veo que esta lógica de llevar por cuerdas separadas la política social y la política de seguridad claramente está haciendo agua. Finalmente, dudas respecto a las decisiones políticas que se han tomado. Esto de anunciar que se retira el Gope, pero que llegan Fuerzas Especiales es nuevamente una señal ambigua. Se está lidiando con halcones y palomas dentro del propio Gobierno».

Para Navia, en cambio, es muy probable que la interpelación pierda fuerza «porque la política avanza más rápido que las interpelaciones y mañana (hoy) se va a estar discutiendo el pacto migración y la interpelación sobre la cuestión mapuche va a perder presión».

Respecto de la crisis sistémica de Carabineros, el analista radicado en Nueva York recalca que «ha habido algo de negación, porque sabíamos lo profunda que era, habían escándalos de corrupción y ambos gobiernos (Bachelet y hora Piñera) trataron de bajar el perfil».

Sin embargo, a su juicio, «fue un error ponerle tanto énfasis al conflicto de La Araucanía, porque esa es una crisis de difícil solución y que no se va a solucionar en un solo gobierno», señalando que una salida involucra dos cosas: poner orden en la zona y, dos, sentar a toda la gente a dialogar».

Respecto de la decisión de Chile de no firmar el pacto de migración, ambos analistas disiente. Fuentes cree que fue un error político garrafal, mientras que Navia considera que fue una decisión acertada.

«Esto es no entender lo que es un pacto, que es una expresión de voluntad de los gobiernos. Creo que el Gobierno no lo entendió, lo asumió como un tratado, y un pacto no es vinculante, deja espacio de maniobra para que los estados definan lo que entienden por migrante regular a irregular y protege la soberanía de los Estados. Entonces, o no leyeron bien el texto o primó el discurso político del Ministerio del Interior para mostrar una mano dura respecto del tema migración para tratar de subir en las encuestas. Creo que esta es un derrota de la Cancillería y un pésimo precedente que tenemos de un gobierno que por segunda vez se sale de la posibilidad de firmar un acuerdo».

Navia opina que «el Gobierno no puede llegar y firmar pactos si no entiende bien cuáles son sus implicaciones. Hasta el día de hoy la gente reclama del convenio de la 169 de la OIT de los derechos de los pueblos indígenas que para muchos trajo más problemas que soluciones. Tenemos que ser cuidados respecto de lo que firmamos, porque si firmas algo, después tienes que hacerte cargo de lo que firmaste».

Leer aquí

En Portada

cerrar