Columnas

18 de junio de 2021

Carolina Garrido y voto obligatorio: «Con cualquier norma, si no tienes sanciones, no hay ningún incentivo para que se cumpla»

Por Carolina Garrido

Un nuevo paso dio ayer el proyecto que restablece el voto obligatorio, iniciativa que ahora deberá ser vista por el Senado. La medida fue despachada dos días después de la segunda vuelta de gobernadores, comicios que registraron una histórica baja participación, cercana al 19% del padrón.

En entrevista con Emol, la académica de la Universidad Diego Portales (UDP), miembro de la Red de Politólogas y una de las impulsoras de la paridad en la Convención, Carolina Garrido, aborda la iniciativa que es objeto de debate y los flancos todavía abiertos de cara a su tramitación.

– ¿A qué atribuye la fuerza que ha cobrado el proyecto para restituir el voto obligatorio?

«Claramente a los resultados de la elección del domingo, es una de las elecciones con más baja participación desde que tenemos el voto voluntario y eso hizo que la clase política reaccionara y le pusiera urgencia al proyecto».

– ¿Es compatible la inscripción automática y el voto obligatorio?

«Lo que hay que discutir es si podría existir algún tipo de desafiliación del padrón o algo así, porque si no dejas la inscripción automática y dejas la inscripción voluntaria como lo que había antes, eso es prácticamente un voto voluntario, porque la gente no se va a inscribir. Entonces sí lo que tú quieres es aumentar la participación, entre otros mecanismos, con el voto obligatorio, obviamente tiene que ser inscripción automática y voto obligatorio».

– La iniciativa ayer avanzó al Senado con correcciones, pero algunos reclaman todavía que faltan sanciones para quienes no voten, ¿comparte la tesis de algunos de que sin aquello sería una ley de papel?

«Por supuesto, eso no pasa solamente con el voto obligatorio, pasa con cualquier tipo de norma, si tú no tienes sanciones, no hay ningún incentivo para que la gente cumpla la norma, entonces por cierto que tienen que haber sanciones. El punto es que ahí uno se da cuenta que por sí mismo el voto obligatorio no puede ser la única norma institucional que se establezca, porque es muy probable que si tú tienes altas sanciones, termines sancionando a gente pobre, que por diversas razones no puede ir a votar, estoy pensando en la gente que no tiene recursos para pagar el Metro, la micro, estoy pensando en las mujeres que tienen las labores de cuidado a su cargo, hay muchas que no tienen con quién dejar a sus hijos para ir a votar o las personas que tienen las labores de cuidado de enfermos o enfermas, personas en situación de discapacidad, de eso hay que preocuparse. El problema no es la sanción, tienen que haber sanciones, y esto es para todo, para las leyes del tránsito, para que se respete la pandemia, todas las normas tienen que tener sanciones si es que tú no cumples con esa norma, el problema es que en este caso tienes que preocuparte de que si implementas el voto obligatorio tiene que también ir acompañado de otras reformas que permitan que la gente pueda efectivamente tener la oportunidad de ir a votar y que no se termine sancionando la gente pobre que por diversas razones, no porque no quiera ir a votar, sino por otras razones relacionadas con su situación económica».

SIGUE LEYENDO LA ENTREVISTA EN EMOL ACÁ

En Portada

cerrar